Más de dos décadas después, el pádel despide a uno de sus grandes nombres: Hernán Matías Auguste Evangelista. El Bebe, una leyenda viviente de este deporte, un estandarte del pádel con la elegancia y la clase como bandera, un hombre respetado en las pistas, admirado fuera de ellas; se retira pero no se va. Junto a su último compañero, Matías Díaz, con quien forma la pareja número tres del ranking PPT, este bonaerense que cumple 42 años en septiembre, sigue regalando su pádel por cada rincón del circuito. Su carácter competitivo, su agresividad en la red, su peculiar empuñadura, su 185 centímetros de porte distinguido, su honestidad en el juego, su profesionalidad en la cancha. Todo ello forma parte indisoluble de la historia del pádel.

Pregunta: ¿Cómo llevas tu último año como jugador profesional?

Respuesta: Bien. Los resultados están siendo bastante buenos. En Marbella perdimos un partido en octavos que no estaba dentro de nuestros pensamientos, ellos jugaron bien. Estamos en el Higuerón, defendemos título, intentaremos hacer un buen torneo (y lo hicieron; cayeron en semifinales frente a Pablo Lima y Juani Mieres en un espectacular partido).

P: ¿Cómo vives el hecho de levantarte cada mañana y saber que el partido que tienes por delante ya no tendrá posibilidad de revancha? ¿Que juegas por última vez en Marbella, en Fuengirola, en Valladolid? 

Hernán Bebe Auguste saluda al público en una de las semifinales del PPT de Fuengirola.

R: Por ahora bien, lo vivo bien. No pienso mucho en eso por ahora, o no me doy cuenta. No lo tengo tan asumido. Son muchísimos años haciendo lo mismo, a medida que vaya pasando el año me iré dando más cuenta. Todavía no lo termino de asumir. Esperemos que los acontecimientos se vayan dando naturalmente.

P: Viéndote sobre la pista, no resulta fácil encontrar razones que expliquen tu retirada. ¿Es el cuerpo o la cabeza quien te lo pide?

R: Es un poco todo. Te lo pide el cuerpo, la cabeza. Se van sumando cosas. Lo que uno va sintiendo.

P: Son 22 años dedicándote de lleno al pádel. ¿Te has perdido algo en todo este tiempo?

R: Lo más importante es que el pádel me llevó a vivir a otro país. En el día a día, a nivel familiar no he perdido mucho aquí en España porque disfruto mucho a mi familia cuando no estoy jugando. El pádel nos permite tener bastante tiempo para nosotros. Pero a nivel general, sí perdí mucho como es el haberme ido de mi país, estar lejos de mi familia, de mis amigos, de mis costumbres, de donde crecí y de dónde me crié. Esa es la parte más dura.

P: ¿Te arrepientes de algo?

R: Las metas que me propuse las he cumplido. Siempre uno, en algunas cosas, pensó que podía ser mejor, pero en líneas generales muy contento.

P: ¿Te quedas con algún momento especial?

R: Particularmente, podría destacar el año 1991, cuando empecé a jugar, que fue el primer torneo profesional que gané. O a todos los compañeros con los que he jugado y he disfrutado mucho con ellos. Con todos he tenido la suerte de ganar torneos, los mundiales, los internacionales que se jugaban en España en el Club de Campo, el comienzo del Pádel Pro Tour, la época que jugábamos en Argentina… Han sido tantos años recorriendo tantos lugares que, en definitiva, me quedaría con haber disfrutado con todos mis compañeros durante tantos años.

P: ¿Con quién de tus compañeros te sentiste más cómodo en la pista? 

Hernán Auguste prepara una bandeja junto a su actual compañero, Matías Díaz.

R: Prefiero no diferenciar a nadie. He tenido pocos compañeros durante mi carrera y todos han sido buenísimos, todos ganadores de torneos, con todos he tenido muy buenos resultados y muy buen feeling. Quizá con alguno más mi relación posterior se ha mantenido más en el tiempo, porque nos conocíamos más, como con Mariano Lasaigues, pero sigo manteniendo relación con todos, son todos compañeros de deporte y  he disfrutado muchísimo con Mariano Lasaigues; José Luis Abuchdid, mi primer compañero; con Alejandro Lasaigues, con Juan Martín Díaz; con Cristian Gutiérrez; con Gaby Reca; con Matías (Díaz); con Pablo Semprún; con todos he tenido una excelente relación y traigo muy buenos recuerdos de todos ellos.

P: ¿Cuál ha sido tu peor momento en el pádel?

R: ¿El momento más difícil? En el año 97, mi mamá había fallecido, yo ganaba casi todos los torneos y eso me hacía olvidar toda esa tristeza que yo tenía. Cuando terminaba el torneo y ganaba, estaba triste, otra vez la cabeza se ponía a funcionar y me traía todos esos recuerdos. Ese fue el momento más duro. A nivel deportivo, ganaba los torneos; pero a nivel personal yo no quería que el torneo se acabara nunca porque era cuando me olvidaba más de las cosas.

P: ¿Cuál ha sido el rival que más problemas te ha causado en una pista?

R: Históricamente, mis rivales al comienzo de los 90 fueron Lasaigues-Gattiker, una pareja que ganaba muchísimas más veces de las que yo ganaba. Después hubo una época en la que yo estaba entre esos jugadores que dominaban el número uno. Ya pasado el año 2002, la pareja a la que más me enfrenté fue Belasteguin-Díaz, la que más ha estado liderando todos estos años.

Como parejas, esas dos, y como jugador uno que aquí no se conoció mucho, Alejandro Sanz(apodado ‘El Mago’, y considerado como uno de los jugadores más habilidosos del pádel), que era un jugador que tenía unas características de juego muy difíciles para jugarle.

Bebe Auguste prepara un revés en un partido de los IX Internacionales de Pádel Ciudad de Fuengirola.

P: Ya que mencionas a Juan Martín Díaz. ¿Le ves jugando con alguien diferente a Fernando Belasteguin? ¿Con quién formaría una buena pareja?

R: Me la voy a jugar… con Paquito Navarro. Creo que es un chico joven con mucho por mejorar en su carrera, con mucha hambre de títulos, y eso a una persona como Juan Martín que ya ganó todo y ha sido tantas veces número uno, quizá le dé un empujó más para tener más motivación en los últimos años de su carrera.

(Paquito) Es un chico joven, con unas características de juego bastante agresivas, y podría ser una posibilidad.

P: Llegaste con un pádel muy diferente al que ahora dejas. ¿En qué ha cambiado este deporte?

R: Empecé cuando se usaban las paletas de madera. En los comienzos de los años 90. El deporte ha cambiado muchísimo. Viví la evolución total desde que se creó la primera pista de cristal hasta hoy. Lo que veo, por lo menos en España, es que hay un nivel altísimo. Solo ver los estadios, cada vez son más grandes y cada vez se llenan más. Eso hace que el deporte tenga un crecimiento cada vez mayor.

Bebe Auguste con sus tres hijos en el homenaje del club Nueva Alcántara, antes de la final del PPT de Marbella de 2012.

Durante estos 22 años vi países en los que este deporte estaba más desarollado y ha caído, sobre todo en Sudamérica; y países como en Europa en los que el pádel se ha intentado introducir y no fue una experiencia exitosa.

Quizá me voy con ese sabor de esperar que en un futuro próximo, el pádel se pueda empezar a practicar en otros países, y sea un deporte donde uno pueda seguir yendo a enseñar toda la experiencia en países nuevos, sería algo muy lindo.

P: ¿Y sobre la pista? ¿Qué ha cambiado?

R: Tengo videos del año 90, los ves respecto a hoy y ha cambiado bastante. Es un deporte mucho más rápido, las palas han evolucionado mucho, influye la preparación de los jugadores. La pista sigue siendo la misma, pero han cambiado muchas cosas. El pádel es cada vez más veloz.

P: Dices que te gustaría ir a otros países a aportar tu experiencia en el aprendizaje de este deporte. De momento, lo vas a hacer aquí en España, ¿no? 

Ovación del público en Fuengirola a Bebe Auguste en su último partido en Reserva del Higuerón.

R: Estoy en plena construcción de un club en Torrelodones, en Madrid. La idea es tener un lugar donde pueda dedicarme a todo tipo de actividades relacionadas con el pádel, desde un centro de entrenamiento de alta competición, un centro de entrenamiento para jugadores menores. Desde ese lugar, voy a tener la posibilidad de brindarle mi experiencia a todo el que quiera desarrollarse en ese deporte y todo lo que yo aprendí durante muchísimos años, tanto a nivel técnico como a nivel general.

P: Bueno, parece que ya tienes un alumno aventajado: el malagueño Alejandro Ruiz que va a entrenar contigo a partir de septiembre.

R: Estuve hablando con Ale. Se va a vivir a Madrid y tiene mucha ilusión de poder empezar un proyecto nuevo. Es un chico muy joven, con muchas ganas y sobre todo mucha ilusión por crecer, y eso es muy importante. Para mí, es un placer que alguien como él, con esas características, se decida con tanto tiempo de antemano, a pensar en mí para un futuro.


En las redes sociales, ha surgido un movimiento para pedir a Hernán Auguste que reconsidere su retirada y continúe un año más en el circuito. Si quieres sumarte a esta iniciativa, puedes hacerlo escribiendo tu mensaje en Twitter incluyendo el hashtag #bebeporfavorunañomas.

Si te ha gustado la noticia, ¡anímate y compártela!
¡Compártelo!
Pin It