Opt In Image
Padelazo en tu email
Suscríbete al boletín

Noticias, reportajes, crónicas, entrevistas… No te pierdas nada. La mejor información de Padelazo en tu email.

Hace un rato que los síntomas asomaron a su rostro en forma de pequeñas muecas. Desapercibidas, en su mayoría, durante una batalla sublime por el título en esta final masculina del Open de World Padel Tour en A Coruña. Nadie mejor que él conoce su cuerpo y esas señales le advierten de una inminente desgracia.

 

No es, sin embargo, el único indicio de ello. Su despliegue hoy, contra lo habitual, es mucho menos intenso que de costumbre. Ahora, con un 15-40 a favor, cuando afronta la opción de lograr un break providencial en el segundo set, se ve obligado a frenar en seco. De pronto, Fernando Belasteguin queda clavado en la pista junto a la malla y reclama la asistencia del fisio. Su cara desvela su pesar.

 

En el banco, ya en manos del hechicero del circuito, Jordi Riba, un gesto de disculpa da forma a su expresión. Los calambres en las piernas, por deshidratación, amenazan con enviarle directamente a la moqueta. La escena recupera el dramático final del Master de Málaga de 2015, con el argentino tieso, reservando fuerzas para asestar el golpe definitivo y cerrar un 7-6 y 5-0 a favor ante unos rivales ya superados (Juan Martín Díaz y Maxi Sánchez). Ahora, en cambio, todo es diferente. El sufrimiento es el único camino posible para intentar remontar un duelo imponente ante dos contrarios, Paquito Navarro y Sanyo Gutiérrez, que les sobrepasan en uno de sus mejores encuentros de la temporada (junto a la semifinal de Valencia).

 

La final masculina de A Coruña que comienza a lo grande

 

El encuentro que resuelve este ABANCA Ciudad de A Coruña Open 2016 resulta tremendo desde el comienzo. Enfrenta a las parejas uno y dos del ranking World Padel Tour, como otras tantas veces en la temporada, pero el relato que se despliega en el Coliseum de A Coruña no tiene similitud alguna con los precedentes. Mucho menos con la final de Sevilla.

 

Paquito y Sanyo, impecables en su recorrido por el cuadro (6-3 y 6-1 a Fernando Poggi y Álvaro Cepero; 6-1 y 6-2 a García-Diestro y Javier Concepción; y 6-2 y 6-2 a Fede Quiles y Juan Martín Díaz), comienzan el partido definitivo de manera arrolladora. Un juego en blanco y un break a favor (2-0) de la dupla hispano-argentina es una tarjeta de presentación que proclama una batalla monumental.

 

 

El despliegue inicial de los aspirantes anuncia al mejor Paquito Navarro de la temporada. El sevillano de Mystica desparrama su talento sobre la moqueta y, esta vez, lo pone al servicio del padel y no del espectáculo. Su teatralidad, siempre presente, deja paso a un juego atrevido, incisivo y muy efectivo. A su lado, el puntano de Head mece el juego con su dañina sencillez.

 

Al otro lado de la cinta, Bela y Lima, sin problemas para alcanzar la final (6-2 y 6-0 a Raúl Díaz y Raúl Marcos; 6-2 y 6-2 a Franco Stupaczuk y Marcello Jardim; y 6-3 y 6-2 a Gómez-Silingo y Allemandi), no encuentran manera de gobernar el partido. La propuesta de sus rivales hace inútil su receta habitual frente a Paquito y Sanyo. Hoy no hay jaula posible para el andaluz, incontenible, con una marcha más en su juego; ni aislamiento para el de San Luis, decidido a mostrarse presente.

 

 
Sólo un traspié en forma de errores no forzados, la asignatura pendiente de ambos, da vida a sus rivales en el arranque. El saque de Paquito cae víctima de fallos propios y de su compañero (2-1).

 
Pese al reflejo del marcador, el dictado es obra de Navarro y Gutiérrez que, de inmediato, golpean de nuevo. La rotura en el cuarto lleva la impresionante firma del sevillano. La opción surge al servicio de Belasteguin cuando el de Mystica gana por la puerta, de espaldas completamente a la pista, un remate por tres metros del propio Bela. Enloquece el público y se excita el andaluz que, a continuación, pulveriza por cuatro metros un remate de Lima que no vuela y certifica así el break (1-3).

 

El histriónico show del sevillano acapara los focos. Esta vez sí, con merecimiento.

 


 

Pero los número uno tienen oficio y coraje para sostenerse incluso cuando la tempestad avisa de naufragio. Necesitan poco para agarrarse. Basta un error de Paquito con un remate directo al cristal para descubrir una pequeña fisura por la que Lima y Bela filtran sus opciones. Ocurre en el quinto, el cuarto quiebre consecutivo, cuando Lima termina por cuatro metros el primer dictado claro que consiguen en todo el encuentro (2-3).

 

Mucho más conservadores esta vez, Bela y Lima no mandan. Se sostienen sobre su incomparable capacidad defensiva y su espíritu competitivo pero, en todo momento, están a merced de sus oponentes. Sanyo y Paquito, liberados, someten a los irreductibles números uno.

 

Ni siquiera el inquietante tropiezo que sufren en el undécimo en forma de break (5-6) les perturba el ánimo. Valentía, confianza y determinación. Lo que les ha faltado en otras ocasiones es hoy su principal motor en A Coruña. Así, en el duodécimo, recuperan el equilibrio en el electrónico (6-6) y abren la puerta del tie break, terreno acotado de los números uno.

 


 

El 1-3 que se procuran Bela y Lima insinúa el mismo desenlace de siempre pero es puro espejismo. Tres errores de Belasteguin y uno de Lima les acaban condenando en este duelo sobre el alambre en el que emerge imperial Paquito para decantarlo de su lado.

 

La victoria parcial en la primera manga (7-6) no es un trofeo menor ante los números uno. Para Bela y Lima es el cuarto set que pierden en toda la temporada. Tres de ellos han sido frente a Paquito y Sanyo (el otro, en octavos de final del Master de Barcelona contra Guga Vázquez y Borja Yribarren).

 

Afloran los problemas físicos de Bela

 

En la reanudación, se espera una reacción fulgurante de la pareja argentino-brasileña. Pero son Paquito y Sanyo quienes no aflojan. El sevillano achica la pista hacia la red y el puntano la extiende hacia las mallas. Ambos llevan a sus rivales al límite.

 

El juego es vibrante y el marcador ajustado. Bela, hoy, suma errores, demasiados para él. Nada explica aún su irregular despliegue. Apenas algunos gestos de incomodidad como el que aflora en el 0-15 del sexto juego. Mientras, Lima quema millas con un pundonor admirable, ajeno a lo que está a punto de ocurrir. Luchan los favoritos por remontar con más garra y oficio que juego aunque ello, en el caso de estas dos fieras, les da para pelear por su propósito.

 


 

En el sexto tienen dos opciones de rotura al saque de Sanyo que no aprovechan (3-3). En el octavo consiguen un 0-40. Es ahí cuando emergen los problemas físicos de Bela. Totalmente acalambrado, el de Pehuajó reclama al fisio. Su cara refleja su pesar, consciente de que todo el esfuerzo por remontar puede ser inútil. Se afana Jordi Riba, fisioterapeuta del circuito, por recuperar al jugador.

 

De regreso a la pista, con zancada corta y pausada, él y Lima se anotan finalmente el break cuando Sanyo estrella en la red una bajada de pared del brasileño (3-5).

 

Cobra sentido, ya sí, el rendimiento de la estrella de Head. Bela, mermado, juega ahora con el tiempo. Dilata cada punto, trata de quitarle velocidad al juego y gestiona los esfuerzos mientras su compañero se multiplica. Enfrente, Paquito y Sanyo reaccionan de inmediato. Dos errores del de Pehuajó comprometen el saque de Lima. Sanyo devuelve la rotura encajada con un fabuloso paralelo que le conduce a la red para cerrar con su pegada (4-5).

 

Bela, consciente de sus opciones, se pone en manos del fisio en cada intercambio, estira el crono, ralentiza los momentos al máximo y confía en que su cuerpo, ese que conoce tan bien, le conceda un esfuerzo más en esta maravillosa final de A Coruña. El argentino minimiza los esfuerzos, achica la pista, selecciona los desplazamientos y elige los instantes clave para apretar. A su lado, Pablo Lima regala un curso de esfuerzo titánico, de sacrificio infatigable, de compromiso inquebrantable, de lucha y de raza.

 

Así, contra las cuerdas, los números uno consiguen, una vez más, sostenerse en mitad de la tormenta. Lo hacen con un break providencial que les permite igualar el duelo. Tras una exhibición de coraje de Lima, es Bela quien certifica la rotura con un amago de remate en paralelo. El argentino, con el freno echado, ni celebra la conquista (4-6), sabedor del Himalaya que aún le queda y del riesgo presente en todo momento de quedar petrificado.

 

 

Paquito y Sanyo pierden el gobierno del juego

 

La apuesta de Lima y Bela, en estas circunstancias, pasa por mostrarse firmes con el saque, gobernando la red y minimizando las opciones de los contrarios, mientras que, al resto, juegan más con los errores de los rivales y eligen aquellos momentos para apretar.

 

Sanyo y Paquito, un tornado hasta hace nada, pierden incomprensiblemente las riendas del juego. En el segundo juego del tercer set comprueban cómo sus adversarios asaltan el saque del puntano de Head. Es Sanyo, precisamente, quien acusa la pérdida de ritmo y pierde el paso. La rotura (0-2), tras un globo del argentino de San Luis al cristal, descubre nuevas noticias. Paquito Navarro también reclama al fisio. La dolencia es la misma: calambres en los cuádriceps. Aunque en su caso parece que la causa es la tensión y el desgaste del encuentro.

 

En cualquier caso, el sevillano mantiene el tipo mucho mejor que un Bela que asume riesgos para poner a salvo su saque. Esta vez le sale cruz. Dos remates fallidos y una volea directa a la red entregan su servicio a sus oponentes (1-2). Recupera fuelle Sanyo que reactiva el duende.

 


 

Vibra la grada del Coliseum de A Coruña con un partido que se eleva en su tramo definitivo. Con todo igualado, Belasteguin y Lima deciden de su lado. Al saque de Paquito, arrebatan el mando del juego y logran un oportunísimo break. Lo resuelve el argentino en un cara a cara con Paquito que finiquita con su pegada (3-5).

 

Y esta vez ya no dan opción alguna a sus contrarios. Lima regala la acción final. Una recuperación milagrosa de contrapared y, de inmediato, un devolución en el aire de un remate a quemarropa de Sanyo en la red. El gesto de Bela sobre el tamaño de los atributos de su compañero es revelador y extiende su significado a todo el encuentro. Finalmente, una derecha de Sanyo al cristal de fondo obra el milagro (6-7, 6-4 y 6-3).

 

Bela y Lima conquistan en A Coruña su noveno título de la temporada. Supieron sufrir, recurrieron a su oficio y alcanzaron, de nuevo, la gloria.

 

Paquito y Sanyo quedan a un palmo del triunfo. El juego desplegado debe servirles de estímulo de cara al futuro. La oportunidad perdida ante un rival mermado les atormenta seguro en el presente.

 

lima-y-bela-trofeo-final-masculina-world-padel-tour-a-coruna-open-2016

Foto: WPT.

Si te ha gustado la noticia, ¡anímate y compártela!
¡Compártelo!
Pin It