Opt In Image
Padelazo en tu email
Suscríbete al boletín

Noticias, reportajes, crónicas, entrevistas… No te pierdas nada. La mejor información de Padelazo en tu email.

Sus dos pequeños y expresivos ojos rebelan su creciente inquietud. Ora mira al frente ora aparta la vista de la central donde se disputa la final femenina del Cervezas Victoria Mijas Costa del Sol Open 2017.

 

Lleva casi dos horas sentada y ha aplaudido, ha gritado, ha celebrado y se ha quejado. Ahora, ya no puede más. Se agita, se revuelve en su asiento. Mira hacia la pista y, enseguida, aparta los ojos, dos diminutas y expresivas ventanitas que se cierran ante la incertidumbre. Lo intenta pero de inmediato vuelve a mirar a sus rodillas. Cruza los dedos corazón e índice de ambas manos y murmura. La tensión, la emoción pueden con quien aún no alcanza los 7 años de edad (los cumplirá en noviembre). Sufre Valentina mientras su madre se enfrenta a un tie break de infarto que le concede una prórroga en busca de su primer título WPT del año o la despeña definitivamente del partido.

 

Final Femenina World Padel Tour Mijas Open 2017

 

Allí, sobre la moqueta azul, a los pies de la Sierra de Mijas, Cata Tenorio y Marta Marrero buscan bautizar su unión de circunstancias con un gran trofeo. Enfrente, las gemelas Sánchez Alayeto, presentes en su cuarta final consecutiva, tratan de alcanzar su cuarto título WPT en los cinco torneos disputados esta temporada.

 

La ‘nueva’ fórmula de las gemelas surte efecto

 

Bajo la intermitente mirada de Valentina, el tie break dirime ahora el segundo set de una contienda con muchas alternativas. Justo después del recuerdo que la organización brinda a la madrileña Alejandra Salazar (las jugadores saltan a la pista con ‘Ánimo Ale’ en sus camisetas), lesionada de gravedad en la final femenina Valladolid, las dos parejas desatan las hostilidades sobre la alfombra.

 

 

Mapi y Majo llegan tras firmar una semifinal impecable ante la pareja número tres. Habituadas a enclaustrar a Marrero en su esquina y a aislar a Salazar en sus enfrentamientos directos, en esta ocasión buscan a Cata en las alturas mientras escarban su vía hacia la red.

 

La aguerrida jugadora argentina sostiene por arriba pero recula demasiado. Marta no encuentra pista y las hermanas, que en la cinta son letales, a punto están de aprovecharlo. En el tercero, al saque de Tenorio disponen de dos opciones de quiebre. La primera la desbarata la de Bullpadel que aguanta el pulso con Mapi, le aprieta la bola y el bloqueo de la zaragozana se va al cristal. La segunda ocasión se va al limbo con una salida de pared tocadita de Mapi que no pasa la red.

 

Salvado el envite, son las gemelas quienes a continuación desfilan sobre el alambre con el servicio de Majo. Es Mapi quien se desploma. Una sucesión de errores comprometen el saque de su hermana. Cata y Marta encuentran una opción de break. Pero es la propia Mapi, colosal, quien defiende el fuerte en un cara a cara con Marrero que resuelve con su pegada (2-2).

 

 

Advertidas, las Sánchez Alayeto dan un paso al frente. Un 0-40 al saque de Marta reabre la amenaza. Esta vez es suficiente. Disueltas las dos primeras, a la tercera surge la rotura. Cata busca cambiarle el paso a un intercambio de globos cruzados con Mapi. La de Paraná arriesga con una salida de pared en paralelo que quiere sorprender a Majo pero la bola no pasa (2-3). ¡Arriba!, se recrimina Cata que, mientras su compañera y rivales desfilan hacia el banco, sola en la pista, toma otra pelota y repite el golpe, esta vez con éxito, para reafirmar el destino elegido.

 

El break es un golpe. Pero el mayor problema para Cata y Marta no está en el marcador sino en el juego. Son, por momentos, demasiado predecibles. Con Tenorio sobre exigida, Marta permanece desconectada. La canaria de Black Crown necesita liberarse, ser atrevida, asumir un rol diferente al que desempeñaba con Salazar. Su compañera debe abrirle camino.

 

Las gemelas, aún con más oficio que brillantez, desnivelan definitivamente el set en el séptimo. Tras un bolazo terrible de Marta en el rostro de Mapi que interrumpe un minuto el juego, una bandeja de Cata en paralelo que se marcha por poco al cristal lateral pone en vilo su servicio. Mapi y Majo aprovechan el momento. Bajan la bola, ganan la red, Mapi se cruza en la cinta, Cata vuela para tapar espacio y Majo, definitiva, cierra pillándole los pies (2-5).

 

 

No dan ninguna opción y en el octavo, las números uno abrochan el primer parcial (2-6).

Los cambios aprietan el duelo

 

En el segundo set, las pupilas de Jorge Martínez salen dispuestas a despegarse en cuanto puedan. Cómodas sobre la pista, un acierto de Majo a una duda de Marrero y dos errores de Cata complican su saque. La rotura queda certificada cuando Marta, que aprieta una bajada, devuelve el bloqueo de su rival directamente al cristal de fondo (1-2).

 

Cuando las hermanas consolidan el quiebre (1-3), la final parece encaminarse a una rápida resolución. Pero, de pronto, Mapi y Majo se desajustan. El síntoma emerge en el quinto cuando ceden en blanco, sin apenas oposición desde resto, el saque de Marrero. Desde el banco de Juan Alday comienzan a surgir respuestas. Sobre la moqueta, empiezan a aparecer soluciones. Y en la grada, una pequeña de rostro angelical cruza los dedos para invocar un cambio de fortuna.

 

Y llega. Dos son los cambios sustanciales que provocan el giro del relato. El primero es que Cata y Marrero ponen a las gemelas a mirar al cielo con globos estratosféricos que les permiten encaramarse a la red y gobernar desde la cinta. El segundo, de igual importancia, es que Marta da dos pasos, uno hacia adelante y el otro a su derecha, abarca más campo e incrementa exponencialmente sus intervenciones en el juego. El efecto es inmediato.

 

 

Así, en el sexto, sucumbe el saque de Mapi a la nueva receta de sus rivales (3-3). Tenorio y Marta marcan el ritmo. Se muestran muy consistentes atrás y atrevidas arriba. En el décimo, tienen la oportunidad de empatar el partido. Su dictado desde la cinta pone a correr a las gemelas hasta que es Cata quien caza a Majo con su volea a quemarropa en paralelo. Es bola de set. Se revuelve en su asiento Valentina con los dedos en cruz y los nudillos blancos de la tensión. No lo consiguen porque el globo de Marrero se le marcha al cristal (5-5).

 

Quieren las gemelas evitar el tie break y gozan de dos opciones de quiebre en el undécimo al servicio de la argentina de Bullpadel. Dos fallos de Majo (un resto directo al cristal de fondo y un remate que no define) lo impiden (6-5). Finalmente, ambas parejas se miden sobre el alambre para prolongar la pugna o clausurar el encuentro.

 

Las Sánchez Alayeto, muy firmes, logran dos bolas de partido (4-6). La cara de Valentina se refugia tras sus manos lo que le impide ver cómo su madre salva la primera con una bandeja que muere junto a la malla. Tampoco ve cómo Marrero gobierna con decisión el juegoen la segunda y Majo acaba fallando un globo (6-6).

 

La lucha de Cata y Marta es encomiable. Con el desfiladero a punto de engullirlas, pelean cada bola con una fe admirable. Al otro lado, las gemelas han recuperado su confianza, la que les eleva cuanto mayor es el desafío. Por eso, cuando Mapi estrella una víbora en la red y le da a sus rivales el tercer set-ball (7-6), no se arredran.

 

Es Majo quien recurre a su remate y Cata, siempre Cata, que llega a la bola con el alma pero no alcanza a pasarla al otro lado (7-7). Los nervios recorren la grada. La tensión es evidente. En este contexto, la experiencia, la fe que te proporcionan los resultados, se vuelven determinantes. De esta forma, Majo inclina nuevamente de su lado la muerte súbita con una bandeja tocada, suave, llena de astucia e intención por el medio (7-8). El match point se confirma cuando Cata juega una volea paralela y falla (6-3 y 7-6).

 

Las gemelas Sánchez Alayeto se abrazan. Suman ya cuatro títulos World Padel Tour (A Coruña, Barcelona, Valladolid y Mijas), uno más, de momento, que en todo 2016. Marta y Cata se resignan y se conjuran. Esto acaba de empezar. El tributo a Salazar no es un trofeo sino la pelea absoluta en cada bola. Y eso es innegociable con la argentina en pista que busca en la grada, nada más salir, el mejor antídoto contra su decepción: el beso de Valentina.

 

Video Resumen Final Femenina World Padel Tour Mijas Open 2017

 

 

Si te ha gustado la noticia, ¡anímate y compártela!
¡Compártelo!
Pin It