Opt In Image
Padelazo en tu email
Suscríbete al boletín

Noticias, reportajes, crónicas, entrevistas… No te pierdas nada. La mejor información de Padelazo en tu email.

Aun no ha comenzado la segunda semifinal del Cervezas Victoria Mijas Costa del Sol Open 2017 pero algunos gestos del jugador delatan que algo no va bien. Salta, trota y, de vez en cuando, flexiona ligeramente una de sus rodillas.

 

La prudencia, en su caso, tal vez hubiera aconsejado no saltar a la pista tras seis meses sin poder competir. Pero Juani Mieres no lucha hoy contra sus rivales, no está en condiciones para ello, sino contra sí mismo.

Semifinales masculinas World Padel Tour Mijas Open 2017

 

Cristian Gutiérrez y Franco Stupaczuk, implacables

 

No es la final el verdadero objetivo por más que El Hispano ofrezca todo lo que tiene. Hoy, el de Dunlop se enfrenta a sus pesadillas, vuelve a plantarles cara, reivindica su coraje ante los temores que parecían desahuciarle del padel.

 

A su lado, Miguel Lamperti, su compañero, su amigo de Bahía Blanca, cubre campo, anima, consuela, lo entrega todo. Un ejercicio conmovedor de solidaridad que, sin embargo, no sirve para hacerle frente a sus rivales de hoy.

 

Cristian Gutiérrez y Franco Stupaczuk, una pareja impredecible, que no deja de crecer en su juego, que combina el vértigo y la pausa, capaz de abrir ángulos o cerrar espacios. Un muro demasiado elevado para Lamperti y Mieres hoy.

 

 

Queda claro desde el principio. Un juego en blanco y un break fracturan de inicio el marcador (2-0). A Juani le cuesta apoyar firme para arrancar y ello le penaliza por la sobrecarga a la que le someten Stupa y Gutiérrez. Su respuesta no está a la altura del desafío. Tampoco está fino Lamperti cuando trata de conectarse y aliviar a su compañero.

 

Se suceden los juegos. Todos del mismo lado. Se desespera Mieres con algunos de sus fallos. La grada se enciende; no le deja solo. Tampoco a El Canoso. Pero el dictado es de sus rivales, impecables, implacables. El primer acto apenas tiene historia (6-1). Lastrado el hispano-argentino de Dunlop, sus rivales le dan carrete al juego.

 

No hay opción alguna para Lamperti y su compañero. Cristian y Stupa finiquitan el duelo por la vía rápida también en el segundo set (6-1 y 6-2). Hace un año, Franco Stupaczuk se coronó junto a Fede Quiles en el Challenger de Mijas, disputado en el club Cerrado del Águila. Ahora, regresa de nuevo al mismo destino en busca de su primer título grande. A sus 21 años, la perla de Nox despunta como jugador enorme. Su trayecto junto a Marcello Jardim, primero; y ahora con Cristian Gutiérrez le ha aportado una serenidad que eleva aún más su eléctrico juego.

 

Por contra, la derrota para Mieres se reduce al electrónico. De su batalla contra la fatalidad, parece haber salido airoso. El Hispano ve la luz tras una oscura travesía que amenazó con engullirle para siempre.

 

 

Maxi Sánchez y Matías Díaz se abonan a la remontada

 

La pareja número tres, favorita por ranking y circunstancias en este World Padel Tour Mijas Open 2017, se abona al sufrimiento. En la jornada matinal de semifinales, Matías Díaz y Maxi Sánchez se miden por un puesto en la final a Godo Díaz y Lucho Capra.

 

Dos hermanos frente a frente tan distintos como el juego de cada dupla. Y se impone, de primeras, el de Godo y Capra que asumen el mando y le ponen pausa cuando quieren y aceleran cuando lo necesitan. Con este receta, casi amarran el primer break bien temprano. Hasta tres opciones de quiebre disponen en el tercer juego al saque de Matías Díaz pero no convierten ninguna. La amenaza, sin embargo, desvela la incomodidad de Maxi y su compañero, atrapados en la tela de araña que sus contrarios van tejiendo.

 

En el quinto, consiguen su propósito. Lucho y Godo ganan la red con mucha facilidad y por distintos caminos. Ahí, son efectivos. Maxi y Mati tratan de atajar pero desnaturalizan su juego demasiado e incurren en errores. Uno precisamente de Maxi con el remate acaba entregando el saque de El Tiburón (4-1).

 

El menor de los hermanos Díaz Sangiorgo y el joven de Quilmes vuelan sobre la moqueta. Atrevidos, inmensos. Puro espectáculo infranqueable para sus adversarios. Lo radiografía uno de los puntos del torneo. Un remate por tres metros de Godo, una salida de pista Maxi que la mete por la puerta a mil por hora, un Capra que reacciona con reflejos felinos antes de que salga por la otra puerta y un Godo que cierra en la red con una dejada cruzada.

 

 

La acción pertenece al séptimo juego que le sirve a Godo y a Lucho para decantar el set definitivamente (5-2). El argentino, afincado en Estepona, certifica el primer acto con un despliegue magistral en la cinta (6-2).

 

El segundo parcial, como ocurrió en los cuartos de final, obliga a Maxi y Mati a dar un paso al frente. The Warrior se muestra algo irregular en su juego aunque su pundonor está a salvo de cualquier duda. Los favoritos tratan de desterrar errores, extender los intercambios, prolongar cada duelo para agotar las reservas de sus contrarios. Godo, en cambio, atento a la propuesta, trata de evitarlo acortando los puntos con su mano prodigiosa. El riesgo para Godo y Lucho es elevado y convierte los instantes clave en una ruleta de la que acaban saliendo perdedores.

 

Así, en el cuarto, tras salvar una opción de break con una sublime bandeja tocada al ángulo derecho de Mati, dos errores de Godo acaban por hundir el saque de su compañero (1-3). Godo y Lucho pelean por cerrar la brecha pero no aprovechan su ocasión que llega de inmediato cuando un globo estretosférico de Matías Díaz se marcha al cristal de fondo por poco. La oportunidad de contra break es una realidad que disipa Maxi con una portentosa secuencia de saque golea afilada y pegada (1-4).

 

 

Se aprieta el duelo pero sin nuevas ocasiones. Maxi y Mati recuperan su versión más granítica mientras que Godo y Lucho pugnan por encontrar fisuras que no aparecen. Finalmente, la pareja número tres consigue anotarse el segundo parcial (3-6).

 

En el tercero, el físico impone su ley. Y ahí se elevan Maxi y Mati. Suyo es el primer golpe con un break de inicio que desnivela la contienda (0-1). Sánchez y Díaz suman kilómetros para contener a sus rivales. Saben que cada bola que exigen de sus contrarios incrementa la posibilidad de fallo en ellos. La fatiga castiga poco a poco a Godo que pierde fuelle. Pero quien cae fulminado es, sin embargo, Lucho Capra que tras el quinto, pide la atención de la fisio en el cuadriceps de su pierna izquierda.

 

El de Quilmes, sin embargo, no se recupera y pierde movilidad hasta quedar clavado sobre la moqueta. Godo trata de cubrir más campo pero tampoco le alcanza. Mati y Maxi no desperdician la ocasión. Con un break en el séptimo y su posterior consolidación (2-6, 6-3 y 6-2) conquistan definitivamente su lugar en la gran final masculina del Cervezas Victoria Mijas Costa del Sol Open 2017.

 

Si te ha gustado la noticia, ¡anímate y compártela!
¡Compártelo!
Pin It