La paradoja se repite en cada encuentro. Cada paso que da hacia la victoria, le va apartando de la escena. Cada golpe que le acerca al triunfo, le va alejando, al mismo tiempo, de la gloria. Sólo cuando la luz se convierte en tiniebla; la culpabilidad ilumina su retrato.

 

Es una cruel contradicción que afronta cada día desde hace cuatro años. Cecilia Reiter se enfrenta ya a la quinta temporada junto a la malagueña Carolina Navarro. Un lustro en el que la argentina de Star Vie ha crecido, se ha transformado, ha aprendido a resistir la monumental presión de entrar en una pista, a diario, junto a un mito viviente del padel; a luchar cada bola para responder a la exigencia; a soportar, también, comparaciones injustas sin más reproche que el de seguir mejorando.

 

A sus 32 años, esta argentina, nacida en Olivos, ha aprendido a disfrutar del padel aún sabiendo que, para la grada, cada triunfo es ajeno y cada derrota propia. “El nivel de exigencia es máximo. Pierdes con Carolina Navarro en cuartos de final y la gente dice que Cecilia está jugando mal. No miran más allá. Es lo que tiene el jugar al lado de la mejor jugadora de todas”. Lo reconoce ya con naturalidad, lo asume con mucha calma en una charla distendida para Padelazo.

 

Reiter ha aceptado un peaje que, en verdad, debiera ser motivo de frustración, y que, sin embargo, esta colosal jugadora ha sabido convertir en el motor que le impulsa a cada paso, que le eleva en cada partido, que le salva en cada temporada.

 

Cecilia Reiter y la presión de cada día

 

“Este es nuestro quinto año jugando juntas, ya no lo sufro tanto como antes”, cuenta Reiter ahora aunque no siempre fue así. “El primer año que jugué con Carol lo pasé muy mal pero no por culpa de Carol.”–subraya la jugadora–”Lo pasé mal por la presión que significa jugar al lado de Carolina Navarro. Yo dormía mal, comía mal en los torneos. Llegaba el lunes y dormía 24 horas seguidas de la tensión que acumulaba”.

 

Su determinación y su fortaleza, junto al apoyo de su propia compañera, ha sido lo que le ha permitido elevarse sobre las dificultades, afrontar innumerables desafíos, conseguir ambiciosos objetivos. “Jugar al lado de Carol tiene unas ventajas muy grandes y tiene desventajas. Todo el mundo dice: es muy fácil jugar al lado de Carol, y yo digo que no es muy fácil jugar al lado de Carol”.

 

Lo dice con conocimiento de causa aunque enseguida lo aclara la argentina. “No es muy fácil porque, desde el momento en el que entras en la pista, sabes que el ochenta por ciento del juego va a venir para tu esquina. Sabes que todo el mundo te está mirando con una lupa porque aunque Carol tenga un día malo, Carolina Navarro nunca juega mal. La culpa, de cara al aficionado, siempre es de la compañera”.

 

ceci-reitera-y-carolina-navarro-world-padel-tour-2014

Ceci Reiter y Carolina Navarro en la semifinal del World Padel Tour 2013 de Málaga. Foto: WPT.

 

En efecto. No es sencillo afrontar cada día el reto de elevar tu juego para unirlo al de una de las mejores jugadoras de todos los tiempos. “Jugar con Carol es distinto. Juegas al lado de una leyenda viva del padel, el nivel de exigencia es mucho mayor y eso te hace cambiar como jugadora inevitablemente”.

 

Ese desafío cotidiano ha ido forjando a una jugadora diferente, más fuerte, más resistente que hace cinco años. “Aprendí a manejar mejor la presión. Me hice más fuerte como jugadora a nivel mental. Porque a pesar de lo que parece, Carol puede ser la líder emocional de la pareja pero la que lleva el partido desde lo táctico, soy yo. Aprendí a ocupar un rol distinto, no menos importante que el de Carol, y me parece que crecí mucho al lado de ella. Me siento una jugadora más importante que hace seis años”.

 

La argentina de Star Vie: “Me siento valorada”

 

No es un reproche, en absoluto lo que expresa Ceci Reiter. Es más bien la constatación de una realidad que ha acabado por asimilar y que le marca el camino. En él, desde luego, se siente valorada. Aunque el reconocimiento, en este caso, no lo busca en la grada sino que lo encuentra en aquellos que realmente le importan. “Me siento valorada. Lo más importante es que mi compañera y mi entorno valore el trabajo que hago”.

 

La anécdota ilustra claramente el tipo de apoyo que la argentina necesita. “El año pasado, a fin de año, en la comida de World Padel Tour eligieron a Carol como la mejor jugadora de revés. Que ella diga que es la mejor jugadora de revés porque me tiene a mí al lado, me alcanza y me sobra”.

 

Y es que la zurda de Star Vie es muy consciente del nivel de su compañera. “Está claro que Carol es una jugadora que se lleva todas las miradas y marca las diferencias. Yo sé que Carol es como Messi y tal vez yo soy como Xavi o Iniesta. Mientras yo lo tenga asumido y sepa el rol que ocupo, no me molesta”, afirma.

 

ceci-reiter-y-carolina-navarro-ppt-madrid-2012

Ceci Reiter y Carolina Navarro. Foto: PPT.

 

A olvidar la convulsa temporada 2013

 

La temporada pasada, Cecilia Reiter y Carolina Navarro vieron cómo su hegemonía en el circuito (tres años consecutivos en el número uno) se veía interrumpida por la formidable regularidad de Patty Llaguno y Eli Amatriain que les arrebataron la corona de reinas del padel en el último suspiro.

 

Patty y Eli fueron mejores y terminaron el año arriba porque se lo merecieron”. No le quita mérito la jugadora argentina a sus magníficas oponentes aunque tampoco puede olvidar la inestabilidad que marcó su temporada desde el inicio, con esa operación urgente de Carolina Navarro y el temor de que no pudiera jugar en todo el año.

 

“Estábamos ilusionadas con empezar a entrenar, con el año, y de repente, la vida te pone a prueba y te presenta un problema que no aparecía en el guión. No es algo a lo que nos habíamos enfrentado antes. No era una rotura de cuádriceps, de rodilla, no, era otra cosa”, aquel diagnóstico derrumbó la fortaleza de una pareja que venía de firmar un año de ensueño en 2012 (con una sola derrota en toda la temporada). “Lo que nos pasó es que hasta ese momento nos sentíamos muy fuertes, muy grandes, como que no nos podía pasar nada; y esto fue como cuando le dan una trompada al boxeador, y se tambalea. Toda la estructura, los pilares se tambalean”.

 

No es, en absoluto, un trago fácil de digerir. “Ahí es cuando te vuelves vulnerable. Creo que emocionalmente, a mí me afectó bastante. Hubo un momento en el que realmente no sabía si Carol iba a poder jugar, si yo iba a tener que buscarme otra compañera para el año. No sabía qué iba a pasar”.

 

Lo que ocurrió fue que, felizmente, pudieron comenzar la temporada aunque cayeron en cuartos de final de Barcelona ante las gemelas Sánchez Alayeto (6-3, 6-7 y 7-6). “El partido contra las gemelas jugué muy mal. Fue uno de los peores partidos del año. Jugué muy nerviosa porque no sabía qué me iba a encontrar, no sabía cómo iba a estar Carol”, recuerda su compañera que se sorprendió de la respuesta de la malagueña después de una operación y un puñado de entrenamientos. “Carol había empezado a entrenar 10 días antes de Barcelona. Entré pensando tanto en cómo iba a estar ella, en pensar que yo iba a tener que ocupar más cancha, que de repente me la encontré como siempre. Eso me descolocó. No me lo esperaba”.

 

ceci-reiter-semifinal-world-padel-tour-2013

Reiter, en la semifinal del World Padel Tour 2013 en Málaga.

 

Aquel episodio, sin embargo, no trascendió hasta mucho más tarde. El juicio popular, precipitado, injusto, no incluyó en sus consideraciones el calvario que la malagueña y la argentina sufrieron cuando todas sus rivales apuraban la pretemporada. El veredicto fue claro: Carolina y Ceci ceden el paso; las reinas del padel se agotan. “El deporte es así. Es resultadista.”–puntualiza Reiter–“El problema es que el aficionado, en general, no tiene memoria. En 2012, estas chicas (ella misma y Carolina) les ganaron a las mismas que hoy les ganan”.

 

La olivense incorpora a esta ecuación la progresión de sus rivales “Obviamente que las demás mejoran”, reconoce al tiempo que pone de manifiesto su propio lamento. “Da rabia, no que no sepan (los aficionados) lo que pasaste, sino que nos den por muertas cuando hasta el último torneo dependíamos de nosotras para mantener el número uno”.

 

Objetivo World Padel Tour 2014: reencontrarse con su estilo de juego

 

Porque, en efecto, Carolina y Cecilia Reiter, pese a las dudas, los cambios, las preocupaciones, estuvieron a punto de mantener el liderato del World Padel Tour el pasado año. Ahora, afrontan el reto de recuperar el bastón de mando. No será fácil. “Nuestro principal objetivo es reencontrarnos con nosotras mismas”, aclara Reiter que no habla de títulos, de partidos, de puntos o de ranking; sino de algo mucho más importante. “Queremos recuperar la regularidad, las sensaciones, la confianza. Ese es nuestro objetivo. Encontrar un estilo de juego que nos identifique”.

 

El nuevo entrenador de ambas, Hernán Bebe Auguste, ha trazado ya las líneas maestras de un plan que busca incorporar registros diferentes a esta pareja. “Estamos intentando entender la idea del entrenador. Es lo que estamos buscando con el Bebe. Estamos intentando alinear nuestro estilo de juego para la temporada. En las últimas dos semanas, hemos podido encontrar una línea para conseguir lo que nos está pidiendo él. Estamos convencidas de que es la manera como tenemos que jugar”.

 

El sello sobre la pista, que era algo que las identificaba, que las hacía reconocibles, lo perdieron durante la marejada de la temporada pasada. “El año pasado tuvimos muchos altibajos que nos jugaron una mala pasada porque eso te genera inseguridad, desconfianza, dudas, y eso se suma a que hay tres parejas que lo hicieron muy bien”.

 

Una exigente pretemporada para afrontar a las rivales en World Padel Tour 2014

 

Para afrontar el año, se está machando bien la argentina durante una pretemporada en la que apenas ha tenido parón. Primero, en su tierra, de la mano de un mito del padel. “Me tomé pocos días de descanso. Los días de fiesta en Navidades y luego en enero a entrenar con Mariano Lasaigues, no todos los días, pero sí dos o tres veces por semana, para no perder juego y poder hacer algunos cambios que creemos que había que intentar a hacer”.

 

En febrero, empezó el trabajo físico bajo la supervisión de Sergio Carrete y ya en España, con Hernán Bebe Auguste. “Me siento muy bien. Estoy muy contenta con el trabajo que hice así que espero que dé resultados”.

 

ceci-reiter-world-padel-tour-granada-2013

Ceci Reiter, tras ganar el World Padel Tour de Granada en 2013.

 

Será un año muy complicado con rivales muy fuertes que han demostrado ya su salto de calidad. “Tenemos a las números uno que son Patty y Eli. Creo que van a estar fuertes. Va a ser muy difícil ganarles”. Tampoco se olvida Reiter de las hermanas, Mapi y Majo Sánchez Alayeto. “Después están las gemelas que el año pasado demostraron de lo que son capaces cuando se lo creen”.

 

Icíar Montes y Alejandra Salazar elevaron su juego al final de temporada. Tras ganar el Campeonato de España en mayo, no acabaron de confirmar las sensaciones en el arranque de temporada del World Padel Tour. Además, en agosto, Ale se vio obligada a parar por una miocarditis. Su regreso, en cambio, resulto providencial. En Valencia, en la última prueba, Salazar y Montes lograron un brillante triunfo que confirmaron luego con una espectacular victoria en el Master final World Padel Tour 2013. “Terminaron el año mostrando lo que son capaces de dar Icíar y Alejandra. Creo que son tres parejas que van a ser muy duras. Va a ser un año muy parejo. Poquitos detalles van a marcar la diferencia”.

 

Eso, en el olimpo del padel femenino. Sin embargo, también el trayecto presenta dificultades notables. “”No me quiero olvidar que hay parejas de atrás que son muy incómodas de jugar en unas primeras rondas. Está Cata Tenorio con Marta Marrero que, para mí, van a ser una pareja muy peligrosa.”–avisa Ceci– “Martita Ortega y Lucía Sainz, el año pasado terminaron ganando partidos buenos y complicando a las cuatro parejas que estamos más arriba”. O incluso, Clara Siverio y Carla Mesa que “son una pareja muy incómoda para jugar y terminaron el año jugando bien”.

 

La radiografía del circuito femenino la tiene clara. “Antes había cuatro parejas y el resto estaban muy atrás. Hoy hay ocho cabezas de serie y desde octavos habrá partidos muy igualados. Una no se puede despistar”.

El desequilibrio del calendario World Padel Tour

 

Aunque los obstáculos no vendrán solos de las adversarias. No lo ha puesto fácil un circuito que mantuvo en vilo a las jugadoras durante algunas semanas. “Había bastante incertidumbre. No nos esperábamos este cambio. El padel siempre te da estas sorpresas”. Aunque para Cecilia Reiter, la presencia del principal patrocinador del World Padel Tour es una garantía. “Estaba con miedo pero a su vez también tendría tranquilidad porque está Estrella Damm. Me han demostrado en todos estos años el interés por el padel, eso me da tranquilidad, porque sé que es una empresa fuerte que está apostando por mi deporte”.

 

Apenas se ha explicado realmente lo que ocurrió. Públicamente no ha habido justificación alguna. En cualquier caso, las intensas negociaciones corrieron a cargo de los representantes de los jugadores. “El circuito nació como un circuito masculino. Igual que el Padel Pro Tour. Es un circuito pensado por los chicos, concebido por y para los chicos. Y nosotras, siempre venimos siendo como un agregado, como un complemento. Las negociaciones se inician por el lado masculino y nosotras acabamos por acoplarnos”.

 

La sinceridad de Cecilia Reiter retrata una realidad que, de momento, no tiene visos de cambiar aunque la argentina no pierde la esperanza. “Creo va a llegar el momento en el que el padel femenino tenga voz y voto”. Aunque, de momento, el espacio de que disponen les sirve para mantenerse en activo. “Hoy a nosotras nos sirve, nos conviene ser el complemento del circuito masculino porque si no, no hubiéramos podido jugar en escenarios como el Martín Carpena o la Caja Mágica, o el Ágora de Valencia”.

 

“Tenemos que ir de la mano de los chicos hasta que seamos un colectivo fuerte, que generemos interés en las marcas y vengan a buscarnos”.

 

Esta posición de debilidad, respecto al circuito masculino, tiene consecuencias. Premios diferentes, horarios de los partidos distintos, incluso un calendario realmente descompensado. Aún así, “me gusta más que el del año pasado. Hay una prueba más y está mejor repartido”.

 

Serán 8 torneos más el Master final. Las jugadoras comenzarán su circuito al mismo tiempo que el masculino en Barcelona, pero tras Badajoz, el 9 de junio, sufrirán el primer gran parón con más de un mes sin competir (hasta el 21 de julio en Málaga). Lo peor, sin embargo, será en septiembre. Tras terminar el Estrella Damm Sevilla Open, las jugadoras tendrán un solo torneo más antes del Master en diciembre. Serán casi tres meses sin competir. “Ahí esperamos poder agregar alguna prueba, es nuestra intención, de cara a llegar al master con más competencia”, adelanta Ceci Reiter, que tiene la cabeza ya en el arranque del circuito WPT.

 

ceci-reiter-aspado-padel-adaptado-malaga-2013

Cecilia Reiter, en una jornada con Aspado en Málaga.

 

La retirada de Cecilia Reiter

 

Será este un año importante en el que las primeras pruebas marcarán cuál será el referente de juego, sensaciones, confianza, para Cecilia y Carolina. Si el del año antológico como fue 2012 o el de una temporada muy complicada como la anterior.

 

Un desafío de altura tiene por delante la pareja más veterana de las tres primeras (32 y 38 años, respectivamente). La motivación, la ilusión, la ambición, sin embargo, son las de dos gladiadoras listas para empezar.

 

No hay pensamiento para nada más. Ni siquiera para la retirada. Lo repite Carolina (“mientras pueda seguir compitiendo, voy a seguir”) en cualquier foro. Tampoco su compañera se pone fecha. “No lo pienso porque no lo siento todavía. Me quedan cosas por vivir con el padel. Tengo ilusión de seguir mejorando, de seguir creciendo como jugadora, de seguir aprendiendo. Me quedan experiencias por vivir”, manifiesta la argentina de Star Vie que, tras cuatro años con la misma compañera, no se ve compartiendo pista con otra jugadora. “Siempre lo hablamos. Es difícil. No la quiero retirar porque está muy bien pero lo lógico sería que ella se retire antes que yo. Y siempre le digo que me va a ser muy difícil jugar al lado de alguien después de haber jugado con Carol”.

 

No es únicamente un cuestión de juego, sino de sensaciones. “No solo por la forma de jugar de Carol sino por el feeling. Cuando tienes una confianza con alguien, volver a empezar de cero es difícil. Pero bueno, si el día de mañana tengo que jugar con alguien más, lo haré con la misma ilusión y las ganas de siempre”.

 

Eso, de momento, queda lejos. Lo inmediato es la temporada World Padel Tour 2014 que arranca en dos semanas. Lo inminente es iniciar el camino hacia el trono. Lo presente es, de nuevo, afrontar el desafío de la primera prueba en Barcelona para empezar la reconquista. Ahí estará, de nuevo, Cecilia Reiter, haciendo frente a su particular paradoja: frenar a las rivales y vencer la presión de jugar junto a la más grande.

 

Volverán sus fallos a penalizar doble. Sus aciertos sumarán la mitad. El éxito la apartará del escenario; los focos la señalarán en la derrota. Pero esta gladiadora argentina, generosa, irreductible, seguirá danzando en la pista, atormentando a las rivales con su zurda, resistiendo en la esquina con el alma. Sus rugidos liberarán la tensión; su sonrisa celebrará cada triunfo. Sus abrazos reforzarán la complicidad con su compañera.

 

Seguirá Reiter imperturbable ante la despiadada crítica de quienes, desde la grada, prefieren desdeñar los matices, despreciar los detalles, y seguir deglutiendo un padel en blanco y negro.

 

Cecilia-Reiter-en-prueba-Land-Rover-Padel-Tour-en-Marbella

Ceci Reiter, en el clínic de Land Rover Padel Tour en Marbella.

 

¿Te ha gustado la entrevista? ¡Anímate y compártela en las redes sociales! Y no olvides suscribirte al Boletín Padelazo para recibir todas las novedades de la web en tu email.

[wysija_form id=”1″]

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address