Una llamada nocturna irrumpe en el hogar de José Luis González. Inesperada, imprevista, traicionera. El mensaje que trae quiebra una voz, hasta entonces imponente; destroza la ilusión de un hombre entregado a una pasión; rompe un idilio de 5 años.

José Luis, El Negro, arropado ahora por su mujer y sus tres hijos, apenas encuentra consuelo frente a esta puñalada. Las lágrimas, incontenibles, convierten en un cuadro distorsionado de imágenes sin sentido la retransmisión televisiva de la final de la Copa del Rey de fútbol.

Así fue la ruptura de World Padel Tour con su speaker

El drama invade el corazón de este hombre que, de repente, se ve traicionado. Son las once de la noche del miércoles 16 de abril. “Al final no vas a estar, lo sentimos en el alma”. La sentencia, sin aviso previo, sucede apenas un mes antes de que eche a andar la segunda temporada del World Padel Tour; un espectáculo que, desde entonces, ha quedado afónico.

“Mi mujer estaba cocinando. Mis hijos en la mesa. A pesar de la alegría, la fuerza que trato de transmitir siempre; me quebré a llorar. No podía contener las lágrimas”.

El Negro charla con Padelazo. Recuerda ahora aquel duro golpe, durísimo para alguien que, desde 2009, le ponía voz al circuito profesional de padel. Primero, con Padel Pro Tour. Después, con el World Padel Tour. “Me ha afectado muchísimo. Más de lo que yo hubiera imaginado”.

La decisión, según El Negro, es de la organización del circuito. “Cuatro semanas antes de empezar el circuito, yo estaba dentro.”–cuenta el afectado–“ La última conversación que tuve con Estrella Damm me dijeron Negro, contamos contigo, que sepas que contamos contigo”.

Los motivos de la decisión de apartarle, sin embargo, no trascienden. “La responsabilidad es de World Padel Tour. No se me dio derecho a negociación. No es un tema económico”, afirma el que fuera speaker del circuito que, si acaso, apunta a un episodio como posible origen del conflicto.

“Creo que todo nace de un malentendido. En una decisión que tomé en su momento de no viajar a Argentina (en 2013 con el World Padel Tour). No llegamos a un acuerdo. Hubo quien en las redes sociales animó a que me llevasen a Argentina. Y ahí surgió el malentendido”.

De ahí parece surgir una fractura que se antoja ya irreparable. “No tengo esperanzas. No creo que pueda volver. Creo que World Padel Tour no quiere a El Negro”.

Inicio de El Negro en el padel profesional

Ha tardado este argentino de Mar de Plata en asimilar la despedida. “Es culpa mía porque al padel profesional le he dado un lugar muy relevante en mi vida”. Y eso que llegó a España, en el año 2000, sin conocer este deporte. “En el 2007, conocí el padel. España fue el país que me hizo conocer el padel y amarlo”.

Un año después, presenció el primer partido de padel profesional. Era una prueba del Padel Pro Tour en el Parque de la Riera, Mallorca. “Me fascinó ver a los jugadores profesionales. No conocía a nadie. Eran todos paisanos míos y no sabía quienes eran”, reconoce El Negro.

Allí contactó con el entonces presidente del circuito, Manuel Hernández, para una entrevista. “Al finalizar, le dije que me había encantado lo que había visto, pero que le faltaba algo”. El Negro trató de aportar su mirada procedente del mundo del espectáculo, de los eventos, de la comunicación. “Le dije que le hacía gratis de speaker y que luego él decidiera si le gustaba”.

Ahí comenzó la relación de El Negro con el padel profesional, un amor a primera vista que incorporó esta disciplina a su pasión. Así se refleja en el tatuaje de su antebrazo izquierdo, un símbolo que une el fútbol, la natación, el ciclismo, el basket y el padel.

el-negro-3-speaker-world-padel-tour
El Negro, con Carolina Navarro y Ceci Reiter, en el World Padel Tour Granada 2013.

El Negro y los jugadores

Durante cinco años, la voz de El Negro resonó allá de donde el padel profesional encontraba su hueco. Presentando a los jugadores, animando el ambiente, elevando el espectáculo. Un ritual que fue creciendo a la par que su relación con las estrellas del circuito. “Convivir con ellos, viajar con ellos, eso te hace establecer una amistad”, relata El Negro que señala como clave de ello su carácter abierto y sincero. “Creo que soy una persona transparente, honesta, sencilla. La mayoría de los jugadores son así. Nunca tuve interés por nada. Ellos lo vieron. Ni cuando era aficionado. Jamás tuve interés ni en un autógrafo ni en pedirle una camiseta a un jugador”.

De aquella relación, el ex-speaker logró la inspiración para sus originales presentaciones y también le proporcionó un sentimiento de respeto inquebrantable hacia los jugadores. “El respeto a los jugadores es lo máximo para mí. Siempre he procurado que mi presentación ayudase a subir al jugador que entraba en la pista”.

Motivación, respeto, admiración. El Negro es un fan incondicional de los jugadores profesionales de padel. “Sigo siendo aficionado de estos jugadores que son la hostia”. Aunque también este argentino ha dejado huella en las estrellas del circuito. Lo ha percibido en la reacción que su despido del WPT ha generado. “Prácticamente todos los jugadores me han llamado”, afirma.

el-negro-speaker-world-padel-tour
El Negro participa como animador en algunos torneos.

La esperanza de volver como speaker del World Padel Tour

No parece posible, sin embargo, que se pueda cumplir su anhelo de volver al circuito. Al menos, no a corto plazo. Aunque durante un tiempo, El Negro albergó la esperanza de que la situación se recondujera y pudiera volver a empuñar el micrófono azul en cada uno de los escenarios del circuito.

De hecho, durante algunas pruebas de la presente temporada, Jose Luis, en su casa de Mallorca, estuvo listo, preparado, dispuesto a dejarlo todo en el momento si esa ansiada llamada se hubiera producido. “Para las pruebas de Barcelona y Badajoz, me preparé las presentaciones, busqué la música, llamé a los jugadores… Por si volvía”, reconoce El Negro que, sin embargo, ya “lo he dejado de hacer” porque es algo que “me duele mucho“.

Todavía hoy, una llamada lo cambiaría todo. “Sí, hoy volvería”. Más aún cuando no le convencen las sustituciones que World Padel Tour ha probado como speaker. “Ha sido como un divorcio. Primero sentí dolor, nostalgia y, sin darme cuenta, se ha transformado en rabia”. Este profesional se sintió “burlado”, afirma tras haber visto “cuatro speaker diferentes en tres torneos”. No se siente indispensable, pero no tiene claro que “si echas a un bailarín, no es para traer a un cantante”.

El apoyo recibido en este tiempo de los jugadores, de algunas empresas y de la afición a través de las redes sociales ha ido creciendo conforme arreciaban las críticas hacia los sustitutos de El Negro. Facebook y Twitter han centrado las reivindicaciones del público aficionado al padel sobre la vuelta del speaker. “La afición del padel me ha hecho llorar”–afirma El Negro–”sólo mi mujer sabe lo que he sufrido”.

Proyectos de futuro alejados del padel

Aunque todo ello no ha sido suficiente para cambiar la decisión de World Padel Tour. Por eso, el argentino trata de ir desvinculándose. “Es culpa mía porque al padel profesional le he dado un lugar muy relevante en mi vida. Por cariño, por afecto, pero también por egocentrismo. No soy vanidoso, pero todos tenemos ese ego. La gente te saluda, te quiere, es algo lindo”.

En la actualidad, El Negro colabora con una columna sobre padel en el Diario Mallorca. Se implica en la organización de algún circuito allí, y es el coordinador de Eventos del gimnasio Fit Point en la isla balear. El año que viene, sin embargo, José Luis González tal vez se desvincule profesionalmente del padel. Además de las conversaciones que mantiene para ejercer de speaker con un equipo de baloncesto y uno de fútbol; para 2015, “tengo ofertas de trabajo muy importantes, tres propuestas, una de ellas relacionada con el padel y las otras dos, no”.

Y es que, tiene claro que este deporte “me ha dado mucho y me ha quitado mucho”. En concreto, horas, días y semanas sin su familia, su mujer y sus tres hijos.

“Renuncias a la playa, a cumpleaños, a todo. Me he perdido aniversarios, hay familia de mi mujer que no conocía”, lamenta El Negro que tiene claro que “no voy a hacer pasar a mi familia otra vez por esto”.

Y aunque El Negro, pese a todo, se siente “agradecido a Estrella Damm y a World Padel Tour por haberme dado la oportunidad en su momento como lo hizo también Padel Pro Tour“, tardará tiempo en olvidar las oportunidades que rechazó por su vínculo con el circuito profesional. “Tenía contratos muy buenos sobre la mesa, que económicamente eran mejores. No los acepté por mi compromiso con World Padel Tour“.

Todo eso queda ya atrás. El eco de la voz de El Negro resuena aún en el padel aunque su presencia empieza a diluirse.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address