La cabeza inclinada hacia adelante, la mirada clavada en la moqueta, brazos en alto y la palma de la mano derecha sobre la cara de su pala. Con su compañero y sus rivales saliendo de la pista, por una vez, el de Pehuajó reclama los focos para protagonizar una escena casi inédita. Todo un número uno apelando a la indulgencia del público. La súplica de perdón del más grande. La humanización de un mito del padel.

 

La escena se produce al finalizar la semifinal del Estrella Damm La Nucía Open. Un día antes, en cuartos, el argentino y su compañero Pablo Lima protagonizan un feo incidente con un sector del público.

 

Bela, tras ser increpado durante una parte del duelo que libra ante Cristian Gutiérrez y Agustín Gómez-Silingo, le dedica un pelotazo a una zona de la grada donde se concentraban algunos de sus detractores.

 

La mala fortuna provoca que la pelota que lanza, tras algún rebote, golpee a un menor y a una mujer. No es un impacto cualquiera. La fatalidad hace que la aficionada, recién operada de cataratas, reciba la colisión en el ojo, por lo que precisa de atención médica en un hospital de la zona.

 

Un aficionado presente (se identifica como el compañero sentimental de la chica afectada) contacta con Padelazo para explicar lo ocurrido de diferente manera: “Cuando acaba el partido, Bela tira un globo al público pero Lima lanza un misil, hay varios testigos que han dado su testimonio y ese es el que le da a mi chica en su ojo que no está recien operado de cataratas, es algo más grave, la operaron de jovencita de cataratas, lleva una lentes intraoculares en los 2 ojos y estaba operada con laser del noviembre del año pasado”.

 

Bela nos ha pedido perdón y se ha interesado por nosotros pero de Lima no sabemos nada, lo que les pase deportivamente es cosa del comité de disciplina pero lo que está claro es que eso no puede volver a ocurrir.”

 

Más allá de los detalles de los hechos, el error de Bela (y de Lima) es mayúsculo. El lanzamiento de una bola al público, al margen de su intencionalidad, es una temeridad, una irresponsabilidad impropia de un profesional, más aún, de jugadores de su talla.

 

disculpa-belasteguin-en-redes-sociales

Bela se refirió a ello a través de las redes sociales.

 

disculpa-pablo-lima-en-redes-sociales

Pablo Lima también comentó el incidente a través de los perfiles de redes sociales.

 

Las disculpas de Bela produjeron poco después del partido directamente a los afectados.

 

disculpa-belasteguin-2-en-redes-sociales

 

Al día siguiente, tras la semifinales, el propio Bela protagonizó esa inusual estampa pidiendo disculpas al público desde la moqueta, un perdón que también reclamó en los micrófonos de World Padel Tour y a través de la megafonía.

 

 

La relación de Bela con la grada

 

Opinión: Bela y el público

 

En Mallorca, en Málaga, en La Nucía. El vínculo de Fernando Belasteguin con la grada es singular. Una relación de odio (durante el juego) y amor (tras cada victoria).

 

Al argentino se le exige más que a cualquier otro. A cada gesto, a cada acción del número uno se le busca un sentido oscuro, una intención maliciosa.

 

En la final de Málaga, a los tres minutos de partido, parte de la grada ya le había dedicado silbidos que le reprochaban sendos pelotazos a Juan Martín Díaz. No ocurrió igual cuando el bolazo se lo llevó él.

 

fernando-belasteguin-estrella-damm-la-nucia-open-2015

Foto: WPT.

 

En los cuartos de final de La Nucía, una parte del público le recriminó al argentino varios pelotazos a un rival. En la protesta, parece que algunos aficionados fueron más allá y se adentraron en el territorio de la descalificación o el insulto. El jugador respondió.

 

 

Cada vez que tiene un micrófono delante, Bela lo repite como un mantra. En Málaga lo hizo también en declaraciones a Padelazo.com: “No pasa nada. La gente que siga haciendo lo que quiera. No tengo ningún problema. Ahora me voy a quedar a firmar autógrafos y sacarme fotos el tiempo que haga falta”, afirmó al terminar la final en el Martín Carpena.

 

Pero no es cierto. Bela es humano. La insistencia de algunos sí acaba perturbando el ánimo de este gladiador. Los silbidos le hacen crecer; los insultos, el menosprecio le hacen estallar. Así ocurrió en la prueba alicantina.

 

El de Pehuajó explotó. Los hechos explican una reacción que no es aceptable en absoluto. Belasteguin y Lima olvidaron su responsabilidad como profesionales cuando se encararon con algún aficionado y, sobre todo, cuando lanzaron la pelota. Los aficionados que abuchearon a los jugadores obviaron, por desconocimiento o por desacuerdo, que los pelotazos en el padel profesional son un recurso habitual que todos utilizan, aunque sólo a algunos se les penaliza. Agustín Gómez-Silingo, uno de los rivales del de Head esa tarde, se manifestó así al respecto.

 

opinion-gomez-silingo-polemica-la-nucia-belasteguin

¿Habrá sanción a Bela de World Padel Tour?

 

Al día siguiente de los hechos, el propio circuito anunció a través de las redes sociales que hoy martes 25 de agosto, el Comité de Disciplina Deportiva analizará los acontecimientos.

 

anuncio-world-padel-tour-comite-disciplina-belasteguin

 

La acción de Bela y Lima podría ser considerada como infracción muy grave si el citado órgano la encuadra en el apartado C del Artículo 22 del Reglamento de Disciplina Deportiva de World Padel Tour.

 

En dicho epígrafe se detallan las infracciones muy graves de los y las jugadoras entre las que se encuentran “los comportamientos, actitudes y/o gestos agresivos y/o antideportivos, que revistan una especial gravedad, cuando se dirijan a jugadores/as, juez-árbitro, árbitro, técnicos, espectadores, organizadores, miembros del WPT o cualquier persona relacionada con el torneo o la competición, así como las declaraciones públicas que inciten a la violencia”.

 

Y subraya en el citado apartado como objeto de dicha infracción “el abuso físico, entendido como agresión a jugadores/as, juez-árbitro, árbitro, técnicos, espectadores, organizadores, miembros del WPT o cualquier persona relacionada con el torneo o la competición”.

 

Las posibles sanciones que establece el Capítulo II de este reglamento oficial para las infracciones muy graves van desde las multas económicas (que oscilarán desde 3.000 euros a 15.000 euros) hasta la expulsión definitiva del World Padel Tour.

 

La clave está en la calificación que los responsables de analizar el caso hagan de los hechos ocurridos. A tenor de las imágenes de televisión, la acción de Bela y Lima parece un gesto irresponsable y no un intento de agresión con lo que, en todo caso, una sanción económica podría resultar.

 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address