Son ciertamente fabulosas. Cuando el viento sopla a favor, desde luego. Potentes, afiladas, imperiales. Pero lo son aún más cuando la corriente les empuja hacia el otro lado. Cuando las rivales tratan de provocarles dudas, de someterlas a un enigma incierto, de obligarles a hacer aquello que les disguta. Ahí, en ese adverso escenario, la respuesta de Mapi y Majo Sánchez Alayeto crece y crece hasta alumbrar la verdadera categoría de las actuales reinas del circuito World Padel Tour 2015.

 

Dubai contempla un nuevo ejercicio triunfal de las hermanas de Star Vie, esta vez con Alejandra Salazar y Marta Marrero como espléndidas rivales en la final, una ecuación que se reproduce por quinta vez en la temporada.

 

La pareja número dos alcanza ese último peldaño tras superar una pugna agónica de cuatro horas ante Patty Llaguno y Eli Amatriain (6-3, 4-6 y 7-6), un triunfo que les sitúa en su sexta final, aunque parezca mentira, en busca su segundo título del año.

El hambre de Salazar y Marrero se advierte desde el principio. Enchufadas al máximo, estrenan con un break el duelo contra las gemelas.

 

Las aragonesas, nada contundentes en el arranque, ceden a la primera. Es el saque de Mapi el que sucumbe a la cuarta oportunidad, cuando su hermana estrella en el lateral un remate directo (0-1).

 

Ale y Marta consolidan la rotura (0-2) y establecen una brecha que, ante las números uno, nunca resulta suficiente. Porque Mapi y Majo recurren al manual Sánchez Alayeto. Es su propio ADN. En caso de duda o extravío, la ruta está clara. Siempre. Paso al frente, atrevimiento, determinación.

 

Lo sienten las hermanas. Lo sufren las rivales. El efecto se aprecia de inmediato. El saque de Salazar se tambalea con estrépito. Un 0-40 que acaba irremediablemente en break (1-2) con las gemelas imponiendo su dictado.

 

Aparecen los atajos hacia la cinta. La defensa, para Mapi y Majo, es el primer paso de su ofensiva. Una breve trámite que le permite desplegar su incisivo juego. Un globo, una chiquita, una volea cruzada. Las hermanas huyen del cristal de fondo para dar rienda suelta a un intimidante ataque que multiplica la velocidad de la bola cuanto más próxima está la cinta.

 

Tras cerrar la fractura (2-2), las de Star Vie despegan. En total, es un apoteósico parcial de 7-0 el que infligen a sus oponentes. Anuladas. Desconcertadas. Desfiguradas. Con demasiadas preguntas para tan escasas respuestas. Tras ese inicio fulgurante, Salazar y Marrero acaban engullidas en el primer acto por la prodigiosa reacción de sus contrarias (6-2).

 

La reacción de Salazar y Marrero

 

En el segundo set, sin embargo, Ale y Marta frenan el desplome (1-1). El anterior precedente, la final de Madrid, ofreció un fabuloso intercambio de golpes, lleno de alternativas, entre las dos mejores parejas del circuito este año. Ahora, en territorio dubaití, se reproduce la intensa pugna gracias a una respuesta formidable de la canaria y la madrileña. Ocurre cuando la de Head afila el juego y la de Black Crown da un paso al frente para exhibir a la imponente jugadora que, hasta ahora, sobrevivía confinada en la mazmorra por dictado de sus contrarias.

 

Así que, de pronto, sufren las gemelas. Extravían el rumbo hacia la cinta. Pierden la iniciativa. Salazar se impone en un duelo cara a cara a Mapi y pulveriza el saque de Majo (1-2). El break retrata ese cambio de inercia. Marrero, soberbia, emerge desde el revés, valiente, agresiva. A su lado, Ale es una cuchilla diabólica que alterna la malla en el cruzado con un fino y preciso paralelo que atormenta a Majo y le impide ganar metros.

 

Todo ello, en una moqueta distinta, muy diferente a la que hasta ahora han jugado, y que penaliza, sobre todo, la velocidad de las aragonesas. Salazar y Marrero a punto están de ampliar la renta en un kilométrico quinto juego en el que incluso disponen de una opción de rotura que aborta de manera brillante Majo (2-3).

 

Pese a la adversidad, reaccionan las de Star Vie y casi devuelven el equilibrio al marcador en el octavo. Disponen de un 0-40 al saque de Alejandra que se esfuma inexplicablemente. Tienen aún otra opción de quiebre pero Marrero aleja el peligro con una bajada de pared que no puede devolver Majo (3-5).

 

La ocasión perdida hace mella en las hermanas y ensalza a la pareja número dos que, con un break, abrochan el set e igualan el duelo (3-6).

Mapi y Majo sí aprovechan su opción

 

A esas alturas, Salazar y Marrero parecen haber encontrado la fórmula. Su despliegue, sólido y atrevido, ha conseguido desdibujar, llenar de dudas e incertidumbres a las reinas del circuito. Al comienzo del tercer set, en los mejores momentos de Ale y Marta, un nuevo quiebre inclina el encuentro a su favor (0-2).

 

La madrileña de Head es indescifrable para sus contrarias. Apura en cada envío, abre huecos y arrincona a las gemelas en las esquinas. Marta, incisiva, potente, se despliega con firmeza y amenaza en cada bola desde la cinta.

 

Pero, por más que las circunstancias les cierren el camino, las Sánchez Alayeto no se bajan del duelo. Todo lo contrario. De inmediato, devuelven el break (1-2) y anuncian batalla hasta la última bola. Majo y Mapi, esta vez, se ven obligadas a currarse más el camino hacia la cinta. Deben sumar millas y contar más golpes de lo habitual. Mérito absoluto de sus adversarias.

 

La pugna de todo ello resulta preciosa, con alternativas a cada lado de la red. Conscientes ambas parejas de que, al borde del desfiladero, cualquier error es fatal.

 

En el sexto, Ale y Marta firman un nuevo break (2-4). La respuesta de las gemelas llega de inmediato. Una rotura en el séptimo, de nuevo, aprieta las cifras en el electrónico (3-4).

 

Así, 25 juegos después, aún está en el aire el resultado de esta final femenina de la prueba de World Padel Tour en Dubai. Puro espectáculo en el Nad Al Sheba Sports Arena. Tras remontar el set inicial, Salazar y Marrero han tenido claras opciones de dejar atrás a sus rivales, de acelerar para conseguir su segundo título de la temporada. Su esfuerzo lo merecía. La admirable respuesta de sus adversarias, su fe y determinación en los momentos clave, lo ha impedido.

 

Y, de esta forma, en el noveno, Mapi y Majo son quienes asestan el golpe definitivo al saque de Marrero. El gran trabajo defensivo de las hermanas exige cada vez más a sus contrarias, faltas ya de frescura, tras las cuatro horas de semifinal y las más de dos horas que suman en este duelo. El desgaste y la presión de las de Star Vie acaban haciendo mella. Dos errores de Salazar, un revés y una bandeja, ambas a la red, entregan el saque de su compañera (5-4).

 

Ahora sí, las gemelas cierran el encuentro (6-2, 3-6 y 6-4) y conquistan en Dubai su séptimo título del año. Detrás de cada uno de ellos hay un relato diferente que explica la supremacía de las hermanas que han perdido apenas dos encuentros en toda la temporada (invictas desde Córdoba en mayo), la mutación de quienes hace un par de años cedían ante los contratiempos y ahora crecen frente a ellos, el salto de nivel de dos inconmensurables jugadoras que han aprendido a elevar la respuesta ante cada desafío.

 

Hoy lo han mostrado frente a dos adversarias dignas de admiración que acuden al banco exhaustas, vacías, satisfechas tras darlo todo, atormentadas tras no aprovechar sus opciones.

 

La última parada regular del circuito femenino World Padel Tour 2015 será en Valencia. Y de ahí, al Master Final.

Resumen final femenina World Padel Tour Dubai 2015.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address