Han pasado algo más de 48 horas desde que Paquito Navarro atravesara con su cuerpo uno de los cristales del fondo de la pista central del Estadio Nacional de Portugal.

La estremecedora secuencia ha conseguido que el padel salte de los medios especializados a los generalistas. Televisiones, periódicos y webs de toda la Península Ibérica, incluso de otros países, han emitido el accidente del jugador sevillano ocurrido en las semifinales del Master de Portugal.

Paquito acabó en el hospital, recibió sutura por varios cortes y, tras varias horas en observación, fue dado de alta. El genuino jugador de Bullpadel ya se recupera de sus heridas en casa, Incluso bromea en las redes sociales con el percance.

Afortunadamente puede hacerlo. Aunque, en el fondo, no es un asunto para chanzas. Todo lo contrario.

Silencio oficial: sin imágenes ni voces

El episodio ocurrido en el tercer master de World Padel Tour ha dejado en evidencia, de nuevo, la política comunicativa del circuito.

El accidente se produjo en plena retransmisión en directo. Cuando Paquito logró levantarse del lecho de cristales y abandonó junto a su compañero y su coach la pista, la realización televisiva decidió dedicarle un larguísimo plano sin sentido de hasta 35 segundos a la grada. No hubo ni un enfoque al jugador ni a la zona en la que se encontraba a pesar de que un operador de cámara fue uno de los primeros en acercarse a la zona del incidente.

Espeluznante accidente de Paquito Navarro en Master de Portugal

Accidente de Paquito Navarro: rotura del cristal en #WPTPortugalMaster

Publicada por Padelazo.com en Sábado, 22 de septiembre de 2018

Pero de Paquito no hubo imágenes. No era una cuestión de morbo sino de información. Ocurre en muchos deportes, como el ciclismo, las motos o el fútbol, por citar algunos. World Padel Tour, en cambio, quiso ocultarlo y llegó a cortar la emisión sin avisar siquiera al narrador que hablaba con los comentaristas de lo ocurrido y quedaron con la palabra en la boca.

El silencio aún se mantiene. Han transcurrido dos días desde que esas imágenes hayan dado la vuelta por medio mundo y todavía nadie de World Padel Tour ha ofrecido explicación de lo ocurrido.

El discurso oficial: la mala suerte

¿Por qué el jugador andaluz atravesó la lámina de cristal de la pista como si fuese una cortina de agua? El circuito guardó un escandaloso silencio desde el primer momento y únicamente decidió poner frente a los micrófonos al presidente de la Federación Portuguesa de Padel, Ricardo Oliveira (promotora de la prueba), para que diera la cara en los primeros minutos.

El discurso del mandatario federativo luso giró en torno al infortunio. “Es algo que puede ocurrir en cualquier lugar del mundo”, afirmó Oliveira al tiempo que pidió disculpas públicamente y subrayó que la pista cumplía todas las especificaciones técnicas (copiadas según él de la Federación Española de Padel). El máximo representante del organismo portugués insistió en relacionar la causa del accidente con el hecho de que “hace mucho calor y hemos tenido mucha mala suerte”.

Más allá de eso, de World Padel Tour no hubo pronunciamiento al respecto. Ni de Mario Hernando, ni del Bebe Auguste, ni de nadie. La pieza subida al canal de Youtube sobre lo ocurrido fue locutada por Nacho Palencia quien comenzó la voz en off con el término “un desafortunado accidente” para denominar lo que le ocurrió a Paquito Navarro.

Y dado que fue la única versión difundida, se puede considerar oficial pero, desde luego, no es cierta.

No es mala suerte que estalle un cristal durante un partido y caiga en mil añicos sobre un jugador. Mala fortuna es el impacto de la pelota tras un rebote; una torcedura por una mala pisada o cuando la cinta desvía un tiro. Calificar lo que le ocurrió a Paquito Navarro de mala suerte no sólo es ofensivo sino que transmite un mensaje de incertidumbre, de riesgo, que no ayuda en nada a este deporte y deja en muy mal lugar a la organización.

¿De verdad se llega a romper un cristal por mala suerte? ¿De una de las pistas en las que se juega el mejor padel del mundo?

secuencia-accidente-paquito-navarro-rotura-cristal-wpt-portugal-padel-masters-2018

En la secuencia, Paquito salta hacia atrás tras golpear la bola buscando rebotar contra el cristal para tomar impulso hacia adelante. Es una acción que realiza con mucha frecuencia el jugador sevillano. También es propia de otros muchos jugadores, como Fernando Belasteguin. Les ayuda a salir hacia adelante sin tener que acelerar por sí mismos. Ahorran esfuerzo y toman impulso con mayor rapidez y menos desgaste. Forma parte de su juego. Lo hacen decenas de veces en cada partido porque confían en que la instalación de los cristales sea la adecuada para soportar esos impactos.

Paquito ejecutó esa jugada, una vez más, consciente de ello. Al parecer, según el único argumento hecho público, su error fue no tener en cuenta la opción de la mala suerte.

Negligencia o insuficientes medidas

Es difícil de aceptar que el cristal de una pista de padel se venga abajo en esas circunstancias y sólo se explique por mala suerte.

Alguna objeción al respecto parecieron tener Miguel Lamperti y Juani Mieres, los rivales del sevillano, pues mientras éste recibía la primera atención médica en el suelo junto a la pista, la pareja argentina mantenía una airada conversación con algunas personas al otro lado de la cancha acerca de los cristales.

De hecho, Lamperti zarandeaba las láminas y señalaba con vehemencia sus fijaciones. No parecía muy conforme con la instalación.

Lamperti y Mieres hablan sobre los cristales de la pista. ¿Qué ocurre?

Accidente de Paquito Navarro en #WPTPortugalMaster. Lamperti y Mieres hablan sobre los cristales de la pista central.

Publicada por Padelazo.com en Sábado, 22 de septiembre de 2018

Es poco probable que ellos compraran el argumento de la mala fortuna. En realidad, ningún jugador profesional debería hacerlo. Su seguridad no puede quedar al arbitrio de la fatalidad.

La realidad es que, a falta de explicación oficial, no hay muchas opciones para aclarar lo ocurrido en esa primera semifinal del Master de Portugal. Sólo dos argumentos posibles sirven para ello y en ningún caso recurren al infortunio.

El primero apunta a la negligencia. Paquito Navarro atravesó aquel cristal, simplemente, porque la instalación de la pista no era correcta.

El segundo argumento apunta en otra dirección. Acepta la versión del presidente de la Federación Portuguesa y asume que la pista se instaló conforme a la normativa vigente. Entonces, el jugador sevillano atravesó la pared de cristal porque las actuales directrices sobre la construcción de pistas de padel son insuficientes para eliminar este riesgo.

Ninguna de las dos son hechos constatados pero, prácticamente, se antojan como las dos únicas posibles más allá de la fatalidad. Lo que es seguro es que cualquiera de las dos posibilidades (elijan la que quieran) requiere de una intervención inmediata de la organización para corregir, en el primer caso; o prevenir, en el segundo.

Sacar pecho y esconder la cara

Lo sucedido hubiera merecido una explicación pública de algún directivo de World Padel Tour. Hace unos días el circuito sacó pecho públicamente por la feliz renovación del grueso de jugadores y jugadoras por cinco años más. Durante las retransmisiones, el narrador y sus compañeros reiteran con insoportable frecuencia la consigna oficial sobre la incomparable excelencia de la actual competición.

NO TE PIERDAS ESTO:   World Padel Tour saca pecho al anunciar la renovación del circuito profesional de padel

Ahora, frente a un incidente que pone en riesgo la integridad de uno de los jugadores; ante unas imágenes que traspasan fronteras, se vuelven virales y no dejan en buen lugar a la organización ni al padel; la maquinaria de Comunicación de World Padel Tour se gripa y pliega velas.

Es tarde pero todavía tienen la oportunidad de estar a la altura de la profesionalidad que pregonan para realizar una declaración oficial que aclare las causas de lo sucedido, o al menos, que anuncie que se investigarán con el propósito de implementar las mejoras necesarias para que no vuelva a ocurrir. Es un mensaje de tranquilidad, necesario, pertinente, de World Padel Tour al mundo; no del presidente de la Federación Portuguesa de Padel, por más que promocionara la prueba.

La única buena suerte

Paquito Navarro ya ha comenzado el proceso de curación de sus heridas. Se va a perder alguna prueba pero puede dar gracias. Lo suyo, en verdad, no fue mala suerte. Todo lo contrario. Hoy celebramos su buen humor y ansiamos verle en la pista de nuevo porque la buena suerte así lo estableció. Fue la única intervención del azar en este lamentable suceso.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address