Dos tie break deciden todo un título. El segundo de la temporada, el Logroño Open 2019. Probablemente, sea la mejor forma de establecer la distancia que separa hoy a estas dos parejas: prácticamente ninguna.

Final masculina WPT Logroño Open 2019

El acoplamiento de Paquito Navarro y Juan Lebrón está siendo asombroso. Hasta el punto de poder hacerle frente a los números uno, Maxi Sanchez y Sanyo Gutiérrez. Una noticia formidable, primero para ellos; y desde luego, para el padel.

Ambas duplas han disputado las dos primeras finales WPT de la temporada. Son cuatro sets y tres de ellos han acabado en la muerte súbita. La anomalía, en verdad, fue el primer acto de la final de Marbella.

NO TE PIERDAS ESTO:   Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez marcan territorio y conquistan el Master de Marbella 2019

Porque lo cierto es que esta confrontación de estilos entre ambos dúos promete grandes jornadas de padel este año. Como la que ofrecen en Logroño, un duelo marcado por un equilibrio apasionante.

Los saques manda con claridad. La rapidez de la bola en esta pista favorece el juego eléctrico de ambas parejas cuando les toca mandar con el servicio.

Son cuatro jugadores excelentes con el remate por lo que el globo es un recurso que requiere una precisión extrema. La presión con la voleas asfixia esa posibilidad.

Aún así hay algunas opciones de quiebre en el primer acto. En concreto, 5 para Paquito Navarro y Juan Lebrón; 3 para Maxi Sánchez y Sanyo Gutiérrez. Pero no logran aprovechar ninguna. La valentía de quienes deben defenderla se eleva ante la opción de quienes buscan quebrar.

La situación conduce irremisiblemente al tie break. Ahí, sin embargo, se elevan los puntanos, más fiables, de momento, en esos instantes críticos. Es Lebrón quien flaquea al inicio y propicia una fractura inicial favorable a sus contrarios que acaba resultando definitiva (7-6).

paquito-navarro-juan lebron-final-masculina-logrono-open-2019
Foto: WPT.

Mismo guión en el segundo set

El segundo parcial mantiene el relato. Buscan ambas parejas el break. Maxi niega espacios y percute con la pegada. Su posición es clave para contener a Paquito al fondo y frenar las acometidas de Lebrón. Sanyo maneja desde la línea de saque y deja asomar su remate con una efectividad tremenda. Tienen opción de rotura. Y no una. Dos bolas en el tercero y 4 bolas en el séptimo. No aciertan a transformar ninguna de ellas.

Tampoco Paquito y Lebrón pueden romper. Encuentran una rendija en el segundo. También en el octavo juego. Pero se quedan en blanco.

Así que el tie break, de nuevo, se formula como la solución del segundo set. En este caso es aún más ajustado que en el primero. Los andaluces asumen riesgos y se sitúan con un 5-3 sobre el alambre con un saque a favor. Están a dos puntos de provocar un tercer set. Se señala la sien Lebrón para reclamar cabeza. Pero la valentía de los números uno reduce la brecha y, finalmente, les eleva hasta el título (7-6 y 7-6).

Logroño corona así a Maxi y Sanyo, ciudad que ya premió el talento del de San Luis en 2012, tras su victoria en la final del torneo PPT que ganó junto a Seba Nerone (contra Bebe Auguste y Pablo Lima).

Siete años después, Sanyo vuelve a elevar los brazos al cielo de la capital riojana; esta vez lo hace como número uno indiscutible junto a Maxi Sánchez para celebrar su segundo entorchado de la temporada 2019. No son imbatibles, desde luego, pero su fórmula, hoy por hoy, es la más fiable.

La derrota, sin embargo, confirma que Paquito y Lebrón están ahí. Y cada partido jugado es un paso más hacia adelante de una pareja llamada a conseguir grandes cosas en este incierto comienzo de temporada World Padel Tour.

Así fue el triunfo de Sanyo hace 7 años en Logroño

Tal vez te interese…

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address