Sólo hay una manera justa de empezar esta crónica de la final masculina del Estrella Damm Valencia Open 2019: pidiendo perdón. No hay otra forma.

Podría fijar la atención en algún aspecto de la tremenda batalla táctica que libraron las dos parejas. Podría poner en valor la pugna psicológica que mantuvieron los finalistas. Podría destacar la maratón de pádel que afrontaron los cuatro jugadores. O, por supuesto, ensalzar el fenomenal espectáculo que ofrecieron.

Pero nada de ello resarciría el error cometido el día antes. O el anterior. O el otro. Tal vez cuando cayeron los números 1 de manera sorprendente en octavos. O incluso, puede que desde el momento en que se sorteó el cuadro.

Porque, en cada uno de esos instantes, el duelo de semifinales que cruzaba a Paquito y Lebrón con Galán y Lima ofrecía “un aroma a final anticipada”. Así lo reflejé, incluso, en alguna de las crónicas escritas en estos días de competición en Valencia.

Y ello, sin duda, ha sido un absoluto menosprecio al enfrentamiento que durante dos horas y media conmueve a una público admirado en La Fonteta.

ale-galan-final-masculina-estrella-damm-valencia-open-2019
Foto: WPT.

La verdadera final del Open de Valencia

Aroma a final anticipada ¡Ay, esa maldita expresión! Una despreciable frase hecha, un recurso tan fácil como vulgar. Pecado mortal de cualquier periodista, desprecio absoluto al lector. Los lugares comunes son la inspiración de los vagos, el refugio de los mediocres. Y en ese lodazal me retocé sin miramientos cuando caí en la tentación de minusvalorar el duelo por el título que iban a protagonizar Galán y Lima contra dos veteranos ilustres.

Y todo fue porque se me ocurrió atender los cantos de sirena del ranking.

Porque sólo quise ver la trayectoria de ambas duplas este año, con Galán y Lima, ya finalistas; frente a Silingo y Allemandi que hasta Valencia ni siquiera habían cruzado de cuartos.

Porque sólo observé que el precedente de semifinales, con los cabezas de serie número 3 derrotando a los favoritos andaluces, también señalaba en la misma dirección.

Todo ello fue, definitivamente, un error mayúsculo porque ignoré el talento, la experiencia, el coraje y la historia de dos jugadores imponentes: Agustín Gómez Silingo y Adrián Allemandi.

Ellos, derrotados en la final, salieron vencedores ante los descreídos que les cuestionamos el derecho, no ya a ganar, sino siquiera a ser competitivos. Sólo por ello, aquí debería acabar este artículo, con esta asunción pública de culpa y la promesa de no repetir el fallo.

Pero el acto de contrición quedaría incompleto porque la actuación de los argentinos merece ser contada. Todavía más por quienes anunciamos que la verdadera final ya se había disputado.

tito-allemandi-final-masculina-estrella-damm-valencia-open-2019
Foto: WPT.

La final masculina de Valencia: uno de los mejores partidos del año

Y no fue así. El mejor partido del torneo, probablemente uno de los mejores de toda la temporada, tiene lugar en la central instalada en este Pabellón Fuente de San Luis con el título del Estrella Damm Valencia Open 2019 en juego.

Un platense a un paso de cumplir los 36 años y un neuquino que este año celebra los 39, tienen una enorme responsabilidad de que esto sea así.

La exhibición de pádel que ofrecen en esta final es memorable. Su ejercicio de coraje, talento y oficio plasma a la perfección la receta elaborada en el laboratorio de Rodri Ovide. La recompensa la encuentran pronto. En el segundo juego asaltan el saque de Alejandro Galán y toman ventaja (0-2). Pero les dura poco la alegría.

El madrileño se encarama a la cinta y Lima, desde el fondo, maneja a Allemandi. Recuperan el gobierno del juego y así consiguen devolver el golpe para recuperar al resto la ventaja cedida (2-2).

La nueva pareja que se estrena en Valencia impone su trazo en este tramo, algo previsible sobre el papel, e incluso tienen opción de volver a romper en el quinto pero sus rivales despejan la amenaza (3-2).

Silingo y Allemandi no se destemplan en ningún momento. Tienen clara su hoja de ruta. Procuran sostener la red con el imponente despliegue de La Bestia pero, cuando se ven superados, aprietan desde el fondo para dificultar que sus rivales afilen la volea.

En este sentido, el trazo de los argentinos es sobresaliente. A punto están en el sexto de conseguir otra rotura al saque de Galán pero un error de Allemandi con el globo lo impide (3-3).

Aunque el marcador anuncie la equidad del tanteo, en el juego los de Ovide se muestran un punto por encima. A Galán, el partido le supera en esta fase. Al madrileño le niegan la pista para imponer su eléctrico juego y le aprisiona el muro de Silingo, capaz de sostenerle el cara a cara sin problemas, y la endiablada movilidad de Allemandi, atento a cualquier ángulo y espacio.

Pese a ello, no logran despegarse de la dupla hispano-brasileña y eso que llegan a gozar de tres bolas de set para culminar su atrevimiento en el primer parcial. Por eso, llegan al tie break y ahí, con algo de suspense (desperdician un 5-0 y un 6-2), amarran el set (6-7).

agustin-gomez-silingo-2-final-masculina-estrella-damm-valencia-open-2019
Foto: WPT.

Silingo y Allemandi rozaron el triunfo

En el segundo capítulo, Silingo y Allemandi mantienen el pulso. Defienden con mucha firmeza, haciendo incómodo el ejercicio ofensivo de sus contrarios, y atacan con mucho acierto. Cuando toca sufrir, saben hacerlo. Como en el cuarto juego cuando superan dos bolas de break al saque de Gómez Silingo tras una respuesta sublime de Allemandi (2-3).

Enfrente, con Galán, fuera de foco, convertido en un espectro, sostiene el juego Pablo Lima, como ocurrió durante un buen tramo de las semifinales. Tan irreconocible se muestra el español de Adidas que sus rivales cambian de diana y le buscan por alto dado el escaso atrevimiento que hoy tiene con su pegada.

Sin embargo, sus contrarios no aprovechan la situación. Hasta tres bolas de rotura tienen en el noveno, tres opciones de abrir una brecha que podría resultar definitiva, tres oportunidades para enfilar el camino del primer título grande para ambos en la era World Padel Tour. Es su momento.

Pero no lo consiguen, en gran parte, por el desempeño prodigioso de Pablo Lima, que no duda en ningún momento (5-5). El brasileño, sin duda, sale reforzado de este encuentro por su temple y su capacidad de liderazgo.

Entonces, las oportunidades perdidas dejan paso a las que sí aprovechan los otros. En el duodécimo, al resto, Lima y Galán encuentra una mínima rendija, apenas una fisura, para finiquitar el set in extremis (7-5) y provocar el desenlace.

ale-galan-2-final-masculina-estrella-damm-valencia-open-2019
Foto: WPT.

Galán y Lima doblegan la resistencia rival

En el tercero, el aspecto físico es un factor que adquiere mayor protagonismo. Allemandi, en el descanso, solicita atención del fisio por un pinchazo en el hombro. La pugna es dramática.

El recital de La Bestia y de su compañero sigue manteniendo a raya a sus adversarios que, ahora sí, han dado un paso al frente. Sobre el trazo de Lima se ha reenganchado Ale Galán que, sin ofrecer su versión más deslumbrante, resulta suficiente para subir la presión sobre los argentinos.

En el cuarto juego, Silingo y Allemandi levantan dos bolas de break en contra. El ejercicio de resistencia de ambos es admirable aunque el cansancio se cobra su peaje. Hace mella sobre todo en Tito Allemandi quien, tras un partido impecable, resbala en el octavo. Galán y Lima encuentran la rotura que resulta definitiva (5-3).

Con saque propio, el dúo hispano-brasileño rubrica el triunfo (6-7, 7-5 y 6-3) y consagra su unión con su primer título juntos; el primero del año, por cierto, para Pablo Lima.

Silingo y Allemandi pierden la final pero acaban siendo vencedores. Los derrotados fuimos quienes olvidamos quiénes eran.

Video Resumen Final masculina Estrella Damm Valencia Open 2019

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address