Sopla el viento en la sufrida pista central instalada en los Jardines del Casino de Estoril. Pero el verdadero vendaval, sin embargo, se nota a ras de pista, en plena disputa de la final femenina del Cascais Padel Master 2019.

NO TE PIERDAS ESTO:   Galán y Lima conquistan el triplete en el interminable Master de Portugal

Final femenina Cascais Padel Master 2019

Ahí, tras un inicio tenso, igualado, es la pareja 2, las aspirantes al trono, la que libera su pádel y hace sufrir a las números 1. Con Ariana Sánchez como sostén infalible del juego y Alejandra Salazar como ariete mortal, Las AS dan continuidad al enorme torneo que han protagonizado en suelo portugués.

La final la alcanzan sin ceder ni un set. Y, además, lo hacen con un contundente triunfo en semifinales ante las gemelas Sánchez Alayeto a las que dejan KO sin opción de respuesta (6-2 y 6-0).

Han sufrido más sus contrarias en el trayecto. Las Martas, que defienden el uno en esta prueba, tuvieron que hacer parada en la temible estación de Patty y Eli y, de ahí, con independencia del resultado, se sale con plomo en las piernas y el corazón en un puño (4-6, 6-1 y 6-2).

Las AS no aprovechan su dominio inicial

El duelo por el título, traspasado al lunes a refugio de la lluvia, amanece equilibrado. Ambas duplas buscan imponer su dictado en una contienda que trasciende el título y apunta a la cima del ranking World Padel Tour.

El precedente era el Master de Madrid. Allí también porfiaron por la corona; unas por defenderlas, otras por arrebatarla. No hubo duelo. Ni siquiera pudieron alcanzar la final ninguna de las dos duplas.

En Cascais, a pesar del clima, el cara a cara entre las mejores es inevitable. Y la iniciativa al principio corresponde a Las AS que despuntan antes que sus contrarias y, en el quinto juego, conquistan el saque de Marrero (2-3).

En el duelo cruzado de madrileñas, se impone Salazar a Ortega en este tramo. Padece un calvario la perla de Adidas en el arranque ante el trazo afilado de Ale mientras Ari le da palique al juego desde el revés con mucho tino.

Consolidan la conquista en blanco (2-4) y se postulan como firmes candidatas a llevarse el primer parcial. Pero sus rivales no se descuelgan. Todo lo contrario.

El sol aprieta en lo alto y atrapa entre sus destellos la bola en cada globo cuando vuela desde uno de los lados de la pista. Lo leen bien Las Martas que buscan esa vía para incomodar el dominio de Ari con su bandeja.

Así, en el octavo, afloja el paso la pareja 2 y se encaraman en la red sus rivales para devolver el break (4-4).

Con el dominio del juego ya en discusión, Salazar y Sánchez resisten el empuje de Las Martas y, con un ejercicio defensivo encomiable, firman una nueva rotura que las sitúa en disposición de cerrar el set con su propio saque (4-5).

Pero, a esas alturas, la figura de Marrero ha irrumpido ya de una manera abrumadora. La canaria de Black Crown pide pista y protagoniza una actuación portentosa que cambia el signo del encuentro.

En esta final se esfuerza la imponente jugadora en apretar mucho por abajo, firme, con su poderoso revés y su derecha profunda, para incomodar la volea de sus contrarias, en especial la de Ari, para evitar que domine, para fijarla en la red. Y, a partir de ahí, Marrero le busca los pies o la mide por alto; en cualquier caso, le achica pista de inmediato con una determinación feroz hasta que, en la red, impone su pegada.

Llega el break que vuelve a igualar el marcador (5-5) pero es mucho más que una rotura. En verdad, ahí aflora una vía de agua que Marrero, con su enérgico paso, y Ortega, con su infatigable vaivén, explotan sin piedad.

Se anotan en blanco el undécimo y, a continuación, asestan el golpe definitivo que evita el tie break y abrocha el set (7-5).

Marrero y Ortega, imparables

La remontada de las números uno es brillante. No aflojan las de Juan Alday que fluyen al paso que marca Marta Marrero; sin duda, la jugadora de la final. Su pegada deslumbra, desde luego, aunque es su juego intenso, atrevido; su vocación más ofensiva hoy que nunca, su avance permanente hacia la red para mandar, lo que desestabiliza a sus adversarias.

Las AS, reinas hasta hoy de los torneos outdoor, sucumben a la intensidad de sus contrincantes. El break en el cuarto juego del segundo set es la constatación de ello (3-1). Ari ha perdido paso y Ale no encuentra pista. El fabuloso trabajo de Martita Ortega hace mella. Al resto, resultan ya intrascendentes, incapaces de incomodar siquiera el saque de sus oponentes.

En el noveno, Marrero y Ortega clausuran la final femenina del Cascais Padel Master 2019 (6-3), abrochan su sexto título de la temporada, y ponen a salvo, de momento, su posición hegemónica en la clasificación.

  • Resultado: Marrero – Ortega a Salazar – Sánchez (7-5 y 6-3).
¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address