El entrenamiento físico en el pádel es el gran olvidado. Sobre todo, en los niveles iniciales y medios. Lo usual es apuntarse a clases, jugar partidos y disputar competiciones. Y la preparación física específica queda en un segundo plano.

Esto tiene dos consecuencias importantes: aumenta el riesgo de sufrir lesiones y limita el rendimiento del o la jugadora.

Afortunadamente, tiene arreglo: entrenar. Pero, ¿cómo puedes sacarle más partido a tu entrenamiento físico? Existe una solución tecnológica que puede optimizar tus resultados: la electroestimulación deportiva. ¿Sabes qué es?

Entrenamiento físico en el pádel: la electroestimulación deportiva

Seguro que has oído hablar de ella aunque, probablemente, la información que te haya llegado contenga algunos prejuicios. Se la conoce como el ‘ejercicio pasivo’ y hay quien, de manera coloquial, también la llama el ‘entrenamiento del chaleco’. Pero no, no es ninguna fórmula milagro sino una técnica que se aplica desde hace décadas y que puedes orientar hacia tu práctica deportiva preferida, en este caso, el pádel. Aunque, eso sí, debes hacerlo siempre con un criterio profesional.

La electroestimulación deportiva ayuda a mejorar la tonificación muscular, la resistencia y la fuerza. Este sistema tecnológico avanzado se basa en la aplicación de estímulos eléctricos que provocan contracciones musculares, lo que consigue un efecto parecido al del ejercicio físico. Se realiza a través de un traje con electrodos que permanece conectado a un dispositivo inteligente.

Con ello se puede mejorar el tono muscular, aumentar la resistencia aeróbica y anaeróbica, la fuerza explosiva; pero también contribuye a recuperar lesiones eliminando contracturas y aumentando el flujo sanguíneo. Es un gran recuperador muscular tras esfuerzos deportivos exigentes.

No en vano, recurren a ello numerosos deportistas profesionales, entre ellos, algunos jugadores y jugadoras de World Padel Tour.

¿Cómo puedes aplicarlo al pádel? Sistema i-motion

Hasta no hace mucho, los equipos de este tipo de entrenamientos debían estar conectados permanentemente a la base mediante cables. Hoy, en día, hay sistemas que funcionan de esta forma.

Sin embargo, hay empresas que han desarrollado su propia apuesta inalámbrica para facilitar su utilización y mejorar su rendimiento. Es el caso de la electroestimulación deportiva con imotion-ems.com, que cuenta con un sistema EMS Bluetooth sin cables más cómodo, que ahorra tiempo y te permite combinar el entrenamiento con máquinas.

Con ayuda de un especialista, podrás diseñar programas específicos para ganar fuerza y velocidad; para favorecer una recuperación óptima tras los partidos o los entrenamientos, para mejorar la resistencia e, incluso, para aliviar el dolor.

Cuádriceps, lumbares, gemelos, abdominales, los aductores del hombro,… Puede enfocarte en aquellas zonas que más quieras trabajar, bien sea para fortalecer o recuperar.

En caso de que sufras alguna lesión y quieras recuperarte mejor, puedes incorporar la electroestimulación muscular a tu rehabilitación si tu fisioterapeuta así lo recomienda.

Advertencia de uso

No es recomendable utilizar la electroestimulación como sustituto por completo del ejercicio físico sino como complemento. Tampoco es aconsejable que recurran a ella: embarazadas; personas con problemas cardiorrespiratorios; que cuenten con un marcapasos u otros dispositivos electrónicos; que tengan o hayan tenido cáncer; que sufran epilepsia; o que presenten patologías dermatológicas.

En caso de dudas, siempre es bueno consultar con tu médico para comprobar si se trata de un entrenamiento adecuado para ti.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address