Dos veces en los dos últimos años ha dado el paso para ser presidente de la Federación Española de Pádel. En la primera ni siquiera pudo explicar sus argumentos ante la Asamblea antes de caer derrotado tras una moción de censura fallida. En esta segunda ocasión, tampoco parece tener opciones de alcanzar la meta con éxito. Su oponente en la carrera electoral de la FEP ha presentado 43 avales frente a los 9 que él recopiló.

A Francisco Sanz, sin embargo, el escenario no le altera el discurso. Tiene claro que, salvo milagro más que improbable, su rol más inmediato no será dirigiendo el ente federativo español. Así lo reconoce durante la entrevista que concede a Padelazo.com.

Tras cuatro años de intensa contienda en el seno de la FEP, el actual presidente de la Federación Balear, que aspira a la reelección en las islas, exhibe gestión (ha triplicado el número de federados en los últimos cuatro años) mientras iza la bandera blanca. Sin posibilidades de acceder a la presidencia, se postula como intermediario entre los dos bloques de federaciones enfrentadas, pide mirar hacia adelante y reclama diálogo y consenso.

Entrevista Paco Sanz, candidato a presidente de la FEP

Se presenta usted como candidato a la Presidencia de la FEP. ¿Por qué lo hace?

Fundamentalmente porque llevamos trabajando un tiempo importante. Desde que empezó el actual presidente de la Federación Española al frente de ella, hemos visto que han sucedido cosas que, obviamente, no tenían que haber ocurrido y, bueno, con el apoyo de federaciones y de mucha gente pues, al final, decides dar este paso porque te sientes arropado y apoyado y, porque crees que el pádel nacional se ha estancado de una manera seria y ha tenido problemas bastante duros que creo que se deben de solucionar.

Entonces, tomamos la decisión de presentar la candidatura con un proyecto.

Precisamente le quería preguntar por ello. ¿Qué proyecto tiene para la FEP? ¿Cómo se imagina la FEP en los próximos cuatro años bajo su mandato como presidente?

El proyecto se fundamenta en la búsqueda de una unión y de un consenso, sobre todo, ahora mismo como está el panorama, de todas las federaciones autonómicas.

La nueva Federación Española debe trabajar para mejorar la eficacia en su gestión para que estas federaciones autonómicas consigan creer en la FEP.

La Federación Española es el motor de todo el pádel nacional pero si no se apoya en todas las federaciones territoriales, y cuando digo en todas es en todas, es muy difícil que el engranaje de esta máquina funcione.

Es verdad que somos muy complejos, que somos muy complicados porque cada uno somos de un papá y de una mamá, pero sí es verdad que estos últimos cuatro años se han hecho las cosas bastante mal en este sentido, y creo que esto ha sido lo que ha hecho que se estanque el pádel en este país.

En este momento existe una fractura federativa importantísima pero ya no sólo con las federaciones territoriales sino con la Federación Internacional, con el pádel profesional,… El Consejo Superior de Deportes creo que está hasta el gorro de nosotros. Desde el diálogo creo que se podrá restablecer las relaciones entre todas las federaciones con un mensaje y un marco integrador en el que todos tengan cabida, independientemente de lo que sea.

A nivel personal, ¿qué cree usted que puede aportar a la FEP como presidente?

Pues yo creo que, fundamentalmente, gestión. Llevo cinco años de presidente de la Federación Balear, que, probablemente, sin temor a equivocarme, ha sido la federación territorial que más ha crecido en los últimos cuatro años.

Ten en cuenta que yo cojo la Federación Balear con 900 licencias y 11 clubes y ahora mismo llegamos a 3200 licencias y 74 clubes, de los cuales hay 56 federados este año.

Esto ha sido gracias a la gestión de mi equipo, de la gente de la que me he sabido rodear en Baleares y creo que lo que he hecho ha sido sumar a mucha gente alrededor de mí. En mi perfil está ese don de saber acercarme a gente que suma, a gente profesional, a gente que te sabe decir por dónde debes de ir y creo que es, fundamentalmente, por lo que yo creo que podría ser un buen presidente de la Federación Española.

¿Quién le acompaña en esta aventura? ¿Tiene claro quién sería su equipo?

No tengo un equipo que me vaya a acompañar en toda esta trayectoria. Si yo fuese presidente de la Federación Española, lo que me gustaría es que, por ejemplo, la Junta Directiva no estuviese compuesta por ningún presidente de ninguna federación territorial. Porque precisamente eso es lo que ha provocado la fractura y los problemas que han ocurrido. Creo que tiene que haber otro foro de diálogo que (Alfredo) Garbisu (actual presidente de la FEP) intentó iniciar hace cuatro años y no lo consiguió porque solo realizó uno: un foro de presidentes en el que se deben tratar todos los temas más importantes de lo que tiene que hacer el pádel a nivel nacional.

Y luego, que la Junta Directiva, integrada por la máxima gente profesional y más vinculada al pádel que haya, lleve a cabo los acuerdos a que se que se lleguen con las federaciones territoriales, pádel profesional, FIP, etc.

presidente federacion balear padel paco sanz
Foto: FPIB.

Es interesante esa propuesta sobre el foro de presidentes, pero ¿cómo se coordinaría ese espacio con la Asamblea General que, no olvidemos, es el máximo órgano de representación de la FEP?

Este es el problema fundamental con el foro de presidentes porque, claro, si nosotros creamos lo que creó Alfredo (Garbisu), que es el foro de presidentes, y en ese espacio se acuerda que al pádel se va a jugar solo con la mano izquierda, no puede ser que la Comisión Delegada o la Asamblea no lo apruebe, porque si no ese foro no tiene absolutamente ningún sentido.

Obviamente, habría que crear unas bases. sabes que los 19 presidentes territoriales somos miembros natos de la Asamblea y, obviamente, como también podrás imaginarte, todos manejamos determinados votos de los asambleístas y, si se llegase a un acuerdo de que desde ese foro se pudiese trabajar el pádel, yo estoy seguro que no habría ningún problema a la hora de que una Comisión Delegada o una Asamblea de la FEP lo aprobara.

Usted es uno de los dos candidatos confirmados a la presidencia de la FEP. El otro es Ramón Morcillo, presidente de la Federación Extremeña de Pádel y secretario general de la Federación Española en los últimos cuatro años. ¿Qué opinión tiene del señor Morcillo?

Es amigo mío. Muy amigo mío. Ramón es una persona cualificada para hacer lo que está haciendo. El problema que ha tenido Ramón es que él ha seguido instrucciones del presidente Garbisu al respecto de lo que se iba haciendo y, obviamente, ha tenido que lidiar con unos problemas bastante serios. No es fácil. La labor de Ramón en estos cuatro años ha sido bastante complicada.

Yo auguro que, si Ramón es presidente de la Federación Española, vamos a tener un buen presidente en los próximos cuatro años.

Pero, tras haber sido secretario general durante estos cuatro años y habiendo asumido todas esas órdenes que comenta, ¿está en condiciones Ramón Morcillo de encarnar una etapa de cambio? ¿No representa, de alguna forma, la línea de gestión establecida por Garbisu?

Es verdad que lo puede tener más complicado que otra persona que no haya estado en ese papel porque, obviamente, él ha tenido roces con muchos de nosotros, los presidentes, y ha tenido problemas derivados de las actitudes o de las actuaciones de la Federación Española. Pero yo lo que creo es en el borrón y cuenta nueva, yo lo que creo es en empezar de nuevo. Como miremos atrás, esto puede ser un problema bastante gordo. Estamos aquí para dar soluciones y pensemos que Ramón, si es presidente, lo va a tener igual de fácil que yo para poder dialogar con todas las instituciones, ya no solo territoriales sino con el pádel profesional, FIP, EPA,… y que todo salga bien.

“Lo ideal ahora mismo es que el presidente que entre consiga un gran acuerdo para que los próximos cuatros años se sepa cómo va a ser ese canon”

SOBRE EL CONFLICTO POR EL PAGO DE LICENCIAS DE LAS TERRITORIALES A LA FEP

Uno de los grandes focos de conflicto en la FEP es el pago de las licencias federativas por parte de las territoriales. ¿Tiene claro cómo se soluciona?

Con diálogo. El caballo de batalla de las federaciones territoriales con la Federación Española es el cánon de licencias. Llevo cinco años aquí y, desde la primera reunión en 2015 en la que Miguel Medina (presidente de la FEP durante 16 años hasta 2016) nos citó a todos los presidentes y vi el percal que había, me di cuenta de que allí cada uno tira para lo que le conviene.

No te queda más remedio que dialogar, que llegar a un acuerdo con todos para decidir qué es lo mejor para la FEP. Lo ideal ahora mismo es que el presidente que entre consiga un gran acuerdo para que los próximos cuatros años se sepa cómo va a ser ese canon. Que no se negocie el canon de un año sino para toda la legislatura porque eso lo que va a dar es estabilidad al proyecto.

No sé si sabrás que diez federaciones tenemos puesta una demanda (a la FEP) en un juzgado en cuanto a las liquidaciones de licencias correspondientes a los ejercicios 2019 y 2020. Creo que es a finales de diciembre la vista previa y, creo que es bueno haber puesto estas demandas porque será un juez el que diga si las cosas se han hecho bien o se han hecho mal.

Si el juez nos dice que es correcto cómo ha liquidado la FEP estos dos ejercicios de canon de licencias, lo asumiremos y podremos trabajar a raíz de esta sentencia; y si no es así, que es como nos tememos las federaciones que hemos puesto la demanda, trabajaremos de otra manera. Vamos a esperar a ver qué dice el juez pero, obviamente, como ganemos nosotros la sentencia, la FEP va a tener un problema de caja bastante serio porque estamos hablando de cerca de 140000 euros de devoluciones a territoriales.

Habría que llegar a un acuerdo para ver cómo se arregla este problema junto con un gran acuerdo del canon de licencias para los próximos cuatro años. Creo que se puede hacer si no miramos atrás.

NO TE PIERDAS ESTO:   Ocho federaciones acusan a Garbisu de un posible "fraude de ley" y demandan a la FEP

En relación a esto, en varias ocasiones el presidente Garbisu ha deslizado acusaciones acerca de que algunas territoriales se demoran en declarar o incluso ocultan licencias para no declararlas a la FEP. Como no todas las territoriales utilizan el sistema de declaración automática de licencias de la FEP, todo depende en muchos casos de la buena fe o la honestidad de los dirigentes autonómicos. ¿Hay alguna forma de que evitar esta situación?

Es complicado desde el momento en el que hay varias territoriales que están fuera del sistema informático de la FEP en el que funcionamos el resto de federaciones. Hay varias federaciones que están fuera de este sistema y lo que tienen que hacer es, me parece que trimestralmente, comunicarle a la FEP las licencias que están teniendo.

Obviamente, hay que creer en la buena fe de las personas y hay que creer en la buena fe de estas federaciones. Yo, a día de hoy, pongo la mano en el fuego por las federaciones territoriales que yo conozco que tienen estos sistemas paralelos. Lo hacen correctamente. No sé que argumentos tendrá el presidente Garbisu para decir lo contrario.

Lo ideal sería que estas territoriales estuvieran integradas en el sistema FEP pero, no siendo así, no dudo de esto.

Me ha citado antes a la Asociación Europea de Pádel, que ha sido otro elemento de discordia. ¿Usted tiene claro, si es presidente, qué hará la FEP respecto a la EPA? ¿Seguirá España formando parte de este organismo europeo con el desembolso tan generoso que ha venido realizando?

Lo tengo clarísimo. Yo a la EPA lo que le diría es que, lo primero de todo, se entendiera con la FIP. Eso es lo primero que tiene que hacer la EPA. No podemos tener una Federación Europea de Pádel que no se entienda con la Federación Internacional de Pádel. La Federación Española que yo lidere se va a entender al cien por cien con la FIP. Si la EPA se entiende con la FIP, la Federación Española estará absolutamente de la mano de la EPA.

“La Federación Española que yo lidere se va a entender al cien por cien con la FIP”.

sobre la polémica de la fep con la federación internacional

¿Conoce usted al presidente Luigi Carraro? ¿Cómo es su relación con él?

Pues bien. Ciertamente, tampoco es que Luigi lleve mucho tiempo en el cargo pero hemos coincidido en algunos foros y me parece una persona bastante interesante. Para los proyectos que tiene en mente, creo que es una persona ideal, sobre todo este gran proyecto que es que el pádel sea un deporte olímpico.

Tengo los suficientes motivos para creerme que es una persona que este objetivo lo puede conseguir. Desde luego, si yo fuera presidente de la Federación Española, iría muy de la mano de Luigi.

NO TE PIERDAS ESTO:   Luigi Carraro: "Mi deseo es celebrar las elecciones de la FIP entre finales de año y principios de 2021"

La FIP, precisamente, también tiene que afrontar elecciones ahora. Aunque no hay nada confirmado, si hay algunos movimientos. Le pregunto de forma directa, usted como presidente de la FEP ¿apoyaría una posible candidatura de Alfredo Garbisu a la presidencia de la FIP?

No, por favor. No nos ha bastado en estos cuatro años como para tenerle en la Federación Internacional. Por supuesto que no, un no rotundo. Personalmente, tengo buena relación con Alfredo pero ha demostrado durante estos cuatro años que liderar una gestión de una federación no es su fuerte. Ha tenido problemas con todo el mundo. No creo que fuese la persona más indicada para liderar un proyecto en la Federación Internacional.

Le pongo otro nombre propio encima de la mesa: Fabrice Pastor. ¿Le conoce? ¿Qué opina de él y de su proyecto?

Fabrice es amigo mío. Vivió años en Mallorca y he jugado mucho con él al pádel y al mus. Es buen jugador de mus. Todo el mundo conoce a Fabrice. No tengo ningún problema con que la gente apueste por el pádel y Fabrice es una persona a la que le ha costado mucho dinero de su bolsillo apostar por el pádel. Sinceramente, a Fabrice le veo como algo que potencia el pádel y esto está bien.

Ahora bien, en relación a World Padel Tour, considero que el único pádel profesional que existe ahora mismo es WPT. No creo que tenga mucho que ver lo que está proponiendo Fabrice con lo que es el actual circuito de World Padel Tour.

Pero bueno, la buena fe de Fabrice yo siempre me la creo. De hecho, ya te digo que le conozco y creo que lo hará todo siempre de buena fe y que será positivo para el pádel. De hecho, en América lo está siendo. Está apostando por su circuito y le está costando de dinero de su bolsillo.

reunion luigi carraro federaciones territoriales
Luigi Carraro, presidente de la FIP, con federativos críticos con Garbisu. La imagen fue difundida en redes por uno de los asistentes.

Sí, pero el circuito de Pastor, hasta ahora, se ha ido abriendo camino a espaldas de la Federación Internacional de Pádel tanto en el continente americano como ahora en Europa, donde llega de la mano de la EPA, entidad no reconocida por la FIP. ¿Qué posicionamiento cree usted que debe tener la nueva FEP respecto al circuito de Pastor?

Te digo lo mismo que antes con la EPA. Es la misma respuesta. La Federación Española va a ir de la mano de la Federación Internacional. Si Fabrice Pastor se entiende con la FIP, iremos todos juntos. Si Fabrice Pastor no quiere saber nada de la Federación Internacional de Pádel, pues obviamente con nosotros no lo tendrá fácil.

“Si Fabrice Pastor se entiende con la FIP, iremos todos juntos. Si Fabrice Pastor no quiere saber nada de la Federación Internacional de Pádel, pues obviamente con nosotros no lo tendrá fácil”.

sobre el proyecto de fabrice pastor y su alianza con la fed. europea

Queda la última parte de toda esta compleja ecuación: World Padel Tour. Dentro de poco, recibe en su tierra una de las pocas pruebas que el circuito hará fuera de Madrid en este complicado año. La FEP, hasta ahora, no ha tenido una relación muy fluida con el circuito profesional de pádel. ¿Qué posición debe adoptar la nueva Federación Española según su criterio?

Mis relaciones con WPT, como podrás imaginar, son extraordinarias. Los problemas que ha habido entre World Padel Tour y la Federación Española han vuelto a ser de diálogo, de confrontación entre personas y no entre instituciones. En el momento en que ha habido problemas entre personas, las instituciones lo han tenido complicado. Yo creo que si estas instituciones cambian los nombres de esas personas, estoy seguro que World Padel Tour colaborará con la Federación Española y la FEP irá de la mano con WPT.

Yo siempre he dicho que World Padel Tour es la ventana del pádel en el mundo. Están haciendo un trabajo espectacular. Antes hablábamos del dinero de Fabrice Pastor; poco tiene que ver con el dineral que la gente de Estrella Damm se gasta e invierte cada año en su circuito profesional.

Qué duda cabe de que, si yo estuviese al frente de la Federación Española, les ayudaría en todo lo que les pudiese ayudar.

En caso de ser elegido presidente de la FEP, ¿cuál sería su primera medida?

La primera medida es el diálogo. Lo primero que haría sería hablar con la federaciones territoriales. Porque son las que mueven el pádel en este país. Tengo que entenderme con las 19 federaciones territoriales. De una manera con unos y de otra manera con otros porque, como te he dicho antes, cada uno es de su padre y de su madre. Hay que intentar llegar a un consenso y unos acuerdos con todas.

Si consigo eso, todo va a ir mucho más fluido e irá mejor para que el pádel evolucione como tiene que hacerlo en los próximos cuatro años.

Ya se ha configurado la nueva Asamblea General. ¿Qué opciones tiene de ser presidente con la actual composición de este órgano?

Muy pocas. Tengo pocas porque, con la actual composición de la Asamblea, las territoriales que a mí me apoyan no están prácticamente representadas.

Yo creo que aquí debería el Consejo Superior de Deportes hacer algún tipo de miramientos. No digo que haya sido de manera ilícita sino todo lo contrario; no he visto nada raro. Pero sí ha ocurrido que unas federaciones territoriales lo han tenido más fácil que otras y han conseguido movilizar mejor los votos. Al final, el resultado es el que ha sido.

Algo no funciona. De los 60 miembros que tiene la Asamblea de la FEP, 20 son natos, de los 40 que se eligen, 7 son clubes de primera que también son natos y en lo que respecta a los otros 33 asambleístas que quedan, que han sido elegidos democráticamente por todos los estamentos, ninguno es de estas diez federaciones territoriales. Es decir, las 10 territoriales que me han avalado para ser candidato a la presidencia de la FEP no tienen ninguna representación en la actual Asamblea.

Entonces, obviamente, las posibilidades que tengo son pocas pero yo lo que estoy haciendo es dedicarme a dialogar. Creo mucho en el diálogo, en la mano tendida. Te puedo adelantar que he tenido un primer acercamiento con Ramón Morcillo, le he tendido la mano para que me utilice y lleguemos todo a un acuerdo, que hagamos todos borrón y cuenta nueva.

Ahí estamos, esperando a ver si todo esto evoluciona favorablemente, y si es así, el 4 de septiembre tendremos un presidente apoyado por todo el pádel nacional.

“Las posibilidades que tengo son pocas pero yo lo que estoy haciendo es dedicarme a dialogar. Creo mucho en el diálogo, en la mano tendida”.

sobre sus opciones de ser presidente de la fep en estas elecciones

Si dirigiese la FEP, ¿se trasladaría a Madrid o lo haría desde Baleares?

Ambas cosas. Hoy en día, con el tema del teletrabajo se puede llevar desde Baleares. Yo, mi familia y mi trabajo lo tengo aquí pero estoy muy acostumbrado por mi trabajo a tener que viajar semanal o mensualmente a Madrid y los que vivimos en las islas estamos acostumbrados a hacerlo. Pero no, no me iría a vivir a Madrid.

¿Cree usted que el presidente de la FEP tiene que percibir una remuneración por ese cargo?

Sí, yo creo que sí. Bueno, vamos a ver lo que hay en la caja (de la FEP). Pero, en un hipotético caso de que las cuentas estén bien y todo fluya en positivo para la Federación Española, creo que el presidente de la FEP tiene que ser una persona que se dedique al cien por cien a su cargo; que no tenga ningún despiste y eso, por suerte o por desgracia, significa que tiene que cobrar un salario para poder desempeñar esa función.

Yo sí creo que si la FEP se lo puede permitir, el presidente de la Federación Española debe tener un salario para vivir y dedicarse en exclusiva a su puesto y al pádel.

Usted ha formado parte del movimiento crítico con el presidente Garbisu y su gestión. Ya se postuló como posible candidato a presidente durante la moción de censura fallida. Pensando en aquella época, ¿está convencido de que actuaron bien? ¿Cree que era el momento de llevar a cabo aquella iniciativa? ¿Qué les falló?

No me arrepiento de casi nada de lo que hemos hecho. Creo que el presidente Garbisu tuvo un problema muy serio. Y es precisamente el problema que no quiero que cometa el próximo presidente de la Federación Española.

Cuando Alfredo Garbisu empezó de presidente lo que hizo fue rodearse e integrar a determinadas federaciones territoriales, introduciéndolas en su Junta Directiva o en la Comisión Delegada. Con eso lo que consiguió desde el minuto uno fue crearse la oposición. Las seis, siete u ocho federaciones con las que no quiso saber nada se sintieron discriminadas y, a partir de aquí, estas federaciones se atrincheraron y vieron a la Federación Española, más que como un aliado, como alguien que no iba a remar muy a favor suyo. ¿Qué ha ocurrido? Que poco a poco el cóctel de federaciones que Alfredo creó alrededor suyo le fue reventando. Se le fueron cayendo federaciones como la catalana que se vino a la trinchera, se le cayó la gallega y se vino a la trinchera; se le cayó la cántabra, se vino a la trinchera y él solito se creó esa oposición.

Llegado un momento, en el que prácticamente estábamos confrontados el 50 por ciento con el 50 por ciento, nosotros intentamos dialogar con Alfredo para que entendiese que ese no era el camino, no podía discriminar a determinadas federaciones por el mero hecho de ser oposición a su gestión. No lo entendió y no nos quedó más remedio que hacer la moción de censura de la cual no me arrepiento.

De lo que sí me arrepiento es de cosas que ocurrieron con posterioridad en los siguientes dos años.

“Ahora, visto desde un prisma más tranquilo y con el tiempo que ha pasado, seguramente (se arrepiente) de aquella presión a la que sometimos a la Federación Española con el tema de los pagos de los cánones”.

sobre lo que no volvería a hacer respecto a su oposición a garbisu

Ha dicho usted que no se arrepiente de “casi” nada. ¿Qué es ese “casi”? Me ha subrayado aquello en lo que, a su juicio, Garbisu se equivocó, pero usted ¿qué ha aprendido en este recorrido? ¿Qué no haría de lo que hizo o viceversa?

Bueno, quizá ahora visto desde un prisma más tranquilo y con el tiempo que ha pasado, seguramente (se arrepiente) de aquella presión a la que sometimos a la Federación Española con el tema de los pagos de los cánones y que como contraprestación nos prohibieron que algunos grupos de jugadores no pudieran jugar determinadas pruebas. Fueron los veteranos, primero, y luego los niños. Eso, lo de los niños sobre todo. No entendía cómo (la FEP) podía utilizar a los menores para que te pagasen una factura. Es verdad es que si tú piensas de la otra manera pues dices “paga lo que te están pidiendo y déjales jugar”. Al final se hizo así. Esto es quizá de lo que me arrepiento y que no volvería a hacer.

La Federación Balear que usted preside afronta en 2021 su proceso electoral. ¿Había buscado relevo en su federación cuando decidió presentarse como candidato a la presidencia de la FEP?

Sí, porque yo aquí tengo un equipo de trabajo. Me he rodeado de unas 15 personas que llevan trabajando conmigo desde hace cinco años y si yo fuese presidente de la FEP alguno de mi equipo está bastante preparado como para poder darme el relevo y poder ser presidente de la Balear sin ningún tipo de problema.

Es verdad que ahora vamos a celebrar la Asamblea el 26 de agosto para dar el inicio (del proceso electoral) y, seguramente, si no soy presidente de la Federación Española, me presentaré de nuevo a la presidencia de la Federación Balear.

A la Federación Balear usted llegó en octubre de 2014 tras la dimisión del entonces presidente. Si es reelegido ahora y acabase el mandato, llevaría una década en ese cargo. ¿Es suficiente o le queda cuerda para rato?

Yo creo que ya es suficiente. A lo mejor me lo preguntas dentro de cuatro años y te digo que me he quedado con el gusanillo de terminar algo. ¿Sabes lo que pasa? La Federación Balear ha crecido mucho. Somos la única federación, junto con la andaluza y la madrileña, que tiene a todos sus equipos en primera categoría. Esto es muy difícil de conseguir y deportivamente, estoy muy contento. Igual dentro de cuatro años, si no he conseguido llegar a las 5000 licencias, pues a lo mejor te digo lo contrario. Pero en mi mente está llegar a 2024 y terminar.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address