El primer día de mi carrera, me senté junto a Ana, una santanderina que se enteraba de economía lo mismo que yo, nada. Pero nos hicimos amigas. Con el tiempo se casó y la despedida de soltera la organizaba su hermana, que nos llamó sin conocernos y nos citó en los bajos de su casa, rodeado de pistas de pádel. Era menudita, muy simpática y tenía un tinglado montado para su hermana impresionante. Pasados los años fui a un mix-in en el Racket Club La Colina, y me encontré de nuevo a esa hermana chiquitita (solo de talla) organizando otro tinglado, uno de mis primeros mix-in, y la saludé como si fuese mi hermana. La verdad es que no se acordaba de mí, pero hoy puedo decir que es una de mis grandes amigas, y creo que muchos estarán de acuerdo conmigo en que Keles Revuelta es un monstruo de grande. Grande como persona, grande como amiga, grande como mujer y madre y grande en el pádel. La palabra pequeña sólo encaja en ella en su talla física, porque con 4 hijas, marido, perro y 2 ratones chinos, calza una XS.

Desde que era un mico se enganchó a una raqueta de tenis, después se hizo profesora de aerobic y step, y hoy día lleva años jugando al pádel, organizando mix-in,  participando en el equipo de veteranas del club Reserva del Higuerón, trabajando en el Club de Pádel Los Caballeros, y sobre todo, enganchando a sus clientes al pádel. Ella vive la vida en on.

Tengo que contar que mis principios fueron terroríficos en el pádel, no daba pie con bola, y ella era la única que me decía que siguiese, no me enseñaba los resultados de mis mix-in, se reía y me hacía tomarlo a broma y me animaba a seguir.

¡Cómo no vas a querer a alquien así! Ahora viene a animarme a los torneos y mi club de fans lo abandera su hija más pequeña que no para de darme ánimos en cada partido.

Pero como yo, hay muchos que opinan lo mismo. Quien la conoce sabe de lo que hablo, sus mix-in, sus whatsapps, sus torneos express, sus fines de semana de pádel en el campo, sus risas y sobre todo, su buen carácter. Para ella, el vaso, sin duda, está medio lleno, y ya busca la forma de llenar lo que falta y venirse arriba. La vida es para vivirla y ella no la vive, la exprime.

Aunque sé que tiene mil cosas que hacer, le he reservado el mes de enero para comenzar el año con ella, para que nos cuente qué esconde en ese vestidor con 2,5 metros de altura lleno de ropa de pádel (lo prometo, que lo he visto), y de paso, qué esconde en ese pequeño cuerpo con ese gran corazón.

Marta P.: ¿Tienes todo bajo control esta semana o hay algo que se te escape? ¿Va todo como a ti te gusta?

Keles Revuelta: Esta semana, a primer vistazo, va todo en orden, pero nunca se puede dar por buena una programación porque a última hora siempre surge algo que modifica todos los planes. Pero sí, no me quejo en absoluto, va todo como a mí me gusta.

M.P.: Yo quiero que me hables de Keles. No de Keles y su familia, solo de ti, de cómo te sientes a estas altura de la vida, ¿estas satisfecha? 

entrevista 2 keles revuela la alfombra verde enero 2013

Keles Revuelta, durante un partido.

K.R.: Lo ultimo que voy a hacer es quejarme. A estas alturas de la vida y tal como va, esta estoy más que satisfecha. Soy humana y por naturaleza algo quejica, siempre hay algo que cambiaría, pero no de lo ya hecho si no de lo que pueda hacer. Lo que se hizo, hecho quedó y dar vueltas no sirve nada más que para frustrarte, así que siempre hay que pensar en lo que sí se puede hacer.

M.P.: Si no existies el deporte, ¿qué habrías sido? ¿Qué habrías hecho?

K.R.: Sinceramente no tengo ni la menor idea. Mi vida se ha ido desarrollando sin pensar ni elegir mucho, me encanta el baile y las coreografías, pero no me he parado a pensarlo, lo que tengo claro es que siempre, hubiese elegido lo que hubiese elegido, practicaría deporte.

Y no cambiaria jamas el ser madre, eso es algo que sí sabía desde que era una mocosa.

M.P.: Aerobic, tenis, pádel,… ¿qué tanto por ciento de tu vida es el pádel?

K.R.: Pues hoy por hoy un porcentaje elevadísimo, date cuenta de que trabajo en ello, convoco semanalmente a 60 personas, por lo tanto me paso el día entero entre llamadas y organizaciones. Eso me lleva bastante tiempo. Si encima le sumo que es mi ocio, pues todos los días, por una cosa o por otra estoy en una pista.

Ademas me encanta correr, leer, salir con amigos… que hay más cosas vamos.

M.P.: ¿Como ves el pádel femenino? ¿Cuál crees que es el siguiente paso que deberían dar las mujeres por este deporte?

K.R.: Pues creo que in crescendo y sin parar. Las mujeres, por norma general, somos muy constantes, no vamos cambiando de deporte de tiempo en tiempo, además somos muy leales y enseguida creamos un grupo en el que además de jugar, nos apoyamos en experiencias fuera de la pista. La mayoría llegamos con los mismos problemas, con el tiempo siempre pegado a los talones, con niños en clases, mil cosas por hacer… y hacemos terapia entre juego y juego y después del partido.

¿El siguiente paso? Somos, en general, demasiado quisquillosas y esos grupos de los que hablaba antes y que nos vienen tan requetebien los hacemos demasiado blindados. Tenemos que abrir más, aceptar a nuevas jugadoras, no estar tan pendientes de clasificaciones o niveles de juego. Todas en un momento dado hemos tenido la gran suerte de que otra mujer que juega mucho mejor te dedica partidos y tiempo. Estoy hablando siempre de pádel domestico, del nuestro, de nuestro club.

Por otro lado a nivel de torneos, creo que todas sabemos que los premios femeninos son siempre inferiores a los masculinos, aunque la inscripción que pagamos es la misma que la de ellos. Nuestros horarios de partidos son mas toreros, eso es algo que algún día conseguiremos.

M.P.: ¿Qué es lo que más te ha impresionado desde que conoces el pádel? Algo increíble que te haya ocurrido.

K.R.: Ufff, no lo sé, no hay nada concreto. Aunque algo que me deja impresionada cada vez que ocurre son los torneos beneficos. Yo tengo la gran suerte de colaborar con Cudeca y hemos organizado unos cuantos torneos para la causa y el ver cómo se vuelca todo el mundo en participar, en donaciones, en el buen talante, es digno de admirar. Definitivamente es lo que más me impresiona.

M.P.: ¿Qué te parece la evolución de la moda en el pádel?

K.R.: Jajajaja. Una autentica pasada, vaya la de colores, modelitos y variedades que están saliendo. La que no va monísima y cómoda es porque no quiere, hay gustos para todas, algunas veces veo chicas que podrían directamente quitarse las zapatillas de deporte ponerse unas sandalias planas y están listas para salir.

Los precios no son como los de antes, al principio había poco donde elegir y los precios eran prohibitivos, afortunadamente ya no es así.

M.P.: ¿Cómo haces para elegir entre tanto conjunto? ¿En qué te basas?

K.R.: Mira, te voy a ser sincera, estoy en plan comodona y mucho más en invierno. Tengo un montón de conjuntos pero al final termino poniéndome siempre dos o tres. Están siempre los primeros en el vestidor, son los últimos que has guardado, y además en invierno, con el frío se limita muchísimo el lucirlo. Eso sí, no llevo nunca colores que se maten entre ellos, y me encanta que las zapatillas sean blancas o lo más claras posibles, para mí es fundamental en lo que a estética se refiere.

 M.P.: ¿Cuál es tu marca favorita y tu jugador y jugadora favorita?

K.R.: Me gusta mucho la ropa Wilson, pero no soy nada marquista, ni en la ropa de pádel ni en nada en general. Soy de las que me compro si estoy cómoda y me gusta, sea la marca conocida o no.

¿Jugadores favoritos? Soy muy promiscua en esto de mis jugadores favoritos. Me gusta un partido y me gusta ese jugador en ese momento. Y para ser sincera,  tengo que confesar que no soy muy fan, no me sé el nombre ni de la mitad de ellos.

M.P.: ¿Qué le auguras al futuro del pádel?

Pues mucho futuro, y aquí he de reconocer que jamás pensé que diría esto. Vengo del tenis y pensé que el pádel iba a ser una moda. Mira por dónde, terminé enganchándome yo. Es un deporte tan divertido, a la mano de todos, y sobre todo tan social que es el deporte perfecto, tengas la edad que tengas.

¡Ah! Y por supuesto, este sábado hay mix-in, como todos, jajajaja. Primer y segundo turno, y luego, el tercero, el divertido. Tengo la gran suerte de que después de tantos mix-in, se ha creado a mi alrededor un grupo de personas que han congeniado perfectamente entre ellos y han formado un grupo, yo diría que casi familiar. Nuestros niños están siempre jugando alrededor de las pistas, quedamos para otras actividades que ya no tienen que ver con el pádel. Sinceramente, estoy encantada con mis chicos/as.

Así que, por encima de todo, gracias, gracias y mil gracias a todos ellos que sábado a sábado, lunes a lunes, hacen que me lo pase genial.

M.P: Gracias a ti por hacer del pádel algo más que deporte y por ser como eres. En nombre de todos los que te seguimos, muchas gracias por haber hecho que nos conozcamos todos y que disfrutemos tanto con este deporte. Nos vemos el sábado en el Club Los Caballeros para el Mix-in que, por cierto, está a tope.

Mi más sincero aplauso a mujeres como Keles, que hacen del pádel y la vida un aunténtico acontecimiento de alegría y felicidad, y eso, hoy día, no es fácil.

¿Habéis probado sus mix-in? Pues os animo a todos.

Buen finde, mucho pádel.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address