La primera prueba del circuito profesional de padel, World Padel Tour Gijón Open 2016, ha finalizado.

 

El triunfo de los números uno, Fernando Belasteguin y Pablo Lima, sin embargo, no debe eclipsar los interesantes detalles que el primer torneo del año ha dejado. La puesta en escena de Paquito y Sanyo. La sensacional actuación de Maxi y Mati. Las revelaciones de la competición y alguna decepción.

 

Análisis del World Padel Tour Gijón Open 2016

 

Repasamos algunos aspectos de la primera prueba WPT de 2016.

 

pablo-lima-y-fernando-belasteguin-world-padel-tour-gijon-open-2016

Foto: WPT.

 

Bela y Lima: triunfo y confianza

 

Los números uno, Fernando Belasteguin y Pablo Lima, sumaron su primer título World Padel Tour del año. La estadística arroja un balance demoledor. Cuatro partidos, cuatro triunfos. Ni un solo set cedido y apenas 15 juegos encajados.

 

Más allá de los datos, sobre la moqueta queda la constatación de que la lesión del brasileño parece haber quedado atrás y la pareja sigue perfeccionando su granítico juego, repleto de matices, muchos más de los que, en ocasiones, sus marcadores reflejan.

 

matias-diaz-world-padel-tour-gijon-open-2016

Foto: WPT.

 

CRÓNICA DE LA FINAL DEL WPT GIJÓN OPEN 2016

 

Matías Díaz y Maxi Sánchez: una clase táctica

 

Cayeron derrotados en una final en la que no encontraron el modo de poner en aprietos a Lima y Bela. Pero Maxi Sánchez y Matías Díaz presentaron en Gijón sus credenciales de aspirantes a todo.

 

Especialmente llamativa fue la victoria en semifinales ante Paquito Navarro y Sanyo Gutiérrez (6-4 y 6-4), un encuentro en el que desfiguraron a sus contrarios con un entramado táctico que les llevó directamente a su primera final.

 

Su actuación en la primera prueba del año les ha aupado directamente a la segunda plaza del ranking.

 

paquito-navarro-world-padel-tour-gijon-open-2016

Foto: WPT.

 

Paquito Navarro y Sanyo Gutiérrez: con margen de mejora

 

Había mucha expectación por ver el rendimiento de una pareja señalada como alternativa directa a los números uno. Paquito Navarro y Sanyo Gutiérrez, la talentosa dupla que arrancaba como número dos del ranking World Padel Tour, no pudo medirse en este primer torneo a los reyes.

 

Sufrieron en su debut ante José Antonio García Diestro y Rubén Rivera (7-5 y 6-4). Se recompusieron después y superaron a Maxi Grabiel y Ramiro Moyano.

 

En semis, sin embargo, el sevilllano y el argentino se vieron superados por el orden y la estrategia de Matías Díaz y Maxi Sánchez.

 

Sanyo, sometido a aislamiento, y Paquito, irreconocible, sucumbieron ante el primer gran reto de la temporada sin exhibir todo el potencial que atesoran.

 

Tras el torneo asturiano pierden la segunda plaza del ranking y constantan el trabajo que aún tienen por delante.

 

 

Mieres y Lamperti da un paso adelante

 

De las nuevas parejas, es una de la que más arriesga. Sobre todo, Juani Mieres, con su cambio de posición en la pista.

 

En Gijón, el Canoso y El Hispano alcanzaron las semifinales, un mínimo al que deben aspirar en cada prueba. Lo hicieron con dos victorias. La primera ante Gaby Reca y Juan Lebrón (6-4 y 6-3), y la segunda, trabajadísima, contra Tito Allemandi y Agustín Gómez-Silingo (7-6 y 7-6).

 

En este duelo, Lamperti y Mieres tuvieron que superar momentos críticos que les reforzarán como pareja aunque, del mismo modo, evidenciaron que aún les falta trabajo para conseguir un mejor acoplamiento.

La arriesgada decisión de Cristian Gutiérrez

 

Problemas en el brazo, primero, y una rotura después en el gemelo convirtieron el estreno oficial de Cristian Gutiérrez junto a Juan Martín Díaz en un absoluto fiasco.

 

Álvaro Cepero y Pablo Lijó, también dupla de nuevo cuño, destrozó a la pareja número cinco en dos sets (6-4- y 6-3).

 

Cristian, en condiciones precarias, decidió jugar en Gijón. La decisión, valiente, temeraria, entrañó un doble riesgo. El primero, físico. El segundo, anímico.

 

El argentino de Mar del Plata envidó para no comenzar la temporada con una incomparecencia y la ha acabado empezando con una inesperada derrota en su debut.

 

En Valencia, la exigencia se incrementa. Si se recupera bien, el objetivo incluye desterrar las dudas de este accidentado arranque.

 

Por cierto, más allá de la lesión de su rival, Cepero y Lijó estuvieron a la altura para aprovechar bien la ocasión. Su triunfo ante El Galleguito (Cepero ya ganó al mago de Drop Shot en La Coruña junto a Tamame en 2013) y su compañero tuvo continuidad con una victoria ante Ale Ruiz y Matías Marina (7-6 y 6-3).

 

Finalmente, Matías Díaz y Maxi Sánchez fueron verdugos en cuartos de final (6-1 y 6-0) del andaluz y el gallego que firmaron una actuación sensacional.

Stupaczuk y Jardim avisan desde el principio

 

La primera prueba del circuito World Padel Tour 2016, más allá de los grandes titulares, ofreció interesantes novedades.

 

Una de ellas fue la fenomenal actuación de dos jugadores que, por circunstancias, han comenzado juntos la temporada.

 

El argentino Franco Stupaczuk y el brasileño Marcello Jardim regalaron grandes momentos de padel en Gijón.

 

Su estreno triunfal ante Fede Quiles y Seba Nerone (7-5 y 6-4) sirvió de fabulosas credenciales a una pareja que combina veteranía y juventud en un padel vibrante.

 

Luciano Capra y Godo Díaz también cedieron ante el dúo argentino-brasileño (7-6 y 6-4).

 

Fueron Bela y Lima quienes acabaron cercenando la trayectoria de Jardim y uno de los superbes (6-2 y 6-4) en este primer torneo.

 

La retirada de Gastón Malacalza

 

La prueba de Gijón ha sido el escenario del adiós de un grande del padel. El argentino Gastón Malacalza, a sus 42 años de edad, ha decidido abandonar la competición profesional.

 

El madrileño Enrique Lagarejos ha sido el último compañero del Gato con quien perdió en el segundo partido de la per-previa ante Antonio José Cardona y Javier Rico Dasi (6-4 y 6-3).

 

Durante más de dos décadas, este carismático jugador ha desplegado su intenso juego por las pistas junto a jugadores de la talla de Matías Díaz, Maxi Grabiel; Willy Lahoz, Gerardo Derito, Álvaro Cepero o Alejandro Ruiz, entre otros.

 

Malacalza se despide del circuito como jugador para volcarse en proyectos relacionados con el padel (su propia marca de padel, sus clases o su labor de coach de parejas de previa, entre otras).

 

El de La Plata deja atrás más de media vida dedicada a este deporte. El problema es que el padel de hoy tiene poca memoria.

Óscar Solé y Enrique Marqués reponiendo fuerzas para la jornada de cuartos. #wptgijónopen @marquesenrique

Una foto publicada por WORLD PADEL TOUR (@worldpadeltour_oficial) el

Incorporación mediática al streaming

 

Entre las novedades de World Padel Tour para este 2016 está la incorporación del periodista deportivo Enrique Marqués como narrador de las retransmisiones en streaming de los partidos del circuito.

 

En Gijón debutó este profesional nacido en Las Palmas, que ha pasado por medios como la Cadena COPE, Onda Cero, Marca TV, 13 TV o Energy, entre otros medios.

 

Su desempeño durante el torneo suscitó algunas críticas en las redes sociales por, en opinión de numerosos aficionados, su desconocimiento del padel.

 

Lo cierto es que no resulta sencillo narrar un deporte como el padel en televisión. Aunque gran parte de los reproches dedicados al periodista por su narración se debe a su empeño por descubrir como novedosos aspectos que cualquier aficionado medio de este deporte ya conoce.

 

Le ayudaría en su labor si, a su lado, tuviera siempre el conocimiento técnico y táctico de profesionales vinculados al padel (jugadores, entrenadores,…).

 

En Valencia, Marqués tendrá la oportunidad de perfeccionar su estilo y de adaptarse a la dinámica de este juego.

 

publico-world-padel-tour-gijon-open-2016

Foto: WPT.

 

La ausencia de las chicas devalúa el espectáculo

 

En Gijón no hubo competición femenina. Las chicas comenzarán su temporada directamente en Valencia. La ausencia sobre la moqueta de las Sánchez Alayeto, Salazar y Marrero, Llaguno, Amatriain y compañía fue muy evidente en la prueba asturiana.

 

La oferta de World Padel Tour cae varios puntos cuando no compiten las féminas y esto es algo que el circuito debería replantearse. Sobre todo porque los precios de las entradas no varían si la prueba es masculina y femenino o sólo compiten los hombres.

 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address