La 1ª categoría del Torneo de Febrero del Ocean Padel se decidió en un partido, duro, intenso, pero con demasiadas imprecisiones y errores no forzados. La final enfrentó a Lauty del Negro y Javi Bravo contra Ernesto Moreno y Mati Sarrabayrouse, dos parejas jóvenes, con enorme talento, mucha clase y una notable capacidad de sacrificio en la pista. Sin embargo, un factor ajeno al juego amenazaba a los primeros: Lauty del Negro llegaba al último encuentro de la competición con importantes molestias físicas en una pierna.

Ernesto y Mati, en cambio, se presentaron en la pista número 1 del Ocean Padel en plenitud, tras derrotar con solvencia en semifinales a Jorge Cárdenas y Fran Tobaría (finalista del último Campeonato Provincial Absoluto de Málaga), en un ejercicio de solidez mental, consistencia y gran rapidez de piernas. Todas estas cualidades, sin embargo, desaparecieron en los primeros compases de la final, frente a una pareja rival que buscaba cerrar el partido por la vía rápida. Y a punto estuvo de lograrlo.

La primera manga pilló a Ernesto y Mati fuera de juego. Del Negro-Bravo mantuvieron el saque inicial (del primero) y rompieron el servicio de Mati Sarrabayrouse en el segundo (2-0). Después, consolidaron el break y colocaron un contundente 3-o en el marcador. En ese tiempo, Ernesto y Mati eran otros jugadores diferentes a los de la semifinal, presa de sus imprecisiones, sin acertar a hacerle daño a sus rivales. Inauguraron su casillero en el cuarto juego con el servicio de Ernesto y atisbaron una oportunidad en el séptimo cuando un remate a la red de Javi Bravo (que estaba sacando para el 5-3) certificó el break para Moreno-Sarrabayrouse y ajustó el marcador (4-3). Sin embargo, fue puro espejismo. Los dos siguientes juegos (con rotura de saque incluida a Ernesto) cayeron del lado de Bravo y Del Negro, y con ello, el primer set por 6-3.

Mati Sarrabayrouse saca y Ernesto Moreno espera en la red.

El segundo parcial comenzó con la misma tónica. Ernesto Moreno, al servicio, y nuevo break para Lauty y Javi (1-0) que tenían el partido encarrilado. Sin embargo, no consiguieron consolidar la ruptura del saque inicial al perder el servicio de Lauty (que hasta el momento había ganado todos sus saques). Ahí se hizo la luz para Ernesto y Mati que, con una espectacular defensa de punto en el siguiente juego, consolidaron el break y, sobre todo, recuperaron sensaciones (1-2). Aunque no del todo. Ernesto, horrible al saque durante el partido, volvió a sufrir una nueva rotura en el quinto juego de este segundo set (3-2) lo que situaba a sus rivales a tres juegos de finiquitar el encuentro.

Ese momento crucial se notó. Mati y el propio Ernesto apretaron los dientes, fueron más agresivos en pista y se lanzaron a por el partido. Ese cambio se notó de inmediato, con un break a Del Negro (3-3) y otro a Javi Bravo en el octavo, después de que éste enviara dos remates directos al cristal (3-5). No obstante, ni siquiera en un momento crucial como éste, Ernesto fue capaz de retener su servicio. Él y su compañero desperdiciaron hasta cuatro bolas de set para acabar sufriendo un nuevo break que, con el juego siguiente también para sus rivales, puso las tablas en el marcador (5-5). Ahí mantuvo el pulso Mati al servicio (5-6). No así, Javi Bravo que, después de estrellar tres bolas consecutivas en la red, acabó cediendo su saque y dándole el juego y el set a sus contrincantes (5-7).

El marcador registraba un empate a un set, pero sobre la pista las trayectorias de ambas duplas era diferente. Ernesto y Mati cotizaban al alza, mientras que Javi y Lauty empezaban a hundirse; sobre todo, por los problemas físicos de este último que habían comenzado a hacerse visible en el segundo set.

Lauty del Negro remata ante la atenta mirada de Javi Bravo.

La definitiva manga confirmó que el panorama había cambiado. Empezó Ernesto Moreno ganando el primer juego con su servicio (no lo hacía desde el cuarto juego del primer set). Javi y Mati hicieron lo propio. Sin embargo, fue el saque de Lauty el que acabó quebrado después de que la bola de Sarrabayrouse quedase muerta en campo contrario al golpear la cinta (1-3). Llegaba el tramo decisivo de la final pero para entonces, Del Negro estaba ya fuera del partido. Sus molestias en la pierna izquierda se habían ido agravando y su porcentaje de errores subió de forma estrepitosa. Pese a una nueva rotura del servicio de Ernesto (3-2), las posibilidades de victoria de Lauty y Javi se esfumaron tras un nuevo break (2-4), esta vez al saque de Javi Bravo. Ahí, por cierto, llegó el punto del partido. Una sucesión de ataques al rival, con hasta tres remates salvados in extremis, y una resolución de campeón del propio Lauti (fue su última gran esfuerzo) que sacó la bola por tres y provocó la admiración del público asistente.

El encuentro estaba en fase terminal, y los juegos fueron cayendo uno tras otro, del lado de Ernesto y Mati hasta completar el último set por 2-6. Así concluyó un partido en el que se registraron hasta 14 rupturas de servicio.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address