¿Os habéis disfrazado para Hallowen?

La verdad es que no me extraña que hayamos aceptado tan bien esta forma de celebrarlo, entre tantas cosas que nos ocurren, preocupaciones, estrés, disgustos,… lo que nos apetece es escondernos, disfrazarnos, ser otra persona y disfrutar, olvidar todo lo malo y salir a pasarlo bien con los amigos y la familia.

Y nada de disfrazarte con una sábana de cualquier forma y parecer un fantasma, eso ya quedó atrás.

Pues el pádel también es una forma de escondernos, de escaparnos un rato y abstraernos de todo lo que nos rodea. ¿Cuántas veces habéis ido a jugar para quitaros el estrés u olvidar alguna cosa? No se trata de quitarte el traje de la oficina y disfrazarte para la pista, se trata simplemente de sentirte a gusto, sin pensar en nada e intentar pasar un buen rato.

Pero lo cierto es que el pádel suele sacar lo mejor y lo peor de nosotros/as. En mi opinión, la actitud que se toma frente a un deporte es un reflejo de la actitud que tenemos de superación en la vida. Quien es paciente, lo es jugando, quien es impaciente también, quien es competitivo en la vida ni te cuento en la pista, y quien es débil de cabeza, está perdido en este deporte.

pádel halloween

Brujas y dráculas pueblan las pistas de pádel durante todo el año.

¿Y qué hacemos con esas personas que dentro de la pista se vuelven brujas o dráculas? Todos tenemos algún amigo o amiga que adoramos, pero cuando entra en la pista se transforma, no hay por donde cogerlo, la bola ha entrado, no ha entrado, la puntuación va siempre favorable para ellos, la mala cara si no restas bien o si van perdiendo, el machaque al mas débil, y un sinfín de cosas que os sonarán conocidas.

Brujas, dráculas y niños exorcistas es la parte negativa del pádel, pero ¿qué ocurre al final? Que cada uno haga una autocrítica.
Y qué pasa cuando el pádel nos pone a prueba, y nos enseña su cara mas dura, la que no vemos, la que nos dice que aprendamos una lección que no podemos pagar porque nadie nos la puede enseñar. La paciencia y la educación frente a los/as jugadores/as.

Pues chicas y chicos, yo os digo una cosa, a mi también me hincha las narices algunas cosas y más de una vez he mirado a mi compañero o contrincante con ganas de darle un palazo, pero por encima de todo, está el deporte y lo que hay que aprender frente a estas actitudes es más personal que técnico y eso solo lo podemos aprender nosotras/os solos/as, sin ayuda de ningún profesor.

Quizás debería de haber un libro de “Las buenas maneras en el pádel” para que al menos fuese vox populi lo que está bien y lo que está mal y así se pudiese ver a los Hallowen de las pistas.

Yo incluiría reglas como:

· Puntualidad en los partidos (me autoinculpo por esto);

· llevar tu propia agua a la pista;

· llevar de vez en cuando bolas nuevas y sacarlas de la bolsa (con decir que tienes no es suficiente, hay que usarlas también);

· ser modesto/a y realista a la hora de pedir la izquierda;

· no decir tacos cuando se falla;

· no hay que saltar por encima de la red, hay puerta;

· dejar que salgan antes de entrar, tres son multitud en el mismo lado, y mil cosas mas que seguro se os ocurre.

pádel halloween

El pádel puede acabar despertando el lado más oscuro de cada jugador/a.

· Bueno pues todo eso no es moda, eso son malos modales que hay que pulir; por muy estresadas/os que estemos, hay que concentrarse en hacer del pádel algo bonito y elegante. Todos tenemos un mal día, pero este es un deporte de equipo, no puede aflorar una bruja o un drácula, para eso está Hallowen. Si no, vamos a hacer niños y niñas exorcistas en vez de futuros pros.

No quiero ser negativa, sino simplemente aprovechar el día de hoy para hablaros de esto. El pádel enseña mucho, no solo dentro de la pista, también se aprende mucho fuera, de las situaciones, de los momentos, del hecho de estar con mucha gente diferente con la que te relacionas, hay que tener la mente clara para sobrellevar diferentes situaciones. Hay que saber aprender a hacer un buen mate y a recibirlo.
Si el pádel es moda, hay que adaptarse a él, a sus reglas, a sus leyes, escritas o no y no él a nosotras y nosotros porque en la pista hay 3 personas mas.

Pues a todas las brujas, los dráculas y los niños y niñas exorcistas, decirles que hay que dejar a un lado las susceptibilidades en este deporte y el mal carácter, sobre todo cuando te critiquen o te pongan a prueba, porque el mundo moderno y este deporte tienen muchas exigencias y requiere una dosis extra de paciencia por nuestra parte. Si lo tomamos todo demasiado en serio terminaríamos enfermando, y ¿no se supone que jugamos a veces para desestresar?

Para quitar el agridulce, mirad el bolazo que recibe Paquito Navarro en la final del campeonato andaluz de padel y lo que contesta después de semejante golpe. Lo ha colgado Nacho en Padelazo. ¡Qué arte tiene!

¡Feliz Día de Todos los Santos!
Buenas semana brujillas y draculines.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address