Cuando ya llevas un tiempo jugando, ya sabes que estas en 4ª categoría, es decir, nivel bajo, pero con mucho entusiasmo, y grandes pretensiones de pasar a 3ª en muy breve tiempo, quizás un año o menos (jejeje).

Ya te has comprado todo lo necesario, e incluso más; cosas que ni te pones, cosas que son incómodas, algo que está muy de moda, como un vestido de Varlion, o una sudadera de Mystica o Padel Lobb y un montón de complementos, calcetines, gorras, muñequeras, de todo, y los famosos grips para la pala, que lo fácil que parece ponerlos y a la hora de la verdad….arrugas,… en fin.

Pues ese primer año, se te plantea un problema, de hecho, un gran problema que tiene la industria textil de pádel. ¿Dónde me compro ropa de pádel?

A todas/os nos gusta probarnos la ropa, los clubes ofrecen algunas marcas, y algunas cosas, pero siempre tienen lo que nunca o casi nunca ves en las pistas; la ropa se ve en los jugadores, la moda es lo que todo el mundo se pone, y encontrar dónde comprarlo no es fácil. ¿Dónde te has comprado eso?

Aún no estamos acostumbrados o muy confiados a comprar por internet, pero es que el principal problema son las tallas de la ropa de pádel. La M es una 38-40 española, pero arriesgar a que no vaya acorde el escalado del patrón con la talla es un problemón. Yo quiero la M, no la L, no tengo una L; mi talla no es esa, no me enfadéis; que no quiero pedir mi talla y resulta que necesitaba una talla más, y ahora hay que pagar la devolución de la prenda, te cobran un extra y ya la falda no te ha costado los 17,95€ que ponía en la web sino 7€ más de gastos de devolución y encima, me han llamado gorda.

Esto hay que arreglarlo, porque no se puede perder la confianza en la compra on line, de hecho es el futuro y si aún no hay grandes comercios de ropa de padel habrá que buscarse la vida, e internet es una forma de buscársela.

Yo me pateé las tiendas de deporte, El Corte Inglés y los grandes centros comerciales, y la verdad es que no encuentras muchas cosas, hay algunas de tenis, algunas marcas pero no mucho, y desde luego era comprar adaptándome a lo que había, más que elegir lo que me imaginaba o me gustaría.

Así que empecé a comprar por internet en una web de confianza, me reunía con mi amiga V.L, argentina, padelera y loca por la moda, y como comprando 100€ el envío era gratuito. Nos comprábamos entre las dos todo lo que nos iba gustando. Con el tiempo vas sabiendo cómo va el tallaje de las marcas, así que más o menos sabía lo que tenía que pedir.

donde compro mi ropa de pádel la alfombra verde

“La ropa se ve en los y las jugadoras, la moda es lo que todo el mundo se pone”.

Pero la cosa ha mejorado, y creo que aún va a mejor. Ya sé comprar por internet y además los clubes tienen más oferta de marcas y modelos. Es importante que un club tenga su espacio de venta donde puedes mirar y encontrar cosas nuevas y ver lo que puedes pedir más adelante por internet o directamente comprártelo allí. Además hay más tiendas de pádel e incluso ropa outlet. Varlion, sin ir más lejos, tiene una tienda inmensa en Madrid, de hecho tiene dos, y otra en Sevilla. Yo he estado en una y es una pasada, la de Las Rozas. ¡Me encanta! Cayó un vestido rosa, o color magenta, como dicen ellos.

Desde luego, para vender, lo importante es facilitar al cliente que encuentre lo que busca, hay que llegar hasta el jugador o jugadora. Las webs tienen que ser impecables, que nos ayuden a ver la colección completa; los clubes tienen que saber vender sus productos y su labor cada vez es más importante, son mini tiendas accesibles imprescindibles hoy por hoy, y las tiendas especializadas tienen que hacer publicidad a bombo y platillo de dónde están localizadas porque sino no, las vamos a encontrar nunca.

Lo que me he fijado es lo dificil que lo ponen algunos clubes; como la ropa no tiene alarma, la ponen casi detrás del mostrador y prácticamente invades el espacio de la recepcionista para ver una camiseta o algo que te guste. Es un apuro, pero o me dejan ver qué tienen o no me llevo nada.

Recuerdo un día en el Club de Pádel Los Boliches, en rebajas, sacaron a la zona de la cafetería un perchero de ropa con toda la oferta que tenían en faldas Padel Lobb. ¡Nos volvimos locas! La mía ni me la probé, me la llevé a casa y al día siguiente la cambié por otra talla, pero me daba igual, estaba accesible para ver, tocar, probar y manosear todo; y al final nos repartimos casi la mitad de lo que había entre las que estábamos allí. Ese día hicieron caja y se quitaron un buen stock de saldos.

Pues fácil, ya hemos comprobado que no es comprarse ropa. Hay mucha, pero está tan dispersa que no sabemos donde ir. Estaré atenta a las nuevas aperturas y os lo contaré, a ver si mejora un poco este mercado y nos lo ponen un poquito mas fácil.

Y a colación del título, yo sigo en 4ª categoría, pero un consejo a las y los que estéis empezando: no digáis NUNCA que jugáis mal, aunque sea una pura verdad, os encasquillarán en ese San Benito y ya no os lo vais a quitar de encima.

Además de la ropa, en el pádel, los y las jugadoras también tienen que saber venderse.

Buena semana a todos/as (si la lluvia quiere, jugaremos).

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address