Perdidas. Terriblemente extraviadas. Víctimas de un juego caótico. Zarandeadas por dos rivales espléndidas que barren la pista con mucha autoridad. Incapaces de encontrarle el hilo a un partido que se les escapa tras encajar un parcial de 6-0 en la final femenina de la previa de Málaga de la Copa Andalucía 2015.

 

Así, en mitad de una feroz tempestad, consumado un naufragio irremediable, anhelando algo que les sirva de asidero; surge un insignificante gesto, un destello casi imperceptible en plena penumbra. Un sonrisa. Una simple sonrisa. Tras fallar un punto. Tras perder un juego. Tras ceder el primer set. Una sonrisa como respuesta a todo. Al acoso rival, a la incapacidad propia, a la ansiedad.

 

Rocío González y Lorena Lizarza sonríen sobre la central de Nueva Alcántara antes de empezar el segundo set. No es una frivolidad. Ni un gesto de indiferencia. Es un halo de esperanza. La reacción de quienes saben que, pese a todo, aún tienen algo a lo que agarrarse.

 

Y eso que sus adversarias, fabulosas, espléndidas, acaban de firmar un primer parcial portentoso. Elena García, desde la derecha, es una centella que tapa huecos y achica el campo, que aprieta cada bola y no da respiro. Combina el filo de la guadaña en cruzado con la sutil picardía del paralelo. A su lado, en el revés, la antequerana Pilar Santolalla dicta un curso de padel inteligente, táctico, hermoso. Es un metrónomo impecable que mece el juego a su antojo y atormenta a sus contrarias con soluciones tremendamente eficaces.

 

Por contra, apenas ha habido rastro de Rocío y Lorena en el primer set. Tímida y recluida en su esquina, la primera; alocada y anárquica, la segunda. Inconsistentes ambas. Tan sólo el atribulado inicio de sus contrarias les permite tomar ventaja en el arranque, un espejismo que se disipa pronto.

 

En el segundo juego, la marbellí de Corus y su compañera asaltan el saque de Elena para firmar el primer break del encuentro. Un desajuste de ésta y de Pilar por el medio convierten el resto de Lizarza en una cuchillada que provoca la rotura (0-2).

 

pilar-santolalla-final-femenina-prueba-clasificatoria-copa-andalucia-2015-nueva-alcantara

Pilar Santolalla.

 

Cuando Rocío y Lorena consolidan el quiebre (0-3) enfilan un escenario propicio tras el campo de minas que han debido recorrer en la competición. Y es que ya el debut fue tremendo ante Lili Navarro y Patricia Mowbray. Obligadas a remontar, pudieron solventarlo en un trepidante y ajustado tercer set que les permitió apear a una de las parejas favoritas a la victoria (2-6, 6-3 y 7-5).

 

Su siguiente desafío, ya en semis, les midió a otra de las duplas aspirantes al título, Bea Ramírez y Candela Escobar, a quienes derrotaron también en tres durísimas mangas (6-3, 6-7 y 7-5).

 

Enfrente, Elena y Pilar debutaron con solvencia ante Carmen López y Sabina Baena (6-3 y 6-4) y salvaron el difícil escollo de cuartos ante Mihaela Ghica y Paola Andrea Folatelli (6-0,1-6 y 7-5), frente a quienes levantaron una bola de partido en contra.

 

Ahora, con los nervios a flor de piel, el break encajado sitúa a Pilar y a Elena ante un himalaya terrorífico en la final. Quizá sea precisamente la complejidad de ese descomunal reto lo que las serena y las reactiva, pero el caso es que, en el cuarto la antequerana y la malagueña corrigen la senda inicial.

 

Santolalla abre la vía cruzada, un intenso duelo en el que la magistral mano de ésta somete a un verdadero calvario a Lorena. La marbellí, una jugadora valiente, explosiva, no acaba de decidirse esta vez si dar un paso al frente o esperar atrás. En tierra de nadie, es Pilar quien manda.

 

Tampoco Rocío se atreve a soltar marras. Su juego firme e intenso se muestra algo parco y es Elena, su rival, quien se despliega con vértigo en torno a la cinta.

 

De esta forma, en el cuarto, con saque propio, Santollala y García frenan la caída (1-3) y en el quinto, a continuación, comienzan la escalada. Dos errores consecutivos de Lorena acaban condenando el saque de Rocío. Un globo que se marcha y una volea que se queda en la red (2-3).

 

Súbitamente, los problemas se agravan. El padel de Rocío y su compañera se oscurece, se sumerge en el abismo, se vuelve insulso e inconsistente. El mejor síntoma de ello es el break que encajan, el segundo consecutivo, en el séptimo juego. Lo hacen sin anotarse siquiera un sólo punto. Un error de Rocío con la volea, dos fallos de Lizarza (una dejada que no pasa y una arriesgada bajada de pared que se marcha fuera) acaba convirtiéndolo en una rotura de servicio Pilar Santolalla que vuelve a imponerse en el duelo cruzado con la marbellí (4-3).

 

elena-garcia-final-femenina-prueba-clasificatoria-copa-andalucia-2015-nueva-alcantara

Elena García.

 

La debacle llega en el noveno. Supone el tercer break consecutivo que encajan Rocío y Lorena. El tropiezo toma forma de desmoronamiento. La rotura echa el cierre al set (6-3). Es Pilar quien, en la red, devuelve un flojo remate de Lorena para lograr el quiebre.

 

Rocío y Lorena reaccionan

 

El viento agita el partido. La sonrisa de Rocío y Lorena, a poco de comenzar el segundo set, las retrata aún vivas en el encuentro. Con el asidero del alma y el oficio como estrategia, Lizarza y González reman contracorriente para evitar despeñarse definitivamente. El empuje de Elena y Pilar las mantiene aún al fondo de la pista. El duelo se aprieta.

 

En el quinto, por primera vez, Lorena y Rocío se liberan de la mazmorra. La de Corus, espléndida, se abalanza sobre la red mientras su compañera aprieta por bajo. Una volea cruzada de Pilar que se marcha acaba por finiquitar el servicio de Elena (2-3).

 

Les dura poco la alegría, sin embargo. Un 40-0 y saque propio no les sirve para consolidar la conquista y ampliar la brecha. Elena y Pilar, magníficas, se vuelcan sobre el servicio de Rocío. Un enorme resto de Elena y dos errores de Lorena les ponen en pista. Finalmente, es Pilar quien, de nuevo, vuelve a exigir a Lizarza por alto, le arrebata metros en la red hasta que le encuentra los tobillos (3-3).

 

Con el marcador otra vez igualado, unas persiguen el golpe para abrochar el partido; y otras tratan de aferrarse a la pista en busca de su oportunidad.

 

Puede más el empuje de Lizarza y González. En el noveno, avisan presionando el servicio de Elena. Dos oportunidades de break que se esfuman tras un error de la propia Lorena al apretar una bajada de pared que se queda en la red, y una brillante acción de Pilar que, con la volea, percute por el medio y descubre el paralelo.

 

rocio-gonzalez-final-femenina-prueba-clasificatoria-copa-andalucia-2015-nueva-alcantara

Rocío González.

 

El fallido intento (4-5) muestra la recuperación de Lorena y Rocío. No dominan el encuentro pero sí han logrado emerger del abismo para sostener el enfrentamiento. En el undécimo, consiguen su objetivo. Es Lorena quien irrumpe imperial en este juego para decantar la balanza. Un acción eléctrica de la de Corus, que se anticipa a su contraria, le permite cerrar por cuatro metros en la red y provocar así la opción de rotura. Finalmente, un globo que se le marcha a Elena confirma el vuelco (5-6).

 

¡Vamos, como ayer! le dice la malagueña a su compañera de Antequera. Una clara referencia al sufrimiento que padecieron en semis y que sacaron adelante con mucha casta. Ese es el espejo. Ese es el camino.

 

Pero Lorena y Rocío, esta vez, no dan opción y clausuran la seguna manga (5-7).

 

Los detalles resuelven el duelo

 

A estas alturas, Lizarza ha recompuesto en parte su juego. Más paciente al fondo y más decidida en ataque, ahora sí discute el mando con Pilar en cada punto. A su lado, Rocío va liberando su juego. Precistamente, un formidable resto paralelo de revés a dos manos de ésta mete presión al saque de Santolalla nada más comenzar el tercer set.

 

El aire que sopla con fuerza acreciena el factor azar en cada intercambio. De hecho, un globo alto de Pilar lo desvía exageradamente el viento hasta mandarlo fuera de la pista.

 

Eso es un break (0-1) que parece aclarar el horizonte de Rocío y Lorena. Aunque la reacción de sus adversarias es inmediata. Una formidable derecha cruzada de Elena y tres errores propios, uno de Rocío y dos de Lorena, devuelven la rotura y aprietan de nuevo el partido (1-1).

 

No hay tregua. Con ambas duplas lanzadas, cualquier error amenaza con fracturar el encuentro definitivamente. A punto está de ocurrir en el tercero. Dos errores de Pilar conceden dos opciones de break a Lizarza y González. Dos oportunidades de acelerar y dejar atrás a sus contrincantes. Sin embargo, no acaban de conseguir dar ese paso.

 

lorena-lizarza-final-femenina-prueba-clasificatoria-copa-andalucia-2015-nueva-alcantara

Lorena Lizarza.

 

Santolalla y García salvan la amenaza (2-1) pero no se detienen. Lo que evitan, lo conquistan en el siguiente. Les basta una sola ocasión. Elena, providencial, con las rodillas en la moqueta, devuelve un paralelo sublime que confirma el break (3-1) al saque de Lorena.

 

Con la oportunidad de ampliar el margen, Elena y Pilar desbarran. El error es mayúsculo. El saque de la antequerana se derrumba en blanco. El mérito es de Rocío y Lorena que aprietan como hasta ahora no lo habían hecho.

 

La rotura vuelve a equilibrar la contienda (3-2). El encuentro se agita. Los intercambios se agravan. El tiroteo es constante. Cualquier traspié puede ser ya decisivo.

 

Lo saben ambas parejas. En el sexto, sufre el servicio de Rocío. Su saque y volea a la red concede la oportunidad a sus rivales. Pero la monumental defensa de González y Lizarza da sus frutos. Falla Pilar por alto, víctima otra vez de los juguetones caprichos de Eolo.

 

Se esfuma la opción y aparece en el séptimo en campo contrario. Lorena destroza un globo corto de Elena que es quien saca. Después, es Rocío quien llega a dejada de la malagueña y cruza para confirmar el break (4-3).

 

El golpe es tremendo para Pilar y Elena quienes, tras dominar buena parte del encuentro, se ven ahora a merced de sus contrarias. La puntilla llega en el noveno. Rocío y Lorena, desatadas, le echan el cierre al partido con una nueva rotura, esta vez al saque de Santolalla.

 

La salida de pared de Elena que se estrella en la red da pie al grito de liberación. ¡Vamos! El abrazo de Lorena y Rocío celebra una trabajadísima victoria (3-6, 7-5 y 6-3) lograda con mucho oficio y corazón, un triunfo esforzado que encierra valiosísimos significados personales.

 

El esfuerzo de Elena García y Pilar Santolalla, su pasión en la pista, su raza, su juego, les vale también para representar a Málaga, de forma merecidísima, en la fase final de la Copa Andalucía 2015.

 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address