Golpea una, dos y tres veces su mano contra la pala. Luego mira a su compañero y grita ¡vamos, vamos! El brasileño Pablo Lima maldice haber fallado las dos primeras bolas del saque de Bela. En la tercera es su rival el que logra el punto.

 

Ese 0-40, en plena semifinal del Cervezas Victoria Málaga Master 2015, haría temblar a muchos. Condicionaría su estrategia. Alimentaría fantasmas. Aprisionaría el juego propio. En los números uno, en cambio, la reacción es otra bien distinta. ¡Vamos, vamos, vamos! Uno tras otro, Bela y Lima despachan las tres bolas de break en contra y conservan el saque.

 

Y no es una situación única durante el encuentro. En el segundo set, se repite la amenaza al saque de Bela y, de nuevo, salvan un 0-40.

 

Hay quienes, para tratar de explicar la diferencia de los actuales números uno con el resto, mira a la pala y opta por elegir algún golpe (el globo de Bela, el revés de Lima,…), incluso alguna faceta del juego, como la capacidad defensiva de ambos… Y puede que tengan algo de razón. Sin embargo, lo que explica la imbatibilidad de esta dupla no sucede en torno a la pala sino más arriba, en la mente.

 

Sus rivales pueden ponerles en aprieto con la pelota en movimiento. De hecho, en algunas fases de sus partidos así ocurre. La fe y el coraje de ambos, en cambio, una auténtica fortaleza inexpugnable, es lo que les diferencia.

 

Todo ello explica bien la victoria que consiguen Fernando Belasteguin y Pablo Lima para alcanzar la final del Master de Málaga, un triunfo brillante ante Paquito Navarro y Matías Díaz, lleno de autoridad y poderío.

 

Con las gradas del Palacio Martín Carpena aclamando al sevillano de Mystica, incluso con algún abucheo (una vez más) a Bela, el de Pehuajó y su compañero no dan opciones a los contrarios.

 

gradas-martin-carpena-semifinal-masculina-cervezas-victoria-malaga-master-2015

Aspecto de las gradas del Martín Carpena durante las semifinales. Foto: WPT.

 

La pareja Adeslas gobierna durante todo el encuentro, un dictado que fructifica en el primer break en el quinto juego del primer set con saque de Paquito. El propio Belasteguin es quien certifica la rotura con una acción prodigiosa en la que arrebata la iniciativa a sus oponentes con un bloqueo en la red a una potente víbora de Paquito Navarro. El argentino de Head termina la jugada con una gran volea (2-3).

 

El andaluz y Matías Díaz tienen la opción de devolver el quiebre de inmediato con ese 0-40 y el público coreando su nombre. Pero Lima y Bela salvan las tres opciones en contra y consolidan la rotura (2-4).

 

Paquito y Matías no encuentran más rendijas en este primer set que ceden con otro break en contra en el noveno. El despliegue de Pablo y Bela es intenso y afilado en torno a la cinta y acaban cerrando con dos amagos (3-6).

 

Paquito Navarro, algo descentrado tras sus protestas al juez árbitro al entender que sus rivales sacaban de forma antirreglamentaria (con una altura excesiva), recupera el pulso en la reanudación. Él y un Matías muy batallador pero no tan fiable en la jornada de hoy, provocan ese nuevo 0-40, otra vez al saque de Belasteguin.

 

Pero la dupla argentino-brasileña, una por una, solventa todas las opciones de peligro y pone a salvo el servicio propio (0-1).

 

El sevillano y el guerrero de Star Vie también ofrecen muestras de su fortaleza mental al superar un 0-40 en contra en el cuarto juego. Es Paquito quien se pone al mando para regalar al público una exhibición de arrojo y talento que culmina con una cuchilla imparable que Bela volea a la red (2-2).

 

matias-diaz-semifinal-masculina-cervezas-victoria-malaga-master-2015

Matías Díaz. Foto: WPT.

 

Sin embargo, los números uno son un martillo que no cesa. En el sexto consiguen su propósito. El 0-40 al saque de Mati se transforma en un break tras un fallo del hispano-argentino con el globo (2-4). Antes, Bela y Lima exhiben su encomiable capacidad defensiva para barrer la pista y exigir un golpe más a sus adversarios.

 

Finalmente, en el noveno, con saque de Bela, los favoritos clausuran el encuentro en blanco (6-3 y 6-3) y suman su cuarta final juntos, todas consecutivas tras el regreso de Lima. Para Belasteguin, en cambio, es su sexta final consecutiva del año (las dos primeras con Willy Lahoz)y todas las ha ganado.

 

El Palacio Martín Carpena de Málaga, desde las 20.00 horas, acogerá, de esta forma, la segunda final entre Juan Martín Díaz y Fernando Bela.

 

Así fue la otra semifinal en Málaga

 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address