Insultante me parece la superioridad de Bela sobre el resto de jugadores. Esos dos torneos ganados con Willy Lahoz lo encumbraron, para algunos incrédulos, en un mito ganador. Willy es un maestro de la elegancia y de la estética en sus golpes. Su técnica es una enciclopedia viva de cómo se deben ejecutar. Con un mínimo gesto logra una velocidad y una precisión al alcance de unos pocos. Lo más importante es cómo ha sabido acoplarse con un Bela catedrático en el arte de ganar. Y esto no se compra en ninguna tienda de deportes. Pero pocos daban demasiadas esperanzas a esa pareja.

 

He visto a Bela ganar partidos sin pasar de la línea de saque hacia adelante. Sin poder caminar, sin poder pegarle a la bola, tirándole globos al mejor pegador y de mil formas más. A él no le importa cómo ganar, tiene recursos de todo tipo.

 

También creo que los demás han jugado en su favor. Cada vez que hubo una pareja fuerte que le hacía sombra, la pareja se disolvía. Cansados de ser segundos, se separaban para ser terceros, cuartos o desaparecer. Hubo muchas parejas (Gaby y Seba, Cris y el Bebe, Gaby y el Bebe, Cris y Seba, Matías y Miguel, Maxi y Miguel, Matías y Cris, Sanyo y Seba, Sanyo y Maxi, Juani y Pablito y alguna otra que me estaré olvidando) que lograban arrebatarle algunos sets, algunos partidos y algunos títulos. Pocos, pero lo lograban. Por diferentes motivos se fueron separando. En busca de lo mejor en teoría, perdían lo bueno en realidad.

 

El propio Bela separó a la pareja que estuvo 6 años un escalón por debajo. No había otra elección posible, conociéndolo a Bela, de quién sería su compañero al dejar a Juan Martín. Incluso, si Bela hubiera seguido con Juan Martín uno o dos años más, Bela hubiera seguido ganando. Pero lo que Bela temía era que eso le quitara 2 o 3 años de su carrera a futuro. El mismo Juan Martín lo declaró hace poco: “Bela me había mal acostumbrado, llevaba el peso de todos los partidos y me fue quitando responsabilidad”. Es verdad, pero también es verdad que ello le generaba un desgaste físico que no sería capaz de sobrellevar muchos años más.

 

belasteguin-cervezas-victoria-malaga-master-2015

Fernando Belasteguin. Foto: WPT.

 

Desde mi ignorancia de los acontecimientos exactos me sorprendió que Maxi aceptara dejar a Sanyo. Comprendo la ilusión de Maxi por jugar con Juan Martín, pero dejaba a su amigo Sanyo con el proyecto a medias. Un proyecto por el cual Sanyo apostó fuertemente. Nadie se olvida de la primera semifinal que jugaron en Murcia contra Juan Martín y Bela, que perdieron 6/0 y 6/0. Luego se fueron encontrando con éxitos esperados y de los otros. Sin dudas, era una de las parejas que podía hacer daño a Lima y a Bela.

 

Otro caso para el análisis es la pareja formada por necesidad entre Maxi Grabiel y Paquito Navarro. Sorprendió la buena sintonía entre ambos, la rápida respuesta positiva, la sintonía genial del que lucha y defiende para generar juego y que el otro lo defina. Una pena su separación para el padel. Si hubiera sido yo, me hubiera replanteado la decisión. En esos niveles no se encuentran combinaciones químicas tan  perfectas. Y está claro que no es por Mati, un maestro guerrero que todo lo puede.

 

¿Cómo se le juega a Bela y a Lima?

 

Me gustaría ver un partido donde Bela toque poco la bola. Preferentemente lejos de su zona de confort. Es decir, fuera de los últimos 15 o 20 metros cuadrados de su pista. Entre la línea de saque y la línea imaginaria de la volea. A medida que Bela juegue en su lugar de seguridad, o empiece a jugar mucho la bola, o lo hagan correr por toda la pista, Bela se vuelve invencible. Cuánta mayor presión tiene la bola, por importancia del punto en cuestión o por la cantidad de veces que haya pasado la bola de un lado a otro, menores posibilidades existen de que falle. Una virtud que lo ha encumbrado como el más ganador de la historia.

 

Esto que Bela hace es lo más difícil que tiene el padel. La mayoría de los jugadores funcionan al revés. Por eso Bela es tan grande. Tiene una enorme ventaja sobre el resto. Mientras que Bela aparece inexorable cada domingo en una nueva final, el resto va visitando una final cada tanto. El domingo Bela está más tranquilo jugando una final del World Padel Tour que cortando el césped de su casa.

 

fernando-belasteguin-final-del-world-padel-tour-lisboa-2014

Fernando Belasteguin. Foto: WPT.

 

Hay 3 cosas que me sorprenden de Bela. La primera está relacionada con el golpe que mejor maneja: el globo. Es increíble el globo que Bela tira. Y la cantidad de globos que puede tirar en un mismo punto. Como ejemplo les cuento que hace unos años, creo que fue en Madrid, Bela estaba a punto de tirar un globo paralelo sobre Maxi, cuando vio por el rabillo del ojo que Miguel (Lamperti) se iba posicionando por detrás de Maxi para ir a pegarle a la bola. En el último momento, con un firme movimiento de muñeca, Bela le cambió la trayectoria al globo colándolo en el rincón de Miguel, quién había trastabillado y no llegó en condiciones a pegar esa bola. Pocos jugadores dominan tan bien el timming para ejecutar el globo.

 

La segunda cuestión es la capacidad de recuperación de pelotas que tiene Bela. Ha desarrollado una visión milimétrica de la pista, posee una lectura de los golpes de todos sus rivales, sabe perfectamente dónde va a ir cada bola, tiene la preparación física adecuada para llegar a todas esas bolas y tiene la concentración adecuada en cada momento del partido para estar activo y llegar. Su mentalidad, en este caso, juega a su favor.

 

En Youtube existe un video, donde Bela recupera una pelota en el quinto peldaño de la tribuna fija que hay en el club Reserva del Higuerón, que asusta. Pisó todo lo que pudo, piernas, manos, carteras, relojes, lo que fuera hasta llegar a la bola, la metió en pista, volvió a pista para ganar el punto. Inhumano.

 

 

La tercera cosa increíble de Bela es su apetito de victoria. Bela ha jugado 238 finales, ha ganado 188, de las cuales 170 han sido junto a Juan Martín. 80% de efectividad. Como pareja, junto a Juan Martín, han ganado 170 de 191 finales, y su porcentaje sube a un sonrojante casi 90%. A sus 36 años Bela es el indiscutido número del mundo. No quiere perder ni una sola bola, no te regala nada, se enfada por fallar una pelota aun cuando va ganando muy fácilmente. Sabe de la importancia de cada detalle, de cada bola, de cada punto.

 

Claves del dominio de Belasteguin y Lima

 

Creo que una de las claves es el respeto que se tienen mutuamente. Es lógico que Pablito reverencie a Bela, le ha ganado en 9 de cada 10 veces que se han enfrentado. Bela, que es un analista increíble, sabe que si alguien podía hacerle daño era justamente Pablito. Bastaba con ver cualquier partido entre la pareja 1 y 2 del año pasado para escuchar como Bela castigaba a Juan Martín cuando dejaba una bola floja o le jugaba en ciertos puntos del juego de Pablito.

 

pablo-lima-final-masculina-estrella-damm-valladolid-open-2015

Pablo Lima. Foto: WPT.

 

Los que quieren hacerle daño gratuitamente a Bela decían que éste y Pablito no se llevarían bien. Con un carácter muy fuerte ambos, dominadores de las situaciones de la pareja, acostumbrados a abarcar pista, se decía que chocarían y que no se lucirían ninguno de los dos. Hay que reconocer que Bela por su estilo de juego cruzado, lógico por otra parte, y por la incomprensible respuesta de sus rivales, a mi juicio erróneamente, absorbe mucho juego. Pablito no se desconcentra ni un solo segundo de su misión dentro de la pista. Tanto uno como el otro hacen un juego muy clásico, muy sólido, sin fisuras, sin lujos pero extremadamente contundente. Cruzan todos sus tiros en la búsqueda de resquicios, ya sea en el juego de ataque o de defensa de sus rivales, para luego definir en paralelo.

 

Mi pregunta es, ¿quienes serán los que van a parar todo este vendaval de juego? Hacen falta dos jugadores, uno de derecha y otro de revés, que puedan hacer mella en el juego defensivo de Pablito y Bela de una manera constante y brutal. Sobre todo un jugador de revés capaz de aguantar todo lo que te tira Bela, ya dijimos que éste absorbe más juego que Pablito, porque “le siguen el juego” a Bela en eso de tirar cruzado. Y está claro que ha demostrado a lo largo de estos últimos 14 años que es capaz de soportar esto y mucho más.

 

Si hay dos parejas que pueden hacerle daño son Juan Martín y Maxi y Sanyo y Juani. Tanto Juan Martín, como Sanyo, tienen los suficientes recursos desde la derecha para aventajar en el 1 contra 1 al jugador brasilero. Donde creo que se está cometiendo un error, con permiso de los entrenadores que llevan a las parejas que se enfrentan con Pablito y Bela, es desde el punto de vista estratégico. ¿Cómo puede ser que todavía no hayamos encontrado la clave para jugarle a Bela?

 

Si hay una planificación, un sistema de juego, una estrategia clara para vencer a Bela, les aseguro que desde afuera de la pista, no se ve. No veo los cambios. Y si los hay, Bela se anticipa y ya está preparando ciertas cosas para no dejarse alcanzar. Quiero comentar, y esto es sólo un gusto personal, que el único que me daba la sensación de hacerle daño, era Seba y su víbora. Otro día hablaremos de la bandeja, que a mi humilde juicio no sirve para jugar desde el revés. Porque no se pueden abrir ángulos, porque da demasiado rebote, porque no se puede jugar a la reja, porque cuando Bela te tira para atrás con el globo, con la bandeja la bola viene muy arriba y fácil de volear y por muchos otros motivos que ya contaremos.

 

pablo-lima-semifinal-masculina-cervezas-victoria-malaga-master-2015

Bela y Lima. Foto: WPT.

 

Pablito y Bela son casi perfectos a la hora de defender, de barrer la pista, les gusta visitar todos los rincones a ras del piso sin temor a ensuciarse. En ataque son buenos porque no cometen errores, no son grandes creadores de jugadas maravillosas, pero son superiores a los defensores. Es decir que en el balance defensa contra ataque, son mejores, y en el balance ataque contra defensa, siguen siendo superiores. Salvo que Pablito y Bela quieran disfrazarse de lo que no son, como el otro día en el casi 0/5 que le metieron Juan Martín y Maxi, las diferencias se dan a su favor. Da la sensación que Pablito y Bela pueden jugar una eternidad así, mientras que sus rivales están sufriendo aún cuando estén ganando ocasionalmente.

 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address