El marcador apuntaba la ruta hacia los octavos de final. 7-6 a favor en el primer set y 0-1 en el segundo que recién comenzaba. Jake Benzal y Ramiro Moyano luchaban cada punto como si fuera el último del torneo, una receta que ya les había permitido adentrarse en el coto de los grandes en los XV Internacionales de Pádel Ciudad de Marbella al disputar los cuartos de final.

Sus rivales al saque trataban de mandar en el juego y reponerse de la primera manga perdida. Moyano salió entonces tras una bola pegada por Nacho González Gadea, se impulsó hacia el aire para alcanzarla, ignorando que allá abajo, sobre el verde de la pista, le esperaba el vacío, el dolor, la retirada. Al caer, el jugador de La Plata pisó mal, dobló hacia el exterior su tobillo izquierdo, retorció hasta hacer añicos sus opciones de seguir en la competición.

“No me podía mover, y decidí abandonar para que no fuera una lesión peor; siempre es preferible dejarlo”, contaba una hora después Moyano quien, pese a la desgracia, eligió no darle muchas más vueltas. “Son cosas que nos pasan a los deportistas”.

El jugador de Varlion, que cumplirá 23 años en octubre, prefería saborear el éxito logrado en Marbella una semana antes, el techo de su carrera deportiva hasta ahora. “Para mí es lo más grande que me ha pasado deportivamente hasta ahora”. Sólo evocar el recuerdo, se atenúa su dolor. “Imagínate con el sacrificio que hacemos los argentinos para venirnos de nuestro páis, dejar a la familia para dedicarnos plenamente al pádel”, explicaba con naturalidad alguien que se coló entre las ocho mejores parejas de la prueba de Nueva Alcántara. “Nunca había hecho cuartos; ganamos a la pareja ocho del mundo (a Godo Díaz y Marcello Jardim por 6-3 y 6-4), y tuvimos un partido muy duro en primera ronda (frente a Roberto Saba y Francisco Monterdea quienes vencieron remontándoles un set, por 6-7, 6-3 y 6-3)”.

Ramiro Moyano se retiró lesionado de su primer partido del cuadro principal en Fuengirola.

Esa clasificación para los cuartos de final permite a Moyano y a Benzal seguir manteniendo el objetivo marcado a principios de año. “La idea es estar entre los 20 primeros este año; ahora estoy el 29, Jake (Benzal) está el 36 y los puntos se ajustan cada vez más”–afirma Ramiro–”es más difícil subir, y si no hacemos un resultado como el de Marbella, es más complicado. Nos vino de lujo esos cuartos de final”.

En cualquier caso, Moyano prefiere ir paso a paso, torneo a torneo, y ni siquiera se plantea si habrá cambio de pareja la temporada próxima. Quizá terminamos el año bien y seguimos jugando juntos; quizá a él le sale una propuesta más interesante y paramos o quizá sea al revés”, asegura el argentino que aplaza esas cábalas hasta final de año. “Ahora nos planteamos seguir entrenando duro para mejorar”.

Y su próxima parada es Gijón, si no dicen lo contrario los médicos. “Esperemos que pueda llegar para Gijón. Ganas de jugarlo me sobran y voy a hacer todo lo posible para poder estar.”.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address