Pasó el que fuera el número 1 del mundo de tenis, Juan Carlos Ferrero, por La Nucía en la etapa del World Padel Tour. Más allá de algunas jugadas brillantes, nos dejó cosas para aprender.

 

10 lecciones del ex-tenista profesional Juan Carlos Ferrero en el padel

 

1. Humildad.

Ex número 1 del mundo del tenis y llegó con la sencillez del que recién empieza. Fue fácil hablar con él. Fue fácil sacarse fotos. Pasó casi desapercibido aunque todo el mundo quería verlo.

2. Adaptación.

Pareció totalmente familiarizado con el padel. Con las estrategias, con los golpes adaptados y las circunstancias propias del circuito.

3. Concentración.

Totalmente metido en sus duelos, parecía estar jugando la final de Roland Garros.

4. Camaradería.

Con su compañero, con el resto de jugadores y con el público.

 

juan-carlos-ferrero-2-world-padel-tour-la-nucia-open-2015

Foto: WPT.

 

5. Posición de espera y actitud.

Fue grato ver que lo que enseñamos lo aplica un ex número 1. Una posición de espera perfecta, con una actitud proactiva constante, un movimiento de pies con pasos pequeños y la cabeza siempre alta, “vigilando” todo.

6. Técnica y estrategia.

Técnicamente adaptó todos sus golpes. Revés a dos manos pero muy corto y potente. Derecha con efectos variados pero siempre bien jugada. Voleas con cambios constantes de ritmo y con apenas un movimiento muy suave hacia adelante. Se cansó de sacar bolas por 3 con un golpe similar a su segundo servicio liftado y sin esfuerzo. Controló los espacios ayudando a su compañero. Dominó con eficacia los rebotes en las paredes. Manejó muy bien los momentos calientes de los partidos. Se animó a establecer estrategias y aconsejó a su compañero.

7. Cambios de ritmos constantes.

En casi todos sus golpes tuvo una buena variedad lo que hizo difícil leer sus tiros.

8. Buen compañero.

Se mostró como muy buen compañero en todas las situaciones con su pareja y con los rivales. Dialogó constantemente buscando la mejor estrategia. Lo apoyó cuando las cosas le salían mal. Se refugió en él cuando era él el que fallaba.

9. Competitividad máxima.

En todo momento, incluso en los últimos juegos de su último partido, se mostró altamente competitivo y dispuesto a cambiar el rumbo del encuentro.

10. Alma de campeón.

En torno a él había un aire de campeón que obligaba a aplaudirlo. Sin dudas, fue muy positiva su presencia para esta etapa del WPT de La Nucía.

Esperamos que se repita.

Espero que sean copiadas sus virtudes.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address