El nuevo equipo directivo de la Federación Andaluza de Padel, comandado por Pepe Pérez, se ha topado con un envenenado regalo de la anterior presidenta, María del Mar García-Lorca, y su junta. Según certifica la entidad Adgentis, la cuenta de resultados de la FAP del ejercicio 2016 “arroja unas pérdidas por importe de 217.584,56 euros”.

 

La cuantía es mucho más que un simple desfase negativo. Frente a los ingresos de 516.293,48 euros contabilizados el pasado año, los gastos crecieron hasta alcanzar la cifra de 733.878,04 euros. O lo que es lo mismo, la gestión del anterior equipo directivo ha provocado un sorprendente desvío negativo del 42%.

 

auditoria-adgentis-desgase-economico

 

Por qué este desfase económico en la FAP

 

Parte de la explicación a este desproporcionado gasto se encuentra, fundamentalmente, en dos apartados, según destacan desde la FAP:

 

· Servicios Profesionales: un 25,4% del gasto ha ido a destinado a este capítulo en el que, entre otros, “se encuentran incluidos los Asesores para la Asamblea”.

 

· Compensación a clubes y pagos a la FEP: la directiva de García-Lorca no contempló como gasto en 2016 (tampoco lo hizo en 2015), el 10% de la compensación que el ente federativo debe abonar a los clubes por el número de licencias de jugadores adscritas a los mismos (49.657,10 euros). Tampoco reflejó como gasto el importe a abonar a la Federación Española de Padel por licencias (41.042 euros).

 

El agujero detectado en la caja del organismo federativo hipoteca su presente y su futuro. La nueva Junta Directiva, tras anunciar recortes en el citado apartado ‘Servicios Profesionales’, aborda una temporada 2017 con un presupuesto deficitario en más de 137.000 euros por los compromisos contraídos. Esto obligará al equipo de Pepe Pérez a “adoptar una serie de medidas de ajuste económico para reducir lo máximo posible el déficit previsto”.

 

Aún no han concretado en qué consistirán dichas medidas pero desde el organismo ya piden colaboración y comprensión de los diferentes estamentos deportivos.

 

dimision-pepe-perez-delegado-fap-malaga

Pepe Pérez, actual presidente de la FAP (en el centro de la imagen).

 

García-Lorca y su equipo presumió de gestión

 

Se da la circunstancia de que, en marzo de 2015, fue la entonces presidenta, María del Mar García-Lorca, responsable del citado desfase económico, quien presumió de gestión y denunció lo que ahora se le imputa respecto a anteriores presidentes.

 

A través de un comunicado hecho público entonces en la propia web de la FAP, aquella directiva reveló una desviación negativa en los ejercicios de 2012 y 2013 y, en cambio, un superávit en 2014.

 

En concreto, la información desvelada por los mandatarios del organismo federativo reflejaba un resultado negativo en la gestión de las directivas que hubo en 2012 (fue año electoral en la FAP del que medio ejercicio correspondió al equipo de José Luis Canorea y la otra mitad al de Miguel Ángel Yoldi). Según la expresidenta, la gestión de aquellos provocó un desequilibrio de 36.700 euros por el incremento de los gastos.

 

Estos datos fueron desmentidos por el propio Canorea en una entrevista publicada en Padelazo.com.

 

Respecto a 2013, con Yoldi al frente de la FAP, los datos difundidos por María del Mar García-Lorca y su equipo subrayaron el desvío negativo en 16.321 euros.

 

En cambio, frente a todo ello, pusieron en valor el resultado obtenido en 2014, año en el que ya era presidenta, con un saldo positivo de 6.600 euros obtenido “a pesar de la caída de un 30% de los ingresos de formación y gracias a una política de control y reducción del gasto en términos generales”.

 

ANÁLISIS DEL COMUNICADO EMITIDO POR EL ANTERIOR EQUIPO DE LA FAP

 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address