La jornada de cuartos masculinos del Estrella Damm Valencia Open 2019 regaló uno de los partidos más vibrantes de la temporada.

La grada de la central del Pabellón Fuente de San Luis se admiró, se agitó y se conmovió con una pugna que casi dejó fuera a los favoritos y que acabó confirmando la madurez de la pareja.

Además, recibió con honores a tres parejas que, por primera vez, se abren paso a una semifinales.

Cuartos masculinos Estrella Damm Valencia Open 2019

Tras dos jornadas sorprendentes en este Open de Valencia, los cuartos masculinos apunto estuvieron de cobrarse otra pieza mayor. Sólo el coraje y el oficio de quienes están acostumbrados a manejarse sobre el alambre les sostuvo cuando lo tenían todo perdido.

Paquito y Lebrón se sostienen con la épica

El segundo enfrentamiento de los cuartos de final masculinos del Open de Valencia resultó trepidante. Paquito Navarro y Juan Lebrón, los tetracampeones, la pareja más en forma del momento, los máximos aspirantes al título en esta prueba, buscaban el pase a sus octavas semifinales de la temporada.

Pero delante tenían un verdadero campo de minas. Fede Chingotto y Juan Tello, una pareja fuera del top-8 (de momento) a la que nadie quiere enfrentarse. Los argentinos confirmaron su complejidad con creces.

Y eso que Paquito y Lebrón rubricaron el primer acto (6-4). Lo hicieron, eso sí, con mucho tajo, un anticipo de lo que les esperaba después.

Porque Tello y Chingotto, lejos de acusar el golpe, se crecieron. La potencia de El Gato emergió a lomos del dictado picante de su compañero. Quienes se extraviaron fueron sus rivales. La pareja de Choya perdió el paso. El sevillano perdió el hilo y su compañero, el filo. El mazazo de los argentinos fue imponente para llevarse el set (2-6).

Y si no se hicieron con el partido fue porque sus rivales supieron sostenerse con oficio y coraje allí donde el juego no les alcanzaba. Tres veces tuvieron perdido el partido Paquito y Lebrón en el tercer set. Dos de ellas durante el intercambio de golpes y las esquivaron.

La tercera, en el tie break, cuando sus contrarios se situaron con un 5-2 a favor. Pero la pareja española exhibió una madurez formidable para lograr sostenerse sobre el desfiladero. Quienes acabaron despeñándose fueron Tello y Chingotto, que acusaron el ‘mal de altura’ cuando tenían el triunfo a mano tras firmar un sensacional ejercicio de pádel.

Paquito y Lebrón (6-4, 2-6 y 7-6), de manera milagrosa, accedieron a semifinales. La grada acabó tan conmovida por el espectáculo que aclamó a vencedores y vencidos.

Su siguiente obstáculo será un duelo con aroma a final anticipada: Pablo Lima y Alejandro Galán.

Galán y Lima confirman la mezcla

Se mostraron en el estreno y se confirmaron en cuartos de final. Pablo Lima y Alejandro Galán apuntan a lo máximo.

Rafa Méndez y Diego Ramos fueron víctimas del despliegue férreo e intenso que la nueva pareja Adeslas exhibió en la central de La Fonteta.

Allí mostraron algunas de sus credenciales: una capacidad defensiva que consume a los rivales; unas transiciones vertiginosas que asfixian y un juego en la red tan eléctrico que derrite. La hiperactividad de Galán agitó también a Lima que regaló una versión mucho más suelta y atrevida que en anteriores torneos.

Sus rivales acabaron sometidos por el vendaval de juego de la pareja hispano-brasileña. Ni en el primero ni en el segundo set pudieron inquietarles del todo. La iniciativa era siempre de Galán y Lima y, cuando el uruguayo y su compañero se la arrebataban, les resultaba complicadísimo derribar su resistencia.

El triunfo cayó de manera inexorable para los cabezas de serie número 3 que disputarán la semifinal en su primer torneo juntos. Enfrente tendrán la primera gran prueba para medir sus aspiraciones: Paquito y Lebrón.

Tapia y Gadea siguen con hambre

Tras la campanada de octavos de final, Agustín Tapia y Nacho G. Gadea mostraron en cuartos que su unión circunstancial ha cuajado bien.

Los vergudos de Maxi y Sanyo se cobraron otra pieza mayor. Esta vez fueron los cabezas de serie número 7, Lucho Capra y Cristian Gutiérrez, que no pudieron frenar el fenomenal empuje de sus rivales.

Gadea y Tapia impusieron el ritmo y desarbolaron a sus rivales. Cristian, en el revés, no pudo encontrar pausa; y Lucho no halló pista.

En poco más de un hora abrocharon un triunfo (6-2 y 6-4) que les sitúa en semifinales ante Silingo y Allemandi.

La Bestia y Allemandi se cuelgan el cartel

Sólo quedan ellos en la zona baja. La caída de tres cabezas de serie en la parte inferior del cuadro sitúa a Agustín Gómez Silingo y a Tito Allemandi como los únicos ilustres señalados por el ranking que aún permanecen con opciones.

En cuartos de final se midieron al empuje juvenil de otra de las revelaciones del torneo, Martín Di Nenno y Javi Garrido.

Plantaron batalla los de Malacalza, con el cordobés achicando espacios y el de Ezeiza meciendo el juego pero les faltó agitación en determinados momentos; pecaron de falta de atrevimiento para superar a una dupla como la que forman sus rivales.

Silingo y Allemandi custodian la última plaza que da acceso al Master Final con un juego férreo que combina la intensidad y potencia de La Bestia con la consistente productividad de su compañero.

Dominaron ambos el duelo y superaron alguna adversidad cuando Garrido y Di Nenno encontraron alguna rendija. El triunfo cayó de su lado (6-4 y 6-2) y les anotó en su primera semifinal de la temporada ante Tapia y Gadea.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address