El pulso entre FIP (Federación Internacional de Pádel) y la FPP (Federación Portuguesa de Pádel) se recrudece.

Tras la información difundida por el ente que preside el italiano Luigi Carraro, su homólogo luso, Ricardo da Silva Oliveira, ha pasado al ataque y le concede a la FIP un plazo de 72 horas para que retire públicamente lo que considera “acusaciones difamatorias”.

Lo ha hecho a través de una carta abierta dirigida al presidente de la Internacional en la que, como ya hizo en esta misma web, rebate los argumentos esgrimidos por el máximo organismo federativo del pádel.

El presidente de la Federación Portuguesa pasa al ataque

El enfrentamiento entre la FIP y la FPP trasciende lo institucional. El último ejemplo de ello es el polémico episodio que se ha originado a propósito de la solicitud de ayudas públicas por parte de la entidad portuguesa para la organización de dos pruebas de la Asociación Europea de Pádel, una entidad que no reconoce la propia FIP.

El organismo que preside Luigi Carraro denunció que la Federación Portuguesa utilizó el nombre de la FIP en la consecución de dichos fondos públicos (que concedió el Instituto Portugués del Deporte y la Juventud) para la organización del Campeonato Europeo de la EPA y de la EuroAmerica Padel Cup, también de la EPA.

La FPP niega las acusaciones. Los detalles de todo lo tienes a continuación en la información que ya publicó esta web hace unos días:

NO TE PIERDAS ESTO:   Guerra entre federaciones: la FIP acusa a la Portuguesa de usar "información falsa y engañosa" para obtener fondos públicos para torneos de la EPA

A todo ello, Oliveira le ha añadido una Carta Abierta que ha dirigido al presidente de la FIP, Luigi Carraro.

También ha remitido un comunicado de respuesta a los medios de comunicación en los que, además de dar respuesta a las acusaciones, pasa al ataque.

Acusaciones, reproches e insinuaciones

“Ayudemos a los que no cumplan a cumplir, trabajemos en una asociación limpia con prácticas claras, creemos procesos justos y cumplamos con la ley, y sobre todo, seamos amigos”. Así concluye el presidente de la FPP un extenso comunicado de seis páginas que titula ‘Respuesta al individuo que lleva la FIP por su ataque difamatorio a la Federación Portuguesa de Pádel”.

En dicho escrito, remitido a medios de comunicación, entre otros, da respuesta a las acusaciones de Carraro y desliza toda una suerte de ataques y reproches hacia el italiano.

“Es de conocimiento común que la mayoría de las veces, cuando uno no tiene nada que mostrar o tiene que esconderse de situaciones vergonzosas públicas que no pueden ser borradas de sus vidas, algunos toman el camino de lo que generalmente se llama el escape hacia adelante“, afirma Oliveira antes defender su honestidad personal con un argumento que asoma como una comparación pero que no termina de concretar.

“El mismo presidente (Oliveira se refiere a sí mismo) tiene un currículum serio y vasto en instituciones muy creíbles. Además, ni él ni ninguno de sus parientes cercanos han sido acusados de corrupción, ni han estado relacionados con quiebras, calificaciones crediticias bajas en sus compañías, ni han estado involucrados en escándalos financieros y deportivos poco claros que corren por Internet”.

El dirigente luso defiende la transparencia de la institución que preside y desvela que en torno a la FIP hay tres casos en el CAS pendientes de resolución así como una demanda en la Agencia Española de Protección de Datos. Sólo los dos primeros podrían suponer un gasto para la Federación Internacional de más de 56.000 euros (60.000 francos suizos) “que la FIP tendrá que pagar a la FPP en caso de perder”.

Ricardo da Silva pone en cuestión el liderazgo de Carraro y el papel de su Junta Directiva y advierte de que “pase lo que pase, seguiremos buscando justicia y siempre estaremos del lado de quien cumpla con las leyes”.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address