Es una de las nuevas parejas del circuito PPT 2012. Y van con toda la ilusión del mundo para hacer algo grande esta temporada. “La palabra Master suena bien aunque es difícil”. Quien habla así es Álvaro Chiqui Cepero, compañero este año de Germán Tamame, que no ve descabellado colarse entre las ocho mejores duplas de la temporada. “Lo del Master lo hemos hablado (con Tamame)” –reconoce Cepero– “hay que tener en cuenta que Jordi (Muñoz) y Godo (Díaz) son la ocho y hemos atacado ahí, aunque, claro, ellos también han subido de nivel un par de peldaños”.

Sin embargo, en el vocabulario de este genial jugador gaditano no existe la palabra imposible. “El año pasado todo era octavos, y a base de sacrificio y entrenar, por lo menos, vamos a intentarlo a ver si damos el sustillo”.

La primera piedra de toque para la nueva pareja es el Campeonato del Mundo por Parejas Open de Pádel que se disputa en Barcelona, una competición que reúne a las mejores palas del planeta. Cepero y Tamame, sin embargo, acuden con un objetivo claro. “Nos lo vamos a tomar como una pequeña pretemporada”, explica Chiqui, que no entiende la programación de esta prueba al comienzo de temporada. “Es algo raro, así que vamos a probar y a fortalecer más a la pareja, hacerla más compacta”, afirma el jugador que tiene remarcada una fecha del calendario. “En mayo, para el torneo de Madrid (el VII Internacional de Pádel Mercer, Trofeo Volkswagen Beetle) queremos estar fuertes”.

Es a partir de esa fecha, cuando Cepero y Tamame emprenderán su difícil odisea hacia el Master 2012. “Si lo logramos o estamos a las puertas, la verdad es que estaría satisfecho”, confiesa el gaditano. “Ya estamos como pareja 14, si subimos un par de puestos más, donde hay un nivel más difícil, entre 14 y 10, estaría muy contento”.

Para se están preparando duro. “He cambiado de entrenador, tanto táctico y técnico como físico”, confirma Chiqui. “Antes estaba como Miguel Sciorilli, y ahora me he ido con Jorge Martínez al Reebok Center, y con Carlos Rodríguez para la preparación”. Ahí encontrarán las bases necesarias para sustentar el esfuerzo de una temporada que será dura pero, al mismo tiempo, ilusionante, en la que se estrenarán como pareja nueva. “Con Tamame, muy bien”, cuenta el propio Cepero. “Hemos jugado juntos, hemos hecho grandes torneos, una vez ganamos a Jordi (Muñoz) y a Godo (Díaz) en un (Campeonato) Andaluz”, señala el gaditano, que resalta que con su nuevo compañero “me entiendo mucho, y además, está muy bien, muy fino, ha perdido 14 kilos”.

La suya es una unión que comparte origen con otra de las novedades de este año. “Estaba con Paquito (Navarro) y hemos hecho como un intercambio de parejas, Paquito con (Adrián) Allemandi y yo con Tamame” –sonríe Cepero–”los cuatro nos llevamos muy bien”.

Respecto a las nuevas duplas, Chiqui destaca, en primer lugar, el cambio de Miguel Lamperti. “Es muy bueno, se ha puesto un coco a su lado (Maxi Grabiel)”. Aunque también le llama la atención la pareja que forman Fernando Poggi con Cristian Gutiérrez. “Poggi está entrenando conmigo, y está muy bien; y  Cristian es un talento puro”. Pero no sólo pone el acento en las parejas de la zona alta del ranking. “Por abajo vienen fuerte”, advierte Cepero. “Matías Marina, con 18 años, que juega con Juan Gisbert, o David con Raúl Arias, Paquito (Navarro) con Allemandi, Gustavo Pratto con Totó (Calneggia), es una buena pareja”.

 

 

 

 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address