La conversación fluye de forma continua, intensa, como su juego sobre la pista. Del mismo modo que no da una bola perdida, no rehuye ningún asunto. Construye con mucha facilidad. Elige bien el discurso y aprieta allí donde quiere subrayar su idea: el desafío junto a su nueva compañera, la dolorosa ruptura con la anterior, su maternidad, su forma de entender el padel y de afrontar la vida, su retirada.

 

Cara a cara, la charla esboza el perfil de una jugadora sensacional que disfruta de cada minuto tras media vida compitiendo en la élite. El diálogo insinúa la profundidad de una persona que sitúa a su hija en el epicentro de todo aquello le ocurre.

 

Desde el hall del Hotel Myramar Fuengirola, Cata Tenorio atiende a Padelazo.com horas antes del inicio de la temporada 2015.

 

Nueva compañera: nuevo desafío

 

La nueva temporada es un auténtico desafío para Cata. A punto de cumplir los 40 años de edad, la jugadora más veterana del top 10 del ranking femenino World Padel Tour vive en plenitud cada instante en la élite del padel profesional. Superado el impacto de la ruptura con su anterior compañera, Marta Marrero, tras el exitoso camino emprendido en 2014, la de Paraná mira ya hacia adelante. No le queda más remedio. En unas horas se estrena en la competición.

 

“Estoy muy ilusionada”, afirma Cata que afronta un nuevo desafío, en su opinión, “parecido a lo que empecé el año pasado con Marta (Marrero)”. A su lado estará este año la sevillana Victoria Iglesias, una diamante de 21 años con un potencial descomunal. “Voy con una jugadora nueva, una jugadora de revés muy agresiva. Le falta un poco la experiencia que le intento transmitir. Ese es el desafío”.

 

Ahora les toca terminar de acoplarse. Encontrar su juego. Medir su propuesta contra las grandes. El año pasado no llegaron los resultados hasta pasada la mitad de la temporada. “Los objetivos de resultados de este año son intentar ganar octavos lo más cómodas posible para tratar de llegar lo mejor posible a cuartos. Ahí te encuentras ya con una pareja de la uno a la cuatro”.

 

Ese es el techo que deberán romper para aspirar a cotas mayores. En 2014, lo consiguió junto a Marrero en la prueba de Marbella al derrotar a Ale Salazar e Icíar Montes y alcanzar las semifinales. A partir de ahí, su juego creció exponencialmente hasta coronarse en Valencia. Es es el camino para este año.

 

cata-tenorio-2

Cata Tenorio firma autógrafos en un clínic en el Hotel Myramar Fuengirola.

 

¿Cómo eligió a su nueva compañera Victoria Iglesias?

 

¿Fui Victoria Iglesias la primera opción de Cata Tenorio? “Entre nosotras se escuchan rumores”, relata la argentina que desvela el que circulaba en el circuito femenino acerca de si Martita (Ortega) y Lucía (Sainz) seguirían juntas este año. A Cata le interesó la posibilidad de formar pareja con la catalana de Babolat. “Le escribí a Lucía y le pregunté si seguía con Martita, me dijo que sí, y entonces llamé a Victoria”.

 

No lo dudó la argentina de Bullpadel pese a que “había otras opciones con más ranking que Victoria”. La decisión la tuvo clara. “En este momento el ranking lo pongo yo. No me iba a limitar a eso. Quería una jugadora que tuviera proyección y que jugara de la forma en que quiero jugar”. El juego que la catapultó el pasado año junto a Marta Marrero hasta la cuarta plaza del ranking.

 

“De Victoria me gusta mucho su forma de competir. He jugado en contra de ella y me gusta su actitud, su forma de pelear los partidos”. Ahora, a su lado, tratará de aportarle la experiencia suficiente, la sabiduría de quien conoce los secretos de este juego, para ayudar a la de Carmona a sacar su mejor padel. “Estoy muy contenta. En estos dos meses en que hemos estado entrenando, la noto muy receptiva. Con ganas de aprender de mí y con ganas de aprender de ella misma”.

 

La temporada será difícil. Victoria será el blanco, en muchas ocasiones, de sus adversarias que buscarán por ahí desequilibrar a la pareja. “La creo capaz de aguantar ese momento. En cuanto nos salgan las cosas bien, ella va a poder”.

 

cata-tenorio-final-femenina-del-world-padel-tour-sevilla-2014

Cata Tenorio. Foto: WPT.

La ruptura de Marta Marrero: un momento muy doloroso

 

“Hacia fin de año, había quedado con Marta (Marrero) en continuar porque el proyecto estaba saliendo bien, estábamos las dos muy a gusto”, confiesa Cata. Sin embargo, el 24 de diciembre saltó la bomba. La madrileña Icíar Montes anunció su retirada de la competición. Su hasta entonces compañera, Alejandra Salazar, no se lo pensó y llamó a Marrero que dijo sí. “Entiendo sus razones”, explica Tenorio. “Pasa a ser pareja número dos. Alejandra tiene 8 o 9 años menos que yo. Su proyecto es llegar a ser número uno y con Alejandra pasa a ser número dos y está más cerquita de su objetivo”.

 

Sin embargo, que comprendiera los motivos de la decisión de Marrero no implica que no le afectara. “Cuando juegas con alguien te ligas a nivel profesional y a nivel personal. Soy una persona que necesito ligarme mucho con mi compañera porque al final estás trabajando, estás compartiendo momentos de tensión. No es que voy hago mi trabajo y me voy”.

 

Esa conexión, tan necesaria para Cata dentro de la pista, es también en ocasiones como esta, un motivo de lamento. “A nivel profesional lo entendí perfectamente y le deseé lo mejor. A nivel personal, su decisión me perjudicaba. A nivel personal estuve mal. Me costó y me dolió. Tengo una gran relación personal con ella”.

 

No obstante, la posibilidad de que Marta rompiera la pareja para irse con Ale Salazar no resultó del todo imprevista. “Esa posibilidad existía. Lo habíamos hablado en septiembre cuando noté que Icíar algunos torneos no quiso jugarlos”. Fue Cata quien le dijo a su entonces compañera que si recibía la llamada de la madrileña de Head quería “saberlo desde el minuto uno, no para influirle en su decisión sino para yo saber lo que hago”.

 

La respuesta de Marrero trató de apagar una duda que tres meses después se convirtió en una palpable realidad. “Me dijo: Cata, esto no ha pasado, no me gusta hablar de lo que no ha pasado”. Incluso “nos fuimos del Master despidiéndonos hasta el año que viene”.

 

Cata Tenorio y Marta Marrero, en un partido de la prueba de Valencia. Foto: WPT.

Cata Tenorio y Marta Marrero, en un partido de la prueba de Valencia. Foto: WPT.Foto: WPT.

Cambio de estilo en el padel femenino

 

Ahora, junto a Victoria Iglesias, la veterana jugadora tratará de recorrer el camino que hizo junto a Marta Marrero en 2014. Una senda que las enfrentará a las mejores jugadoras del circuito en un momento en el que el padel femenino sufre una transformación hacia un estilo más agresivo y espectacular. “Yo estoy encantada”, reconoce Cata sobre ese nuevo padel al que le encuentra una explicación. “Lo que creo que está pasando es que las jugadoras agresivas están ganando puntos a las jugadoras que antes ganaban puntos con el error del contrario. Es a lo que quiero jugar. No sólo a que el otro se equivoque, sino a ganarle el punto”.

 

“Yo jugué con Carolina Navarro en 2008 y es un poco el tipo de juego que intentamos. Carol aprieta la bola siempre y yo intentaba lo mismo. Lo que pasa es que hay veces que las otras defienden muy bien y no te dejan hacer ese tipo de juego”.

 

La de Bullpadel radiografía de forma muy clara el nuevo escenario del padel femenino. “Primero ganaban las defensoras. Ahora ganan las atacantes”, y lo ejemplifica de forma muy gráfica. “Antes, las gemelas tenían el mismo estilo de juego pero se equivocaban antes de llegar a la pegada. A mí me gusta ser agresiva, a todo el mundo, pero si no metes la bola desde el resto, no puedes”.

 

iciar-montes-y-cata-tenorio

Foto: I. Montes.

 

Máxima competitividad en el World Padel Tour 2015

 

Todo ello añade más espectáculo a un circuito que en 2014 resultó apasionante y que este año promete también emociones intensas. “Creo que va a estar bastante reñido”, augura Tenorio, que señala a las gemelas Sánchez Alayeto y a Ale Salazar y su excompañera, Marta Marrero, como candidatas a todo, pero que, además, espera una reacción de dos parejas que fueron números uno. “Patty y Eli a ver si también recuperan las sensaciones. Creo que ellas transformarán todo el año pasado que no les fue tan bien, van a tratar de sacar lo suyo”.

 

También espera el “regreso” de la malagueña Carolina Navarro y Cecilia Reiter porque “siguen con hambre de volver a ser lo que fueron”. El diagnóstico de la situación que atraviesan Carol y Ceci no lo sitúa Cata en el debe de ambas sino en el haber de sus rivales y en las dudas que provocan las derrotas. “Creo que hemos mejorado las contrarias. A ellas no les ocurre nada en especial. Sólo que empezaron a perder”.

 

La de Paraná insiste en esa línea argumental. “Si tú ganas, te animas a hacer cosas. No es lo mismo que cuando empiezas a perder, tienes más dudas. Creo que Ceci y Carol no se separan porque ellas creen en ese juego que les fue bien y van a seguir apostando por recuperar su juego. No veo tanto demérito de ellas como mérito de las contrarias”.

 

cata-tenorio-pala-kata-light-bullpadel

Foto: WPT.

 

Cata, en uno de sus mejores momentos

 

Esta evolución del padel femenino le pilla a Cata Tenorio con cuatro décadas a sus espaldas. “Es paradójico. Casi tengo 40 años y disfruto cada momento. Estoy mejor que otras veces en muchas cosas. Obviamente físicamente tengo 40 años pero estoy mejor, estoy más centrada”.

 

El epicentro de su vida apenas levanta un puñado de centímetros del suelo y tiene nombre femenino: Valentina. “Mi hija es mi fortaleza y mi debilidad. Veo otras chicas que no disfrutan. Para mí, ir a entrenar es un placer, ir a jugar un torneo es un placer. ¿Pierdo? Pues sí, no me gusta pero le veo la cara a mi hija y se me pasó. ¿Gano? Estoy contenta”.

 

Y es que la paranaense ha logrado desterrar la presión y centrarse en vivir al máximo cada instante. “Al padel le dedico ilusión. A nivel personal lo estoy disfrutando más que otras veces. No lo vivo con presión. Ya no tengo esa presión de ser número uno”.

 

Hoy es ilusión lo que hace poco no lo era. “Sí, hubo una época en que tuve ganas de dejarlo”, reconoce la jugadora acerca de un periodo reciente. “Hace dos o tres años”.

 

Cuatro títulos de campeona del mundo por equipos, un subcampeonato del mundo por parejas y un buen surtido de títulos del circuito profesional adornan el palmarés de esta argentina que ha tenido también dos parones en su carrera. Tres años desde el 97 en los que se dedicó a su trabajo de protésico dental. Y otros par de años en 2009 por su maternidad.

 

“Ha habido momentos en que con Valentina se me ha hecho pesado”, asegura Tenorio sobre una etapa que parece superada. “Ahora está más grande y disfruto cada día”.

 

Por eso, la jugadora no se plantea la retirada. “Mi fecha de caducidad será cuando no gane, no tenga un patrocinador o empiece a caer en octavos en todos los torneos”.

 

Y no es un escenario que se plantee a corto plazo. No, “mientras haya un circuito como el que hay; doy gracias a dios que haya un circuito como World Padel Tour”.

 

Cata tiene contrato con Bullpadel por dos años más y “el cuerpo me funciona, no tengo ninguna lesión grave”. Para la de Paraná, “mi desafío es mantenerme. A medida que pasa el tiempo, me encuentro mejor”.

 

En cualquier caso, cuando llegue el momento de la retirada, la huella de esta formidable jugadora será aún más apreciable. Su profesionalidad sobre la moqueta. Su contagiosa sonrisa fuera de ella. Su espíritu competitivo. Su capacidad de sacrificio. Su absoluta entrega. Su experiencia.

 

Eso será después. Ahora, Cata Tenorio, está sobre la moqueta y eso es garantía de espectáculo.

 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address