Una carta, un desmentido, una confirmación, un contraste,… un episodio insólito que confirma que la normalidad hace tiempo que saltó por los aires en el seno de la Federación Española de Pádel. Ceses, mociones de censura, deudas, dimisiones, denuncias,…

Lejos de ir camino de restaurarse, la convulsa etapa actual ha acabado contaminando hasta procedimientos aparentemente sencillos.

Un email con firma pero sin firmante

El último detalle sucedió en torno al TYC 3, un torneo nacional de menores celebrado en Madrid entre el 24 y el 26 de mayo, cuyos prolegómenos quedaron empañados por la guerra que mantiene Alfredo Garbisu y varias federaciones territoriales.

Inicialmente, el ente federativo advirtió a varias federaciones de que sus menores no podrían participar en esta prueba, pese a que estaban inscritos con antelación. El motivo era la deuda que la FEP les reclamaba a estas entidades que llevaron el caso ante la justicia. Puedes leer todos los antecedentes en el siguiente artículo. 👇👇

NO TE PIERDAS ESTO:   El director técnico de la FEP se desvinculó de una comunicación federativa enviada desde su departamento ¡sin su consentimiento!

Al respecto, el organismo que preside Garbisu decidió comunicar a los y las menores afectadas que, debido a esta deuda sin abonar de las federaciones territoriales a las que pertenecían, no podrían participar en la citada competición (aunque finalmente acabó cediendo).

Lo hizo mediante un escrito que partió de un correo corporativo de la FEP ([email protected]) en el que figuraban como responsables de la citada misiva la Secretaría General y la Dirección Técnica-Deportiva, aunque no aparecía firma manuscrita de las personas que están al frente de dichas áreas.

Lo llamativo de este asunto es que el propio director técnico de la FEP, Javier Casadesús, responsable de uno de los departamentos que, aparentemente, suscribían ese escrito, no tardó en desmarcarse del mismo.

A través de un mensaje de whatsapp que envió a un grupo de padres de menores de la Federación Catalana de Pádel, este cargo técnico no sólo negó haber redactado el comunicado ni haberlo firmado, sino que, incluso, afirmó que no tenía conocimiento del contenido.

Casadesús, que figuraba en ese grupo de whatsapp como padre de un jugador, achacó la situación a un error por un tema administrativo.

presidente fep y javier casadesús
Foto: FEP.

Casadesús confirma su malestar

Padelazo.com quiso verificar su versión de los hechos: “lo atribuyo a un error administrativo”. Así lo explicó a esta web el propio Javier Casadesús quien confirmó que “no firmé ese email” y reiteró su malestar por este hecho. “Ya lo he comunicado a quien tenía que hacerlo dentro y fuera de mi trabajo”, explicó.

Respecto a si conocía el contenido de la comunicación, el director técnico no fue tan contundente como en la afirmación que envió a los padres en el mensaje de whatsapp y recalcó que “no quiero entrar a valorar el contenido de ese email”.

Morcillo afirma sí hubo conocimiento del email

El otro departamento que aparece al pie del escrito es la Secretaría General de la FEP, ocupada por Ramón Morcillo, presidente de la Federación Extremeña de Pádel. Cuestionado también por Padelazo.com, reafirmó su conocimiento y su consentimiento del escrito.

Según desveló, una vez agotado el plazo que desde la FEP se concedió a las territoriales para que saldaran la deuda pendiente, “hablamos en la federación de que había que comunicar a los jugadores que no podían participar (en el TYC3); esto se estuvo hablando, y se decidió enviar ese email”, que, según Morcillo, fue redactado por la asesoría jurídica “de forma aséptica”.

El dirigente federativo, uno de los pocos apoyos que le quedan a Garbisu en su directiva, le restó importancia al asunto al afirmar que “se trata más de un problema de forma que de fondo” aunque dejó claro que “Javier (Casadesús, el director técnico) sabía que se iba a enviar un email y sabía el contenido genérico del email, lo que no sabía era la redacción exacta”.

Sobre el mensaje que Casadesús envió a los padres de los menores afectados desmarcándose de la comunicación federativa, Morcillo no ha querido pronunciarse porque “desconozco el contenido de ese mensaje”.

Lo que queda es una comunicación federativa a jugadores menores remitida desde dos departamentos de la FEP sin el consentimiento aparente del responsable de uno de ellos, que luego, se comunica por su cuenta con algunos destinatarios de ese mensaje institucional para desmarcarse del mismo.

En la FEP quieren zanjar este anómalo asunto bajo el barniz del “error administrativo” aunque el fondo que deja entrever sea de un calado mucho mayor.

secretario general fep ramon morcillo
Foto: FEP.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address