Es la segunda vez que el cántico irrumpe en el Palacio de los Deportes Martín Carpena. ¡A por ellos, oé! ¡A por ellos, oé! La grada empuja a los españoles para hacer frente a las dos colosales leyendas que se erigen imponentes al otro lado de la cinta. Paquito Navarro y Jordi Muñoz, tras la gesta del día anterior en cuartos de final (venciendo a Cristian Gutiérrez y Matías Díaz), buscan la gran machada, la heroica proeza, no ya de acceder a la final, su primera final de la temporada; sino a lograrlo pasando por encima de Fernando Belasteguin y Juan Martín Díaz, dos mitos en activo de este deporte que buscan la sexta final en nueve pruebas en 2013 (acumulan cuatro títulos).

Por eso, alienta el público de Málaga a la gran esperanza española, para hacer frente a los dos titanes, para que no atenacen los nervios, para que no intervenga el desánimo.

El partido es algo serio. No es sólo una semifinal. Es la posibilidad para Bela y Juan Martín de recuperar el paso del inicio de temporada. Para Jordi y Paquito, de ahuyentar dudas y reivindicarse como pareja candidata a todo.

A punto está, sin embargo, de quedarse todo en un espejismo. Es la tercera bola del encuentro. El Gallego golpea de fondo en paralelo y va a buscar en la red la volea de Paquito. Un resbalón fuerza su tobillo y acaba con el de Drop Shot tendido en el suelo con inquietantes gestos de dolor.

El rumor en la grada es incesante. Bela recrimina algo al juez árbitro sobre la moqueta. Los aplausos saludan a Martín Díaz cuando vuelve a ponerse en pie y ovacionan a los cuatro jugadores cuando reanudan el juego.

publico semifinal world padel tour malaga 2013

El público abarrotó el Palacio de los Deportes Martín Carpena de Málaga. Foto: World Padel Tour.

Paquito y Jordi se anotan el saque del primero (1-0) y avanzan el que será el gran relato de este intenso encuentro. Porque cada dupla se muestra intratable con el saque. Bela y Paquito se retan y mantienen un hermoso duelo de incierto resultado. El de Head percute por alto de manera implacable. Intimida con el mazo mientras doblega con la volea. A su lado, la magia de Juan Martín está siempre atenta para invocar el hechizo que retuerza a los contrarios en las esquinas persiguiendo bolas imposibles.

Enfrente, el sevillano de Middle Moon reclama los focos de la noche. Desde el inicio asume la responsabilidad. El escenario, los rivales, la eliminatoria. Todo está dispuesto para que este genial jugador destape su pádel de embrujo para comprobar el techo de su ambición. Y no defrauda. Paquito regala una actuación portentosa que no envidia a la de sus oponentes. A su lado, Jordi Muñoz, providencial, inmenso en los cuartos de final, esconde alguna debilidad física tras su inmensa calidad y su extrema motivación.

Y es que, un día más, la afición malagueña no permite vacilación alguna. Tras dos errores consecutivos del jugador de la capital hispalense, el público se activa y ofrece su apoyo al jugador. La respuesta de éste es formidable. Una volea apurada hasta el límite y una de sus célebres cuchillas (salida de pared) que Martín Díaz apenas acierta a bloquear para enviarla al cristal de fondo.

El dominio al saque de cada dupla es incontestable. La agresividad en la red, su firmeza, hacen imposible siquiera crear alguna ocasión de rotura. Ni para unos ni para otros. La igualdad es extrema. Los detalles recompensan o penalizan. Sobre todo cuando el primer set se encamina hacia el tie break.

jordi muñoz semifinal world padel tour malaga 2013

Jordi Muñoz, afincado en Málaga, no pudo dedicar el triunfo a la afición. Foto: World Padel Tour.

¡A por ellos, oé! canta el Martín Carpena, justo ante de la muerte súbita, para celebrar la magistral actuación de los dos españoles. Jordi es inteligencia y clase al servicio del juego. Paquito es inspiración; por momentos, el rey Midas del partido. Todo lo que toca adquiere un sentido mortal. Su manía de tocar el cristal a cada punto se repite constantemente.

En el tie break, las pulsaciones se disparan. Un Bela descomunal asesta el primer golpe cuando pilla los pies del canario de Babolat con una sensacional bandeja. La alegría les dura apenas un instante. Jordi se lanza hacia la red para recuperar el punto perdido y le gana a Belasteguin el duelo de voleas.

Con todo por decidir, pesa mucho la experiencia de quienes residen en el campo de batalla. Juan y su compañero se abalanzan sobre la red con el saque de Paquito. El brillante zurdo se mete al medio y achica en extremo la pista. Presionado, Muñoz envía a la red una bola que se le echa encima. Bela señala a Martín Díaz. Le reconoce el acierto. Saben ambos que con eso, apenas un minibreak, pueden decantar el primer asalto del combate. Un globo estratosférico de Paquito que se marcha al cristal de fondo pone fin al set (7-6).

El percance que sufrió Juan Martín Díaz al comienzo del partido le incomoda durante todo el encuentro. Tanto que, en el descanso del primer parcial, es su compañero Fernando Belasteguin quien le aplica un vendaje en el tobillo izquierdo. Se le advierte la molestia en pista al mago de Mar de Plata, con algún problema al resto que le desespera por momentos.

Mientras, el juego evoluciona al dictado de los saques. No encuentran manera de apretar desde el resto. El pulso es hermoso, soberbio por momentos. Paquito Navarro llega a un remate de Juan Martín y lo saca con clase y temple por la puerta. Suavecito. Espectacular. Invoca al público el sevillano. Se desata de nuevo la grada a la que el resultado del tie break en el primero había apaciguado un tanto. ¡Yo soy español, español, español! Regresa el cántico que ayudó a elevar a The Spanish Power en el cruce de cuartos. Pero, enfrente, no aflojan J&B. Percute por arriba Bela a cada oportunidad; Martín Díaz, en cambio, empuja desde la red, enreda con el amago, acuna junto a la malla lateral con esa infernal volea de revés que atormenta y maravilla.

Parece todo predispuesto para, de nuevo, dirimirse en el tie break. Sin embargo, aflojan justo antes los españoles. Un error de Jordi con la volea inquieta su propio saque. Un violento remate del jugador de Pehuajó complica aún más el panorama. Un resto espectacular de Juan Martín los pone al borde del abismo. Anima, con un 0-40, la afición que abarrota el pabellón deportivo. Pero el telón cae cuando el zurdo de Drop Shot devuelve un remate de Jordi que no sube lo suficiente. El salto y abrazo del jugador con Bela reflejan la exigencia del encuentro, gestos que humanizan a dos mitos y que, al mismo tiempo, acentúan el valor de la sensación actuación de Muñoz y Navarro.

paquito navarro semifinal world padel tour malaga 2013

Paquito Navarro ofreció un recital en semifinales. Foto: World Padel Tour.

Con esta victoria, J&B pasan alcanzan una final del WPT, tras tres pruebas sin hacerlo. Pablo Lima y Juani Mieres serán el último escollo en su camino para alcanzar la victoria final.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address