A sus 18 años de edad, el vértigo sigue acompañando una carrera meteórica que apunta hacia el mismísimo firmamento del pádel. Alejandro Ruiz Granados acaba de cambiar de pareja a mitad de temporada para el Pádel Pro Tour 2012 y, a partir de septiembre, emprende una etapa personal y deportiva que deberá marcar un futuro en el que, desde niño, se ve como el rey del pádel.

Pregunta: Guillermo Demianiuk y tú acabáis de romper un proyecto común que iba para dos años y se ha quedado en cuatro meses. ¿Qué ha pasado?

Respuesta: Con Guille ha sido una etapa muy buena, pero no ha podido ser. Estos cuatro meses no hemos tenido los resultados que esperábamos. Pero hemos acabado muy bien, como amigos. Ahora voy a jugar con (Héctor) Perona. Ya he jugado tres o cuatro torneos con él, contra parejas como Gisbert y Company o Lima y Mieres, y hemos hecho resultados muy buenos. Personalmente me he sentido muy bien dentro de la pista con él. Perona saca mi mejor juego. Ha jugado mucho con zurdos y la verdad es que se acopla bien conmigo en la pista.

P: ¿El acuerdo con Perona es hasta el final de la presente temporada?

R: Perona me propuso jugar toda la temporada, pero le dije que no. Le dije de hacerlo torneo a torneo y ver cómo vamos. Después hay malas sensaciones, pasa cualquier cosa en la pista, viene un compañero mejor, y acabamos jugando juntos por jugar. Yo creo que vamos a estar todo el año, pero iremos viendo.

P: ¿Cuál crees que ha sido el factor determinante para que no funcionase la pareja con Demianiuk?

Ale Ruiz con su ya excompañero, Guille Demianiuk, en el Torneo Starvie en La Capellanía.

R: Lo que ha fallado ha sido la falta de paciencia por parte de los dos. Hemos querido tener resultados muy pronto. Guille en el revés, físicamente es una bestia. Está muy bien. Le falta acoplarse un poco más. Pero el fallo ha sido la paciencia. Los tres torneos PPT que hemos jugado no hemos podido sacar todo nuestro juego, excepto en el Campeonato de España. Ahí jugamos muy bien, a nuestro nivel, pero en los otros no hemos podido hacerlo.

Ha fallado la paciencia, y en el caso de Guille, paciencia no puede tener porque él ya está arriba.

P: ¿De esta etapa, con qué te quedas?

R: La verdad es que lo que más me ha impactado con Guille es su constancia, su esfuerzo. El trabajo que hacíamos antes y después de los partidos. La táctica, la recuperación.

“El PPT es muy bonito, vienes de jugar en tu barrio y de repente, te ves en un circuito profesional con los mejores del mundo”.

Nueva etapa en Madrid

P: A partir de septiembre, se produce un cambio muy importante en tu vida personal y deportiva. Te vas a estudiar a Madrid y a entrenar allí. ¿Con quién?

R: Voy a empezar a entrenar fuerte. Todos los días. Mi propósito es mejorar cada día mi juego. Voy a entrenar con HernánBebe’ Auguste, va a ser como mi manager. Estoy muy ilusionado y muy contento porque creo que es un momento muy importante en mi carrera deportiva.

P: ¿Cómo llevas este cambio a nivel personal?

R: Con muchos nervios. Es algo nuevo pero tengo muchas ganas y mucha ilusión. Me gusta afrontar las cosas nuevas con muchas ganas y con mucho sacrificio. Durante toda mi vida ha sido así. Como mi meta es llegar al número uno, ahí está la clave para ir subiendo escalones.

P: ¿Y tu familia, cómo afronta tu salida de casa?

R: Mi madre no quiere que me vaya. Va a sufrir bastante con eso. Ya se fue mi hermana a estudiar un año a Vancouver y lo pasó mal. Pero bueno, saben a lo que voy, saben que no voy a perder el tiempo ni a hacer tonterías y en el fondo están muy contentos con esa decisión.

Ale Ruiz ejecuta una bandeja en la final del Torneo de Pádel del club Los Caballeros.

P: ¿Tus padres seguirán a distancia tus progresos en la competición?

R: No, yo quiero que sigan yendo a mis viajes para verme en los PPT.

P: A nivel deportivo, también dejas en Málaga a una familia en el Ocean Pádel, ¿no? Sentirás algo de nostalgia, ¿verdad?

R: La verdad es que sí. Me da pena dejar a Ernesto (Moreno), con quien he jugado casi toda mi vida; a Jordi (Muñoz), con quien he pasado un año muy bonito y muy bueno, y ha sido un entrenador espectacular.

P: ¿Qué tienes que mejorar como jugador?

R: Tengo que mejorar el aspecto técnico y la mentalidad. Y mucho aspecto de posición, físico, coordinación, la defensa tengo que mejorarla mucho. A partir de septiembre con el Bebe, a ver si podemos hacerlo.

P: Para el año que viene, ¿tienes pensado también con quién vas a jugar el Pro Tour?

R: No. Me centro en el presente, y en el futuro ya pensaré en lo que venga.

P: ¿Cómo es la experiencia de estos dos años en el circuito Pádel Pro Tour?

R: En cada torneo se ve una gran profesionalidad. Antes no había tanta, va aumentando. Es muy bonito, vienes de jugar en tu barrio y de repente, te ves en un circuito profesional con los mejores del mundo. Es una experiencia muy bonita y estar ahí es un privilegio.

P: Ya estás jugando las previas del PPT. Pero durante toda tu trayectoria en menores e incluso, ahora, mucha gente (entre ellos, su entrenador Jordi Muñoz; su ya excompañero, Guille Demianiuk y su actual pareja, Héctor Perona) ha ido pronosticando que llegarás a la élite del pádel. ¿Te crea eso presión?

R: No quiero pensar en eso. En el PPT no soy nadie. Menores fue una etapa, como un aprendizaje. Ahí no es como en el caso de Rafa Nadal que el que gana llega al número uno. Ahora mismo me tengo que centrar en lo que soy, en lo que tengo. Lo que pueda llegar a ser, ya llegará. Poquito a poco con trabajo y esfuerzo, llegará la recompensa.

“Con el pádel, he perdido parte de la juventud”.

Ale Ruiz golpea de revés en la final del V Campeonato Málaga Cofrade en el Polideportivo La Mosca.

P: Sí, pero tú ¿dónde te ves en el futuro? ¿Cuál es tu meta?

R: Desde chico siempre he tenido en la cabeza llegar a ser número 1 del mundo. Mi ídolo es Juan Martín Díaz y he soñado con llegar a vencerle.

P: ¿Qué es lo que te gusta de Martín Díaz?

R: Me gusta su estilo, su capacidad de reacción ante bolas inverosímiles y su simpatía y alegría jugando.

P: ¿Te has enfrentado ya a él?

R: He jugado partidos amistosos. Me metió 6-0 y 6-0 en El Higuerón, jugaba con Mati (Matías Marina). Él jugaba con Víctor Sáenz. También una exhibición en Antequera, le ganamos Nerone y yo contra él y Fede Posadas. Es increíble jugar contra él.

Inicios en el pádel

P: A punto de emprender un punto de inflexión en tu carrera, echemos la vista atrás. ¿Recuerdas tu inicio en el pádel?

R: Empecé en La Capellanía. Estaba jugando al tenis; entrenaba pero no competía. Un día mi padre me dijo si quería probar otro deporte. Me enseñó la pista de pádel que hicieron de muro con el suelo de cemento. Empecé a entrenar con Alfredo y la verdad es que me gustó bastante. Hice buenas amistades. Fui poco a poco hasta que vino Chema Figuerola y me ofreció jugar un torneo de la federación. En ese momento me ilusioné mucho. Fue con 10 años. En Nueva Alcántara. A Ernesto Moreno me lo presentó un amigo de la infancia, Kevin. Llegamos a la final contra los campeones de España. El primer set muy igualado. Y en el segundo acusamos la inexperiencia y nos metieron un 6-0. Recuerdo que estaba muy nervioso. Era para mí algo muy importante. La Capellanía nos había uniformado, íbamos los dos iguales, era para nosotros algo increíble. Aunque cuando entré en la pista se fueron los nervios.

Con Matías Marina han sido dos años espectaculares y espero que en un futuro nos encontremos.

Alejandro Ruiz volea en un partido del Torneo de Pádel San Miguel 0,0 2012 en El Candado.

P: ¿Cuál ha sido tu mejor momento hasta ahora dentro de una pista de pádel?

R: El Campeonato del Mundo (de 2009 en categoría cadete). Cuando Andoni (Bardasco) estrelló la bola en el cristal (en la final) fue un momento de parón. Dije: “soy campeón del mundo, no me lo creo”. Vi a mi compañero (David García) tirado en el suelo, llorando. Me fui para él, me tiré encima, nos abrazamos. Fue un momento espectacular.

P: ¿Y el peor recuerdo?

R: Una discusión con dos rivales. Eran más grandes que nosotros. Estábamos jugando un campeonato por equipos en La Capellanía. Fuimos (con Matías Marina) a Churriana a jugar la 1ª de un torneo. Hablamos con los rivales para decirles que llegaríamos algo más tarde, una hora o así. Cuando llegamos, nos dimos la mano, comenzamos y todo bien. Ganamos el primer set 6-4 pero empezaron a apabullarnos, a decirnos tonterías, a insultarnos. Teníamos 13 años. Nos pusimos a llorar en la pista. Acabamos perdiendo. No teníamos experiencia y nos sacaron del partido.

P: En tu trayectoria en el pádel, para llegar a donde has llegado, ¿qué te has perdido? 

R: Con el pádel, he perdido parte de la juventud. Las fiestas con amigos, el contacto con muchos amigos de la infancia a los que ahora no veo mucho. He tenido que entrenar muchos dias de cinco a ocho y estudiar después de ocho a doce. No he tenido tiempo para nada. Sí he ido al cine o a dar una vuelta con los amigos, pero las fiestas las he tenido que dejar aparte.

Matías Marina. Foto: Pádel Pro Tour.

P: ¿Con quién te has sentido más cómodo en la pista en todos estos años?

R: Con Ernesto Moreno me he sentido muy bien jugando durante los años de menores. Con Matías Marina también, han sido dos años espectaculares y espero que en un futuro nos encontremos.

P: ¿Qué papel ha tenido tu familiar para llegar hasta aquí?

R: Mi familia es increíble. He tenido mucho apoyo por parte de mis padres, mis hermanos. Siempre apoyándome. Muy receptivos, viniendo a todos mis viajes.

P: ¿Cómo viven tus partidos? ¿Intentan intervenir? ¿Te asesoran durante el juego? 

R: No. Mi padre nunca dice nada. Siempre está al margen y al terminar, ya me comenta lo que cree y lo que ha visto. Pero no me dice cosas, ni se va del sitio por nervios.

“En los saques de derecha, siempre boto la pelota 4 veces y en los saques de revés, siempre dos”.

P: Como tú en su día, ahora en menores hay gente que viene empujando fuerte. ¿En quién recomiendas que nos fijemos?

R: A Íñigo Zariatiegui le veo un potencial tremendo. Tiene muchas ganas, una técnica espectacular. Le veo con armas para llegar alto.

P: ¿Y en Málaga? ¿Quién despunta?

R: De Málaga conocí a un chico que se llama José Solano. Me gustó bastante cuando le vi. Tiene una técnica que me recuerda a mi compañero Ernesto (Moreno), le veo muy parecido.

Como jugador

Ale Ruiz volea en la final de 1ª masculina del Torneo Starvie en La Capellanía.

P: ¿Cómo te defines como jugador?

R: Como jugador soy bastante trabajoso, me gusta conseguir las cosas difíciles, soy muy sacrificado. Siempre tengo muchas ganas y mucha ilusión.

P: ¿Prefieres los puntos rápidos o más trabajados?

R: Soy más de puntos rápidos, más agresivo.

P: ¿Tu mejor golpe?

R: Mi volea de derecha, al ser zurdo, en paralelo, hace mucho daño. El diestro no está acostumbrado a esa bola.

P: Es curioso. Destacas tu volea pero no tu remate. Sin embargo, eres capaz de sacar la pelota por tres metros con mucha facilidad desde detrás de la línea de saque. ¿Eso se aprende o se trae de fábrica?

R: Eso me salió una vez, y a partir de ahí fue mejorándolo poco a poco. Por supuesto que se aprende, pero tienes que tener algo para que te salga.

P: ¿Eres impulsivo en una pista o más racional a la hora de llevar a cabo una estrategia?

R: Soy bastante impulsivo. Puedo seguir una táctica, pero a veces me salgo de esa táctica. Con Guille (Demianiuk) me ha pasado muchas veces. No es mi estilo. Voy a mi aire.

P: ¿Tienes alguna manía confesable en la pista?

R: Sí. En los saques de derecha, siempre boto la pelota 4 veces y en los saques de revés, siempre la boto dos. Un día entró, me dio suerte, no sé si fue en un partido importante, y he seguido manteniendo esa rutina.

P: ¿Alguna más?

R: También me pasa una cosa como a Nadal. Bebo 4 sorbos de agua y dos de una bebida isotónica (de la que omitimos la marca). Cuatro en la botella de la izquierda y dos en la botella de la derecha.

Futuro empresario

P: En Madrid, además de dar un paso adelante en tu preparación deportiva, vas a estudiar una carrera, ¿verdad?

R: Sí. Un doble grado de LADE (licenciatura en Administración y Dirección de Empresas) y Marketing.

P: ¿Por qué has elegido esa opción?

R: Aunque lo prioritario es el pádel, mi idea es llevar un club, dirigir una empresa.

Ale Ruiz, en el patio de La Capellanía, el club en el que empezó en el pádel.

 

 

 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address