A esas alturas, cuando la grada corea el Sí, se puede al inicio del tie break del segundo set del último partido de la jornada, cualquier pronóstico es pura mentira.

Los cuartos de final masculinos del Cervezas Victoria Córdoba Open 2019 sacuden el ranking, revolucionan la pelea por el número 1 y pulverizan las certezas que hasta ayer nos orientaban sobre este año de locura en World Padel Tour.

Ahora, cumplida la antepenúltima etapa del torneo, los líderes vuelven al diván, los que estaban en crisis se muestran como los más fiables, los intratables no hacen pie y los que vienen por detrás aprietan el paso.

Cuartos masculinos del Cervezas Victoria Córdoba Open 2019

Hoy nada es como se contaba ayer. Tras un parón de un mes en la competición masculina, el relato ha vuelto a cambiar. Las cartas han sido barajadas de nuevo y la partida comienza a falta de tres torneos para terminar el año.

Los cuartos de final han dejado dos batacazos tremendos en una jornada trepidante llena de sobresaltos que ofrece un saldo sorprendente: ni la pareja 1 ni la 3 estarán en semifinales.

Paquito y Lebrón resetean a tiempo

Disuelta la humareda del incendio registrado en estos cuartos de final, asoma una pareja que se había perdido. Los andaluces Paquito Navarro y Juan Lebrón son, del Top-4, los que mejores sensaciones están ofreciendo por el momento.

El revulsivo que buscaron mediante la ruptura con Ramiro Choya y la elección de Marcelo Fernández, por ahora, ofrece resultados.

El paso de la dupla 2 de camino a la semifinal ha sido vertiginoso. Sus rivales, Fede Chingotto y Juan Tello, no han podido frenarles en ningún momento.

Con el sevillano partiendo desde el revés (por ahora, no hay modificación de lado) y El Lobo suelto en la derecha, el gobierno del juego fue suyo en todo momento. Los síntomas de su recuperación no fueron evidentes tanto en su despliegue como, sobre todo, en su actitud.

Volvió Paquito a erigirse como el sostén anímico de la pareja mientras Lebrón liberaba su talento con más ánimo que en los últimos precedentes.

Despacharon el partido pronto, insólitamente pronto teniendo en cuenta que al otro lado de la red estaban Chingotto y Tello, una tortura siempre para cualquier rival. Pero, esta vez, los argentinos no encontraron la manera de resistir y cedieron (6-3 y 6-2).

En semifinales, la pareja española se medirá a Bela y Tapia, un duelo de alto voltaje que recupera la batalla de Cascais.

  • Resultado: Navarro – Lebrón a Tello – Chingotto (6-3 y 6-2).

Allemandi y Silingo devuelven a los números 1 al diván

La exhibición de Agustín Gómez Silingo y Tito Allemandi en los cuartos de final del Open de Córdoba resultó formidable. Los argentinos tenían enfrente a los números uno, Maxi Sánchez y Sanyo Gutiérrez, con ánimos renovados tras su victoria en Menorca pero les despojaron de su alegría y volvieron a sumirlos en las tinieblas.

Los puntanos trataron de manejar el juego, imponer el trazo que más les convenía, alejado del mazo de La Bestia. Eso supuso elegir a Allemandi como destinatario de un mayor caudal de juego. Craso error.

El guerrero de Neuquén, a punto de cumplir los 39 años, protagonizó una actuación memorable. Contuvo a Sanyo en el cruzado y atormentó a Maxi en el paralelo. Y, además, encontró espacio para desatarse del fondo y aparecer en la red con una voracidad poco habitual.

A su lado, Silingo no desentonó. Todo lo contrario. El poderoso jugador de La Plata acompañó el despliegue de su compañero, siempre atento a cada cruce, y se vació desde la primera bola.

Los favoritos comprendieron pronto el calvario que tenían por delante. Maxi y Sanyo consiguieron cerrar la brecha que abrieron sus contrarios en el inicio del primer set (3-1) pero no les alcanzó para impedir que Agus y Tito abrochasen el parcial (6-4).

Incómodos en todo momento, los errores de Maxi y los estériles arrebatos individuales de Sanyo acabaron en desconexión. Fueron presa fácil del huracán que Silingo y Tito Coloso Allemandi tenían desatado al otro lado de la red.

En el segundo acto les dejaron en dos juegos (6-2) y se abrieron paso con total merecimiento a sus segundas semifinales del curso donde se encontrarán con Mati y Stupa. La anterior les sirvió de trampolín para estar en la final del torneo de Valencia.

  • Resultado: Silingo – Allemandi a Sánchez – Gutiérrez (6-4 y 6-2).

Stupa y Mati se abonan a la remontada

Lo de Matías Díaz y Franco Stupaczuk es una oda al masoquismo. La dupla argentina ha alcanzado las semifinales de remontada en remontada. Lo hicieron primero ante Coki Nieto y Javi Rico (2-6, 6-1 y 6-2); en octavos le dieron la vuelta de manera agónica al duelo contra Javi Garrido y Martín Di Nenno (4-6, 6-2 y 7-5); y en cuartos, han resurgido a tiempo para imponerse a la pareja 3.

Alejandro Galán y Pablo Lima presentaron sus credenciales primero para estar en semifinales del Open de Córdoba. Lo hicieron con su fórmula reconocible que anticipa a Galán de avanzadilla y deja a Lima el manejo del tiempo. Sus rivales comenzaron con demasiadas imprecisiones y, pronto, se vieron con un 5-1 abajo.

Pero Mati y Stupa, con el aprendizaje de las jornadas anteriores, no se dejaron ir. Reaccionaron y recortaron distancias. No les alcanzó para evitar perder el set (3-6) pero sí para cogerle el pulso al partido.

Quedó claro en el segundo acto, con una radiografía muy distinta. Afianzaron su juego, desterraron errores y trataron de alejar a Galán de la red. El madrileño, de nuevo, se fue despistando. Tampoco Lima le hizo recobrar el paso.

Los de Pozzoni encontraron el break y gestionaron la ventaja para llevarse el segundo set (6-3).

El tercero tuvo nombre propio. Franco Stupaczuk creció de manera irremediable, se apoderó del partido y desencajó definitivamente a Galán. El valor seguro de Mati contribuyó a darle forma a una remontada (6-3) que les elevó a su sexta semifinal de la temporada.

Se enfrentarán a Silingo y Allemandi.

  • Resultado: Stupaczuk – Díaz a Galán – Lima (3-6, 6-3 y 6-3).

Bela y Tapia ganan en la foto finish

El último partido de los cuartos enfrentó a las parejas 4 y 5 del ranking. Fue un duelo muy táctico igualado, más por errores que por los aciertos, con dos parejas que trataban de encontrar el acierto que marcase la diferencia.

Lo encontraron Fernando Belasteguin y Agustín Tapia que desequilibraron el primer set y evitaron llegar al tie break (7-5).

No lo consiguieron, sin embargo, en el segundo set pese a que firmaron un break en el cuarto juego que les despejó algo el camino. Se recuperaron Javi Ruiz y Uri Botello que equilibraron el marcador de nuevo.

Todo se decidió en el tie break sobre el alambre. Ahí fueron algo mejor los argentinos que finiquitaron el partido (7-6) y se metieron en semifinales para medirse a Paquito y Lebrón.

  • Resultado: Bela – Tapia a Botello – Ruiz (7-5 y 7-6).
¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address