El chico pensó un instante acerca de la pregunta que le había formulado el presentador del programa, Miguel Matia. “¿Qué pareja crees que les puede poner las cosas más difíciles a Lebrón y Galán?”. Tras una breve pausa, aquella voz angelical lanzó su respuesta y se propagó por las ondas: “Creo que les pueden ganar Tello y Chingotto” (lo puedes escuchar aquí).

En aquel momento, la pareja argentina no había sido capaz de jugar ninguna final este curso. Y el único precedente de la temporada se había saldado con una paliza de los españoles (6-3 y 6-2 a la dupla de Gaby Reca en el segundo torneo del Madrid Arena).

Al jovencísimo protagonista de aquella conversación en el programa de radio Esto es Pádel no le importó la estadística desfavorable. Ni que Juan Lebrón y Alejandro Galán sumasen a esas alturas dos títulos consecutivos tras exhibir un estado de forma inalcanzable para los demás y aspirasen como máximos favoritos al tercero. Tampoco le cohibió el hecho de que su padre, Jorge Martínez, el coach de las gemelas Alayeto, es uno de los entrenadores de la pareja número 1 del ranking en la Academia M3 (con Mariano Amat).

Víctor, de 10 años, decidió poner el foco en Fede Chingotto y Juan Tello como posible antídoto de la dupla dominadora. Y como la reacción de los adultos en la radio a su afirmación desprendió un cierto matiz de incredulidad, el chico apasionado del pádel subrayó su apuesta: “Tello y Chingotto, para mí, son los más complicados”. No pudo tener más razón.

12 días después de que el jovencísimo Víctor Martínez les señalara, Chingotto y Tello llegaron a la final tras haber eliminado a Mati y Maxi en cuartos, y a Paquito y Lima en semis. En el duelo por el título, los argentinos pusieron contra las cuerdas a Galán y Lebrón a los que solo la raza de campeones les salvó del descalabro.

Final masculinas Adeslas Open 2020

Del confinamiento del pádel profesional en el Madrid Arena, Alejandro Galán y Juan Lebrón salen con un triplete, el liderato indiscutible en la Race 2020 de World Padel Tour y la sensación de que la pareja es inabordable en escenarios de bola rápida.

La fotografía, en efecto, les señala como los claros dominadores del circuito. Sin embargo, la letra pequeña añade matices importantes al relato. En este Adeslas Open 2020, la pareja española ha sufrido de lo lindo. Tanto que lo mismo que ha acabado con el trofeo en sus manos, bien pudo haberse despedido de la competición sin el tercer entorchado.

Pudo ocurrir en la semifinal, tras una actuación estelar de Sanyo que no tuvo el premio de la victoria, y también en la final ante una pareja que se estrenaba en la última instancia de un torneo grande de World Padel Tour en este 2020.

Fede Chingotto y Juan Tello se fueron con las manos vacías pero su actuación ante Galán y Lebrón resultó tan conmovedora que recibió el reconocimiento de sus rivales tras el partido.

fede-chingotto-juan-tello-finales-adeslas-open-2020-1-1170x658
Foto: WPT.

Tello y Chingotto golpean primero

Porque los argentinos despacharon un partido soberbio desde el principio. Con un Tello superlativo encaramado a la cinta para frenar a Galán y un Chingotto, más retrasado como siempre, con la perspectiva amplia que más le gusta, los aspirantes amenazaron a los favoritos varias veces hasta golpearles con un break en el quinto juego (2-3).

No consolidaron la ventaja porque Tello se apuró con varias imprecisiones que permitieron a los de Mariano Amat equilibrar el marcador (3-3). Pero, a esas alturas, el diagnóstico era claro y no indicaba una jornada sencilla para El Lobo y su compañero.

Los de Reca no aflojaron. Tenían clara la hoja de ruta y sus rivales sufrían para imponerse. Así que, tras esquivar varias balas, Galán y Lebrón alcanzaron el tie break y ahí sucumbieron. El madrileño acusó la importancia del momento y los esfuerzos de un Lebrón desesperado no evitaron que sus rivales mandaran en el marcador (6-7).

Lo que ocurrió a continuación fue una reacción tremenda de los bicampeones. Con Lebrón a los mandos y Galán tratando de retomarle el hilo al juego, los números uno apabullaron a sus rivales. Les endosaron un 4-0 de inicio que les dejó el set en bandeja (6-1).

Todo quedó para el tercer acto. Y ahí emergieron de nuevo Chingotto y Tello, repuestos del vapuleo sufrido.

juan-tello-2-finales-adeslas-open-2020-1170x658
Foto: WPT.

Lebrón y Galán se sostienen al borde del abismo

Comenzaron con un break de inicio que evidenció la incomodidad de Galán. Al madrileño, que sufrió un suplicio en el partido, no solo parecía afectarle el empuje de sus contrarios. Tampoco parecía ayudarle la presión que emanaba de las ansias de Lebrón. El del Puerto de Santa María, desquiciado, se entregó a una verdadera coreografía de gestos de desaprobación ante el trazo errático de su compañero que mostró problemas con la pegada y con algunas voleas.

Lo cierto es que tampoco lo tenía fácil. El muro que Tello le levantó al otro lado de la red era una desafío tremendo para el madrileño que tuvo que renunciar a su intimidante versión y asumir a regañadientes el rol de fajador. Fue un tormento.

Así que Tello y Chingotto se pusieron por delante (0-1). Pero perdieron la ventaja enseguida. Los españoles, con mucho tajo, no solo devolvieron el quiebre sino que lograron abrir hueco en el cuarto juego (3-1).

Sin embargo, ni así se despeñaron los argentinos que, con una rotura, se rebelaron contra el dictado rival. Su resistencia la explica bien el sexto juego. Irreductibles en su fe, Chingotto y Tello le dieron la vuelta a un 0-40 para mantener su saque (3-3).

La tensión era formidable. Un traspie de cualquiera a esas alturas era definitivo.

Solo en el noveno juego, los favoritos pudieron despegarse de sus correosos adversarios. Y lo hicieron de una manera poco coherente con lo visto en el encuentro aunque previsible atendiendo a la categoría del jugador.

Fue Galán, atribulado durante todo el partido, con tantas sombras como luces, quien apareció en el instante clave. La suya fue una irrupción providencial que aclaró el duelo en el momento decisivo. El madrileño encadenó varias acciones prodigiosas y abrió la amenaza de break al saque de Chingotto, un match point definitivo. Fue el joven bonaerense, infalible en su despliegue, un seguro de vida en cualquier circunstancia, quien voleó a la red el resto de su oponente y asumió la cruel clausura de esta vibrante final (7-5).

Galán y Lebrón, ya triunfadores, cayeron a la moqueta por separado. Cada uno liberó la tensión acumulada como pudo hasta que el gaditano fue a buscarle en un gesto que tenía tanto de celebración como de contrición.

Los tricampeones sufrieron de lo lindo pero la fotografía, otra más, les retrata con el trofeo y a sus rivales no. Raza de ganadores.

Pese a ello, Víctor, el hijo de Jorge Martínez, sabía de lo que hablaba.

lebron galan celebracion triplete final masculina adeslas open 2020
Foto: WPT.

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address