¿Cómo afronta una temporada nueva alguien que lo ha ganado prácticamente todo? ¿Qué retos se plantea quien acumula nueve años siendo la indiscutible número uno del pádel profesional femenino? ¿Qué margen de mejora encuentra alguien cuyo pádel no tiene respuesta en el circuito?

Basta con ver competir a Carolina Navarro para encontrar las respuestas. Sus palabras no hacen más que confirmar lo que exhibe en la pista. La malagueña es una depredadora que encuentra su hábitat natural entre las cuatro paredes de la cancha. En realidad no es sólo su juego, sino también su carácter, su determinación y su nivel de autoexigencia lo que la convierte en una especie única en el ecosistema del pádel.

Si en la primera parte de su charla con Padelazo hizo repaso a un año mágico, ahora la jugadora de Varlion habla de futuro.

Padelazo: ¿Os marcáis algún objetivo de cara a 2013?

Carolina Navarro: El objetivo primero es intentar mantener el número uno. Es algo súper ambicioso porque sabemos que habrá parejas muy buenas como este año las ha habido. Aspiro a mantener el número uno. Quiero tratar de terminar el año siendo la mejor pareja del mundo junto con Ceci, sería una pasada. Aparte, seguir mejorando. Aunque parezca utópico, siento que cada día puedo mejorar más.

Clínic de Carolina Navarro en el club Los Caballeros

Clínic de Carolina Navarro en el club Los Caballeros

P.: Después de ganar seis de siete pruebas PPT en 2012, más el Mundial, el Master y, en tu caso, el Campeonato de España. ¿Cuál es tu secreto para estar motivada? ¿Cómo afrontas la temporada 2013 en este sentido?

C.N.: Ganar nunca cansa. Es motivante. Si vas perdiendo, es más difícil estar motivado. ¿Mi reto habiendo ganado casi todo? Intentar repetir lo que he hecho, que sé que es súper difícil. Siempre hay que ponerse retos difíciles para poder conseguirlos. Mi motivación es intentar hacerlo como lo he hecho este año.

Además, esta próxima temporada será un circuito totalmente diferente, seguramente, con pruebas en muchos sitios diferentes. A mí me motiva. Son torneos en otro año, diferentes rivales. Me gusta competir. Lo llevo en la sangre. Salgo a la pista y disfruto.

 P.: Todo el mundo habla del World Padel Tour (el nuevo circuito profesional de pádel que comienza en 2013). Pero, ¿qué pasará el año que viene con el pádel femenino?

C.N.: Se supone que el circuito femenino lo va a coger una empresa, con algunas pruebas, en principio, dentro del World Padel Tour con los chicos. Habrá algunas con ellos y otras, nosotras solas porque pensamos que ya podemos hacer torneos solas. No con 5000 personas, pero sí con 1000 personas. El pádel femenino tiene tirón y para el amateur que quiera aprender es el pádel que hay que ver. Pero no tenemos que separarnos de los chicos. Creo que se complementan las dos categorías para que el público vaya a ambos.

P.: Este año, en Málaga, nos hemos quedado sin pádel femenino profesional. ¿Volverá el circuito a tu tierra? 

Entrenamiento de Carolina Navarro en el club Cerrado del Águila (Mijas).

Entrenamiento de Carolina Navarro en el club Cerrado del Águila (Mijas).

C.N.: Ojalá. Es una pena que siendo de aquí, no tenga pruebas. Que después de haber estado jugando seis o siete años en Málaga, de repente nos quiten a las chicas. No hay nada mejor que poder jugar en tu tierra.

P.: Este año ha habido Mundial de Pádel por Selecciones Nacionales en México, sin la participación de España. Además, la Federación Españaloa de Pádel acaba de abandonar el organismo federativo internacional. El circuito profesional cambia de manos. La incertidumbre planea sobre el pádel femenino. ¿No hay demasiados intereses cruzados en el pádel que le impiden despegar definitivamente como deporte de masas? 

C.N.:  Creo que es una pena. Cada uno tira para un lado. Al final, no se consigue el bien del pádel. Espero que cambie todo esto y que nos unamos todos y tiremos del carro hacia el mismo sitio. Creo que el pádel goza de un momento inmejorable y hay que aprovecharlo. Todos los que podemos hacer algo por el pádel, debemos ir en la misma dirección.

P.: Este año se retira una leyenda del pádel, Hernán Bebe Auguste. Todo el mundo, además, está pendiente de cuánto tiempo seguirá Juan Martín Díaz. Pero ¿y a ti? ¿Cuánta cuerda te queda? ¿Te pones fecha para el final?

C.N.: A día de hoy, no pienso en retirarme. Tengo 36 años. Normalmente, una carrera deportiva va hasta las 40 o 42. Disfruto jugando, me encanta competir y me encanta este deporte. No me pongo fecha. Mientras me encuentre bien físicamente, esté bien, y tenga opciones de estar en los primeros puestos, voy a seguir. Mis rodillas están perfectas. No tengo problemas de nada. Mientras pueda seguir compitiendo, voy a seguir.

P.: Makin’ Events es una empresa que tienes con Vanessa Zamora y Ceci Reiter. ¿Por ahí pasa tu futuro cuando te retires del pádel? 

C.N: Es la idea. Ahora estamos volcadas en la competición. Es de lo que vivimos aunque la empresa está funcionando muy bien. Es Vanessa la que está volcada al cien por cien. Pero cuando me retire, me gustaría estar ahí en la empresa, haciendo cosas grandes para el pádel. Estamos asentando los cimientos de lo que queremos que sea en el futuro.

P.: Lo hacen muchos jugadores. ¿Te has planteado alguna vez llevar una escuela cuando dejes el pádel a nivel profesional?

C.N.: Me gusta enseñar, pero no sé si mi futuro pasa por ahí. No lo sé. En principio, mi idea es con la empresa, haciendo torneos, clínics y eventos. Pero nunca digas nunca jamás.

P.: ¿Cómo ves la cantera del pádel? 

Carolina Navarro en clínic Los Caballeros

Carolina Navarro, durante el clínic de pádel en el club Los Caballeros.

C.N: Creo que, igual que hay muchas escuelas de tenis para menores, de pádel hay pocas. Creo que a los menores se les tiene un poco descuidados. Para mí la cantera es muy importante. Hay alguna chica que otra. Martita Ortega, que es la bomba, y aquí en Málaga, también hay alguna. Habría que prestarle más atención porque es el futuro del pádel.

P.: ¿Y en Málaga, qué te parece el impresionante crecimiento de este deporte?

C.N.: Es una burrada. Están coincidiendo más de diez torneos en Málaga. El año que viene hago 20 años jugando al pádel. No me extraña que haya tanta afición. Fíjate la Liga Padelazo con 90 mujeres. Es una brutalidad. Me ilusiona y me gusta que en Málaga haya esta afición.

P.: Una última curiosidad. Tú y Ceci sois indiscutiblemente las números uno en la pista. Pero, fuera de ellas, en las redes sociales, nadie os hace sombra. ¿Cómo lo hacéis?

C.N.: Nos ayuda Socialmood en cosas puntuales, nos guía. Pero lo hacemos nosotras. Al principio, tenía mi Facebook agregaba a todo el mundo, llegué a 5000 amigos y se acabó, ya no podía añadir más. Así que pensé que tenía que tomármelo en serio. Cree la página de fans. Me ha gustado siempre estar en contacto con la gente. Leo todo lo que me escriben, todo. Cómo no me va a gustar que me animen, que me feliciten, incluso que me digan, por ejemplo, mira te he comprado el número de lotería 00001 porque quiero que lo tengas (anécdota real que le ocurrió recientemente). Esos detalles te llenan. Te dan fuerzas para seguir entrenando y compitiendo. Estar en contacto con la gente que te quiere, no cuesta.

Una número uno cercana a la gente

Así es Carolina. Su juego en la pista confirma su condición de campeona. Sus acciones, fuera de ella, reflejan su categoría humana. No habla por hablar Carolina Navarro acerca de su conexión con el público aficionado. Suele, tras los partidos, ser una de las últimas en abandonar la pista atendiendo las peticiones de autógrafos y de fotografías. “Para mí, es un premio que la gente venga a sacarse fotos conmigo”, dice alguien que no sólo cuida mucho los detalles con la gente, sino que además, se prodiga en apoyar causas solidarias.

Relata bien todo esto la historia de Lara Fernández, una alumna de la Escuela Varlion de Pádel Adaptado para adultos de Valdebernardo de la Asociación Pádel para Todos (Aspado), gran aficionada al pádel y que encuentra en Carolina Navarro a su ídolo en las pistas. Así se lo hizo saber a través de varios mensajes en Facebook. Hubiera bastado con una foto dedicada para colmar el deseo de Lara.

Carolina, que concibe la vida como el pádel, dio mucho más. Por sorpresa, acudió a la escuela y transformó un día más en la vida de esta chica en una jornada inolvidable, en la que compartieron incluso algún rato de juego en la pista. “Me ha hecho más feliz de lo que quizás he podido hacerle yo a ella”, aseguró la propia campeona malagueña para quien fue “uno de esos días que nunca olvidaré, de esos días que das pero recibes más aún, y no hablo en el sentido material”. Un simple gesto que agranda aún más la colosal figura de la Emperadora del Pádel. 

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address