Sanyo Gutiérrez y Franco Stupaczuk dan forma a otra de las nuevas parejas de la temporada World Padel Tour 2020.  

Configurada por iniciativa del puntano, la dupla argentina emerge como candidata a lo máximo, sin duda. Aunque, antes, deberá acoplar su juego para poder aspirar a ello.  

Son dos jugadores ambiciosos que afrontan este nuevo desafío desde dos perspectivas diferentes: uno tiene ante sí una prueba de liderazgo; el otro mide si está listo para ascender el último peldaño.

NO TE PIERDAS ESTO:   Nuevas parejas de pádel 2020: baile de rupturas y alianzas en World Padel Tour

Claves del éxito de Sanyo y Stupa 

Stupa y Sanyo parten como cabezas de serie número 3 por la ligera diferencia de puntos que el chaqueño tiene a su favor respecto a su anterior compañero (Matías Díaz no disputó el torneo de Logroño de 2019 por lesión).  

Ese es el punto de partida de un proyecto que apunta hacia arriba. Sanyo, tras ser desalojado de la cima el pasado curso, quiere recuperar el trono. Su joven compañero aspira a dar un salto definitivo tras dos temporadas algo discretas.  

sanyo-gutierrez-cuartos-cervezas-victoria-mijas-open-2019
Foto: WPT.

La solución de Sanyo

Fue Sanyo quien movió ficha. Atento a las señales que alertaban de la erosión que había sufrido la pareja que formaba con Maxi Sánchez la temporada pasada, el argentino buscó soluciones. 

De las diversas opciones que manejó, la que acabó fructificando fue la de su compatriota, Franco Stupaczuk. Con él quiere recuperar el de San Luis el hambre que mostró junto a Maxi en la inolvidable temporada 2018.   

NO TE PIERDAS ESTO:   Maxi Sánchez y Sanyo Gutiérrez: el desafío del número 1

Es cierto que la pasada temporada pelearon hasta el final por el número uno y acabaron el año empatados a 5 títulos con sus competidores directos. Todo se decidió en la foto finish. Pero, durante un tramo de la misma, El Mago y El Tiburón estuvieron fuera de la pelea, sostenidos únicamente por la herencia del año anterior.

Fue tras la final de Jaén. Cayeron ante Paquito y Lebrón, incontenibles en el horno andaluz. A partir de ahí, no es que se alejaran de la disputa de los títulos sino que, durante cuatro torneos, ni siquiera pudieron pasar de cuartos de final.

La pareja número uno encajó algunas derrotas tan sorprendentes como dolorosas (no pasó del estreno ni en Suecia ni en Valencia) que evidenciaban una crisis.

Fue un tramo en el que, sobre la moqueta, Sanyo y Maxi parecían sucumbir a la primera adversidad, se desconectaban del juego y se refugiaban en su esquina, cada uno por separado, para lidiar con sus propios demonios.

La fractura era evidente pero, a mitad de curso, les resultó complicado encontrar recambios de garantías. Así que decidieron finalizar la temporada juntos. Fulminaron a sus dos entrenadores, Nito Brea y Gustavo Pratto, y se conjuraron y se encomendaron a Horacio Álvarez Clementi, un sabio de este deporte al que ya recurrieron en su día Bela y Lima.

Con el coach argentino no recuperaron su nivel más elevado pero sí mejoraron. Incluso, consiguieron conquistar dos títulos (el Open de Menorca y el Open de México). Pero no fue suficiente para retener la primera plaza.    

NO TE PIERDAS ESTO:   Seba Nerone: "El número uno del año pasado, aunque tienen mérito Paquito y Lebrón, fue más por demérito de Maxi y Sanyo"

La travesía por el desierto de los puntanos dejó cicatrices irrecuperables. Aquella alianza no tenía más recorrido. Ambos lo sabían y buscaron soluciones. 

Sanyo barajó diversas opciones y acabó eligiendo a Stupa. Maxi, por su parte, aprovechó para reconstruir su alianza con Matías Díaz

NO TE PIERDAS ESTO:   Maxi Sánchez y Matías Díaz, nueva pareja WPT 2020: en busca de su mejor versión
sanyo-gutierrez-2-finales-estrella-damm-menorca-open-2019-1170x658
Foto: WPT.

Prueba de liderazgo para Sanyo  

A sus 35 años (cumplirá 36 en el mes de junio), Sanyo Gutiérrez afronta toda una prueba de liderazgo. No sólo por edad sino también por jerarquía, le toca al de San Luis llevar las riendas de la dupla. Se trata de un hecho inédito. 

Hasta ahora, el talentoso argentino ha estado acompañado de jugadores de igual o mayor dimensión. Willy Lahoz, Seba Nerone, Maxi Sánchez, Juani Mieres o Paquito Navarro han asumido o compartido el rol de líder en los proyectos que formaron con Sanyo.  

Ahora, con Stupa al lado, le toca a El Mago ser referencia indiscutible del equipo. Personalidad, conocimiento del juego y experiencia tiene de sobra para ayudar al despegue de su joven compañero. Tendrá que guiarle, animarle a que se atreva y aportarle necesarias dosis de tranquilidad y paciencia.

Lo reclamó el propio Stupa el pasado mes de diciembre cuando comunicó su unión con Sanyo. “Se viene una temporada más dura aún donde cada detalle contará, habrá que estar muy preparado, tener paciencia y confiar en nosotros”.

Esa paciencia y confianza en ellos mismos serán dos de los factores clave que deberá manejar Sanyo con la misma maestría que la pelota, si quiere evitar repetir errores del pasado más reciente.

NO TE PIERDAS ESTO:   Sanyo y Stupa, nueva pareja WPT 2020: apuesta argentina para el número 1
franco-stupaczuk-cuartos-buenos-aires-padel-master-2019
Foto: WPT.

El desafío definitivo de Stupa  

A sus 24 años, Franco Stupaczuk está frente a una oportunidad única. El de Chaco ha sido elegido para la gloria por uno de los mayores talentos de este deporte. Ahora deberá probar que está a la altura. Es hora de confirmar las expectativas que le vienen acompañando.

El jugador irrumpió en España con la impactante puesta en escena de los Superpibes, junto a Martín Di Nenno. Aquella etapa le sirvió de tarjeta de visita. El chico se ganó su sitio en la élite. El veterano Marcello Jardim le sirvió de trampolín en 2016 y de ahí pasó a volar bajo el embrujo de Cristian Gutiérrez. En su primera temporada con el de Mar del Plata llegaron sus primeras conquistas grandes en el circuito profesional. Era 2017, el año de la Stupamanía. El chaqueño Franco Stupaczuk, imparable, parecía haber encontrado un atajo hacia la cúspide del pádel mundial.  

NO TE PIERDAS ESTO:   La Stupamanía se dispara: la ascensión del chaqueño impenetrable

Sin embargo, en las dos últimas temporadas, su meteórica progresión parece haberse frenado. El segundo curso junto a Cristian (2018) y el último con Matías Díaz no permitieron ver la mejor versión de este jugador eléctrico, atrevido, de amplio recorrido y reflejos espléndidos.  

Sí, hubo lesiones (suyas y de sus compañeros) que le impidieron coger vuelo. Pero también su juego mostró un cierto estancamiento que se hizo más notorio aún con el despegue de perlas como Alejandro Galán, Juan Lebrón o el propio Agustín Tapia.  

Perdió atrevimiento y descaro, aquello que le sobraba hasta entonces. Como si la responsabilidad de cumplir con su estatus fuera un lastre para seguir creciendo.

Para este 2020, el plan inicial de Stupa pasaba por la continuidad con The Warrior. Pocos mejor que el hispano-argentino para coger impulso. El joven chaqueño quería cobrarse la revancha del curso anterior y, esta vez sí, exhibir todo el potencial que la dupla apuntaba. Sin embargo, la llamada de Sanyo lo trastocó todo.  

En apenas dos semanas, el experimentado Matías Díaz pasó de explicar su hoja de ruta junto a Stupa para 2020 a encontrarse sin compañero.

NO TE PIERDAS ESTO:   Matías Díaz y Franco Stupaczuk se separan: promesas incumplidas de un proyecto torcido

Stupaczuk no pudo resistirse a la llamada de Sanyo y se entregó sin objeciones. A partir de ese momento, el de Chaco se ha situado frente a un desafío imponente, el mayor que ha afrontado hasta ahora en su carrera.  

El joven argentino ya sabe lo que es ganar títulos. Lleva haciéndolo desde 2017 de manera ininterrumpida. Pero ahora, sin embargo, ya no sólo peleará por recuperar su mejor nivel. Tendrá que demostrar, además, que está preparado para pelear por la cima.

Cualidades tiene de sobra para subir este último peldaño de la escalera que se le resiste aunque para recorrer este tramo final hace falta algo más que el talento.  

franco-stupaczuk-semifinales-cervezas-victoria-cordoba-open-2019-1-1170x658
Foto: WPT.

Riesgo posicional y control del juego

Sobre la moqueta, esta nueva pareja presenta recursos de sobra para cumplir su objetivo. A la intimidante presencia de Sanyo se le une el vertiginoso despliegue de Stupa.

Son dos jugadores que, cada uno con su estilo, manejan bien el juego y tienen facilidad para dormir o acelerar el partido. Además, posicionalmente, son atrevidos. Asumen riesgos e incomodan mucho a sus contrarios.

El caso de Sanyo es llamativo. El de San Luis condiciona el juego de sus rivales, incluso, sin entrar en contacto con la pelota.

Instalado en zonas retrasadas, tiene siempre una panorámica clara de la cancha que le permite encontra espacios con facilidad. No es sólo su talento lo que le define por más que sea lo que deslumbre. El argentino conoce bien a cada uno de sus rivales y tiene recetas a medida. Detrás de su reputación de prestidigitador, asoma un estratega formidable.

NO TE PIERDAS ESTO:   Sanyo Gutiérrez: un detalle que va más allá de la magia

A su lado, Stupa es puro movimiento. Estira o encoge la pista a su antojo, tiene un despliegue de rango amplio, se encarama a la cinta con facilidad y presenta un remate más que notable. Le tocará asumirá el tajo que hasta ahora le correspondía a Maxi. Su reto será añadirle más picante al tiempo que encuentra rutas para la irrupción de Sanyo.  

Esta nueva pareja WPT 2020 es candidata a lo máximo.

¿Quieres leer otros análisis de nuevas parejas?

¡NO TE PIERDAS LO ÚLTIMO!
Suscríbete a Padelazo

Recibirás un único boletín a la semana con análisis, crónicas, reportajes… Una forma diferente de contar el pádel.

Invalid email address